Trabajadores municipales encadenados piden ser escuchados por Ulpiano Suarez: «Mi familia tiene hambre, con $10 mil no podemos vivir»

Actualidad Mendoza

Los reclamos recrudecen como el frio en la ciudad de Mendoza. Trabajadores y trabajadoras de la Municipalidad de Capital pasaron la noche encadenados a un banco de la peatonal después de 24 días de protestas por sus salarios al intendente Ulpiano Suarez. Reclaman que se aumente el básico, que es de $10.300 y el cese de la represión, ya que el jefe comunal encaró una andanada de denuncias en varias fiscalías contra los que protestan.

“Ayer cobraron los compañeros y cobraron entre 9 mil y 10 mil pesos. Es una realidad muy triste -sostuvo Alejandro Andrada en radio La Mosquitera-. Estamos muy por debajo de la canasta alimentaria, somos esclavizados. los compañeros se quieren coser la boca para demostrar que si no comen sus hijos ellos tampoco. El intendente transa con SOEM, donde el secretario general es concejal de la patronal”.

Foto: Explicito Online

Preventores de tránsito, empleados de viveros y de otras dependencias municipales estuvieron en la Petaonal toda la noche, con la asistencia solidaria de algun café de la zona que les llevaron bebidas calientes, contaron.

“Mi familia tiene hambre. Ulpiano Suarez me paga $10.300 por trabajar 40 horas semanales. Me tiene como esclavo”, exhibió en una pancarta un trabajador notoriamente desesperado por su grave situación.

“Queremos comer, tenemos sueldos de hambre”. “Me encadeno por voluntad propia. Para que el intendente de la Municipalidad de Capital escuche mi reclamo. Aumento de sueldo”, fueron otros de los mensajes que manifestaron los municipales del departamento más rico de Mendoza.

Foto: Explicito Online

Sobre la denuncias de Suarez señaló Andrada que “las cámaras muestran que nosotros no hemos tomado ningún lugar, hacemos retención de tareas en el lugar. Tampoco hemos agredido a nadie”.

Hasta ahora la instancia de diálogo no llegó, sino todo lo contrario. El intendente de la ciudad de Mendoza, Ulpiano Suarez, denunció al gremio de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE)  por una serie de hechos violentos que incluyen desde la toma del ex predio de la UCIM y la Playa de Secuestros, hasta agresiones a empleados municipales y daño a bienes afectados a la prestación de servicios esenciales, en el marco de las protestas que lleva adelante la entidad sindical.