Fabián Medina y el gran dilema argentino: ¿CON O SIN DEFAULT?

Actualidad

A minutos de que termine formalmente el plazo para que los acreedores ingresen al canje de deuda, el Gobierno se prepara para cerrar hoy esta primera etapa y seguir negociando con los grandes fondos de inversión, que son los principales tenedores de los títulos y los que se resistieron a aceptar la propuesta argentina.

El cierre es hoy a las 18, pero los resultados podrían estar esta noche, ya que llevará tiempo procesarlos. “El plazo de hoy termina, pero a los que no entraron se les dará tiempo para que hagan una contraoferta razonable a partir de mañana. Es un cierre para seguir negociando”, dijeron fuentes oficiales.

Ademas, agregaron que durante el día habrá distintos cierres, primero en el Euroclear y luego, a las 17 hora costa este de los EE.UU, 18 de la Argentina. Hasta entonces, toda propuesta razonable será contemplada, precisaron desde el Gobierno. Si llegara a ingresar una contraoferta hoy, la estrategia podría cambiar y podrían extender el plazo directamente.

De una forma u otra, Guzmán tendrá dos semanas para negociar con los grandes acreedores, ya que el 22 vencen los 30 días de gracia para el pago de USD 503 millones de cupones de los bonos globales. Si para esa fecha no hay acuerdo, la Argentina deberá pagar o entrará en default. Pero Guzmán ya se mostró proclive a aceptar contraofertas por parte de los bonistas, siempre y cuando sean “razonables” y mantengan el criterio de sustentabilidad a largo plazo.

“Argentina permanece abierta al diálogo. Hicimos una oferta sostenible de buena fe y apreciamos que parte de nuestros acreedores ya la hayan aceptado”, dijo el ministro de Economía en diálogo con la agencia Reuters.

Sin dudas, la Argentina vuelve a coquetear con el default y avanzó en decirle a acreedores locales que por los dólares aportados en los últimos años recibirían pesos: entre pagadiós y reperfilamientos, el único acreedor privilegiado de la Argentina es el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El dato quedó confirmado, al dejar el lunes las comprometidas arcas del Banco Central (BCRA) US$324 millones para honrar el pago de intereses de la pesada deuda por US$45.000 millones que Argentina reasumió con el organismo en los dos años finales de la administración Macri, según permite corroborar desde anoche -al actualizar cifras- el informe monetario de esta entidad.

Al respecto, el economista Fabián Medina desarrolla una columna de opinión sobre el gran dilema argentino.

¿CON O SIN DEFAULT?

Desde el mes de enero de 2018 que nuestro país no puede acceder al mercado de crédito internacional voluntario (colocar bonos a personas o entidades en todo el mundo), consecuencia de la muy rápida y exagerada colocación de deuda entre 2016 y 2017 con plazos muy cortos de pagos. Eso generó que ninguna empresa, además de los estados nacional o provincial, pudiera acceder a fondos desde ese momento. 

A partir del mes de abril de ese año se comenzó a generar una salida de reservas del BCRA que se encontraban en U$S 63.000 millones llegando a mediados de mayo a 49.000 millones, momento en el que se accedió al primer acuerdo con el FMI por 35000 y reacomodando las reservas del BCRA nuevamente en 67.000 millones.  

Durante el mes de septiembre se debía realizar la primera revisión del acuerdo de mayo firmado por el Presidente del BCRA -Lic Federico STURZENEGGER que luego de ello renunció- y por el Ministro de Hacienda -Lic. Nicolás DUJOVNE, por lo cual se renegoció el primer acuerdo y se accedió a un segundo que esta vez lo firmaron nuevamente el Ministro Dujovne y el ahora Presidente del BCRA -Lic, Luis CAPUTO- pero por 57.000 millones de los que nuestro país tomó sólo 45.000 millones. En el mes de agosto de 2019 ya con el Lic Hernán LACUNZA como Ministro de Economía el Gobierno de Mauricio comenzó con una reprogramación unilateral de pagos de bonos y letes de 90 días en adelante que sutilmente denominaron “reperfilamiento”.

Desde el mes de noviembre de 2019 con el nuevo gobierno ya electo se comunico que nuestra deuda externa como se encontraba era impagable. Por ello, durante diciembre se promulgo la Ley de Sostenibilidad de la Deuda que imponía nuevas condiciones en la regulación de la misma para su renegociación. 

Ya a mediados de marzo con el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio por la pandemia mundial del Coronavirus comenzó a hablar sobre la proximidad de la presentación de la propuesta de renegociación de deuda que se encararía desde abril con sus condiciones en la SEC el día 30 de marzo pasado. 

Sobre los primeros días del mes siguiente finalmente se generó la propuesta que fue realmente de una quita del 45% entre capital e interés de los bonos y período de gracia de 3 años para el primer pago, medidas que a hoy los grandes fondos de inversión que compraron bonos y letras argentinas -entre los que se encuentran BLACKROCK, TEMPLETON y PIMCO que también entraron en la pelea judicial en la Corte del Juez Thomas Griesa como fondos buitres o holdouts- rechazaron declarando que están dispuestos a negociar; a lo cual en marzo pasado presentaron una propuesta de aceptación que constaba de quita del 20% y período de gracia de 4 años.

Desde la presentación de la propuesta se poseen 2 fechas importantes a tener en cuenta, el 8 de mayo y el 22 del mismo mes.  El primero el 8 de mayo, que si bien ya paso este viernes, es importante porque se obtenían  los primeros resultados de la presentación los cuales cerraron en el 70% de los bonistas locales y algunos internacionales los que en conjunto llegaron al 40% de la totalidad que no cubrieron el 75% necesario para cerrar la propuesta; ante este situación se abre la segunda fecha del 22 de mayo, que no es otra que los 30 días posteriores al vencimiento de los bonos global que vencieron el 21 de abril próximo pasado por un total de I$S 503 millones, y en los que nuestro país puede realizar 3 cosas. Las cuales son:

  1. Retirar la propuesta presentada en la SEC, con lo que se declara el default total
  2. Cambiar la propuesta y seguir negociando
  3. El día 22 de mayo pagar el vencimiento de los bonos global de abril y seguir negociando

Ante estas situaciones y teniendo en cuenta los antecedentes que tenemos hasta hoy, incluso la disminución sucesiva del riesgo país en el orden de los 800 puntos durante los últimos 15 días llevándolo a cerca de 3300 puntos básicos y sabiendo que siempre poseen información sobre este tipo de gestiones, y las ultimas declaraciones del Ministro sobre la posibilidad de negociación podemos decir que durante la próxima semana sería más lógico un cambio de propuesta que una eliminación de la misma como consecuencia que las partes no se han cerrado en una postura irresoluble y no hay tanta diferencia final en las presentaciones realizadas. 

La propuesta final del gobierno para alcanzar un cierre de reestructuración podría estar con una quita del 35 o 40% del total y un periodo de gracia de 4 años, a la cual “los acreedores no podrían decir que no”, como decía mi mentor en el tema deuda externa Arq Jorge Murillo que anteriormente había guiado en su formación al Lic. Daniel Marx, puesto que Argentina no sería el único país con riesgo de Default.

FABIAN MEDINA. Economista