El proyecto que autoriza la receta médica digital recibió media sanción en Diputados

Actualidad Mendoza

El proyecto que autoriza la receta médica digital y la teleasistencia, motivado por la pandemia del Covid-19, fue aprobado este jueves en la Cámara de Diputados de manera virtual y fue girado al Senado para su sanción definitiva.

La iniciativa recibió 246 votos a favor y dos en contra, de Nicolás Del Caño y Romina Del Plá (Frente de Izquierda).

Con la futura ley, donde se unificaron siete proyectos distintos, los médicos podrán prescribir todo tipo de medicamentos de manera electrónica y las farmacias podrán dispensarlos; y además la atención médica podrá realizarse de forma telemática.

El proyecto sobre recetas digitales y teleasistencia hoy, tiene un doble valor. Primero, el inmediato: la regulación de la prescripción de medicamentos y órdenes de estudio en recetas electrónicas y digitales, cuya redacción y firma por parte de los profesionales a través de las plataformas virtuales quedará autorizada desde la sanción de esta ley con amplias ventajas para los pacientes, como para el sistema de salud.

“Facilita el seguimiento de tratamientos, evita errores de legibilidad, disminuye la probabilidad de recetas falsas o el robo de sellos, entre otras cosas, y permite la generación de bases estadísticas sobre la utilización de medicamentos, de sobremedicación, de incompatibilidades, duplicación de tratamientos y continuidad de los mismos”, manifestó la diputada nacional mendocina, Claudia Najul.

En el caso de la teleasistencia, también se da un paso adelante en términos de tranquilidad y seguridad para los pacientes. Más que un gran logro con este avance lo que se está haciendo es ponerse al día. Un país grande y complejo como la Argentina hace tiempo debería tener aceitado este sistema.

A partir de la pandemia quedaron al descubierto las falencias en muchos aspectos del Estado, sobre todo el atraso en la digitalización y en el uso de herramientas informáticas.

Desde la UCR, Claudia Najul, exministra de Salud de Mendoza y autora de uno de los proyectos, resaltó que “Otro aspecto a destacar de este proyecto es que se logró, por lo menos en esta área en particular, poner a todos del mismo lado. No es un detalle menor. En un país tristemente acostumbrado a dialogar poco y chicanear mucho. Que se hayan tratado estas iniciativas ampliamente consensuadas, con aportes de todos los bloques, significa muchísimo”.

Najul cree que “se está dando un paso adelante como Estado comprometido y consciente de la realidad que vive la gente a lo largo y a lo ancho de la Argentina. No se trata de una innovación; la circulación de recetas digitales y la teleasistencia ya suceden de hecho. Pero no existe hasta ahora un marco legal que las sistematice, regule, controle y verifique su aplicación para que todas estas herramientas le lleguen a cada argentino y argentina en cada rincón del país”.

Ahora habrá obligaciones claras para los profesionales autorizados a prescribir, como para las farmacias y centros médicos donde se realizan estudios. Del mismo modo, será fundamental que la reglamentación contemple campañas de información y concientización para que cada familia esté al tanto de los derechos que esta norma le garantiza.

En estas semanas de aislamiento, cuyas nuevas características se conocerán en los próximos días, la posibilidad cierta -y por sobre todas las cosas, legal- de acceder desde el hogar a una consulta médica es una gran noticia para todos, especialmente para las personas que integran los grupos de riesgo frente al COVID-19.

Aquellos que sufren patologías crónicas, entre ellas enfermedades cardíacas y respiratorias -la principal causa de muerte en el país- verán simplificado el procedimiento habitual que deben seguir para acceder al tratamiento y medicamentos.

Así como se piden campañas federales en medios tradicionales y redes sociales para que la población conozca el nuevo marco legal, también será necesario una capacitación rápida y eficiente de todas las personas que, por ley, están autorizadas a prescribir medicamentos y solicitar estudios médicos.

Los pacientes, especialmente los adultos mayores, están acostumbrados a confiar en su médico; en la medida que los profesionales conozcan y hagan cumplir la normativa, todos los interesados se adaptarán al nuevo sistema y se podrán hacer las correcciones pertinentes.

“Sin dudas los adultos mayores y sus familias son los grandes beneficiarios con esta ley durante la pandemia”, sentenció la diputada por Mendoza.