El Estado se hace cargo y rescata a la empresa Vicentín para dinamizar la actividad agropecuaria

Actualidad

El Presidente Alberto Fernández confirmó esta tarde que “todos los activos de la compañía irán a un fondo fiduciario y le encomendaremos la gestión a YPF agro, una empresa líder de capitales mixtos que tiene un enorme reconocimiento”. De esta manera, el mandatario anunció la intervención de la empresa Vicentín y adelantó que enviarán un proyecto de Ley de Expropiación al Congreso Nacional. 

Fernández describió esta acción como una “operación de rescate de una empresa de magnitud del mercado agrícola que favorece a la Argentina para lograr una soberanía alimentaria” y destacó su importancia en un contexto de pandemia y en los tiempos posteriores. 

Gabriel Delgado, el recientemente nombrado interventor de Vicentin, hizo una analogía con Vaca Muerta y dijo que “ahora a YFP también le toca tener la vaca viva” porque en sus palabras “el petróleo es energía, y la producción agrícola o bioindustrial también es energía”. En la conferencia de prensa también participaron el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y la senadora nacional, Anabel Fernández Sagasti, quién acercó la idea al presidente de la Nación.

«Venimos trabajando este tema hace días con la senadora Anabel, mi amiga, y con Matías. Trabajaron entre ellos a partir de una idea primigenia de Anabel, la idea de la intervención y la expropiación del grupo», destacó Alberto.

«Es un placer haber colaborado con usted, Presidente, y con todo su equipo. Hemos recibido muchas demandas alrededor de la situación de Vicentín. Y es una excelente noticia para todos los argentinos y argentinas la decisión de poder rescatar esta empresa que tiene que ver con la soberanía de todos los argentinos y argentinas», dijo la senadora mendocina Anabel Fernández Sagasti.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, aseguró hoy que el rescate del grupo cerealero Vicentín permitirá sostener su «papel central en el mercado agroindustial» y que al Estado le dará la ocasión de contar con una «empresa testigo en el mercado de granos y en el mercado de cambios».

De esta manera, el Estado argentino será quien rescate a la compañía Vicentin, que se había declarado insolvente en diciembre, dejando deudas de casi 1500 millones de dólares con el Banco Nación y alrededor de dos mil productores y quinientas PyMEs del sector. 

El Gobierno Nacional decidió hacer uso de las acreencias con la banca pública para transformar la empresa alimenticia en una empresa mixta con control estatal. 

Con esta decisión, el Estado garantizará la continuidad de más de siete mil puestos de trabajo directos y veinte mil indirectos. Cabe destacar, que actualmente Vicentín controla puertos, fábricas de envases, acopiadoras y procesadoras de granos, frigoríficos, hilanderías, y una planta de biodiesel, entre otros emprendimientos vinculados al agro.

En ese sentido, Fernández aprovechó el momento para transmitir “tranquilidad a todos los trabajadores de la empresa que continuarán en sus puestos de trabajo y también a los dos mil productores que dependen de ella para comercializar sus granos y productos”.

Durante el gobierno de Mauricio Macri, Vicentin se transformó en una de las principales firmas del sector. Sin embargo, en diciembre del año pasado declaró el default, en una maniobra que está siendo investigada en fuero penal. El Banco Nación le prestó 18 mil millones de pesos, eludiendo ciertas regulaciones.

Sobre Daniel Delgado

Doctor en Finanzas, especializado en Finanzas Rurales y Licenciado en Economía Agropecuaria.

Fue Director del ex Centro de Investigación en Ciencias Políticas, Económicas y Sociales (CICPES) del INTA, hoy Centro de Investigación en Economía y Prospectiva (CIEP).

Desde 2013 al 2015, fue Secretario de Agricultura Ganadería y Pesca de la Nación, desginado mediante decreto del Poder Ejecutivo Nacional. En 2013 y por un periodo de 6 meses asumió como Gerente General de INTeA S.A. (Innovaciones Tecnológicas Agropecuarias), unidad de soporte y nexo entre el INTA y los actores de la cadena agroindustrial.

En 2010 fue Presidente de la Asociación Argentina de Economía Agraria. Desde 2006 al 2013, se desempeñó como Director Nacional de Sistemas de Información, Comunicación y Procesos del INTA, además de participar en cuestiones relacionadas con la economía y la política agropecuaria desde la Institución.

En 1998 ingresó al INTA como economista en la EEA Bordenave y desde el año 2003 al 2006 fue referente de finanzas agropecuarias en Transferencia y Extensión (INTA Central). Su área de interés está centrada en las Finanzas Rurales (financiamiento estructurado, evaluación de proyectos, decisiones financieras, valuación).

En el año 1995 fue reconocido con beca de estudios a Francia.

Es productor agropecuario.

Tiene dedicación docente desde hace aproximadamente 20 años en carreras de grado y post-grado.

Ha publicado diferentes artículos y libros en el área agropecuaria.