El gobernador Quintela se reunió con el ministro Arroyo para llevar el Plan Argentina Contra el Hambre a La Rioja

Actualidad La Rioja

El Gobernador de la provincia de La Rioja, Ricardo Quintela, mantuvo importantes reuniones en Buenos Aires con altos funcionarios del Gabinete Nacional. Se destacaron dos encuentros; uno con el ministro del Interior Eduardo «Wado» de Pedro, y otro con el ministro de Desarrollo Social nacional Daniel Arroyo.

El periplo de Ricardo Quintela en los despachos nacionales a un mes de inicio de su gestión al frente del Gobierno de La Rioja es incesante. Es que la Provincia – por su alta dependencia de los recursos nacionales –  se encuentra en endeble situación, producto de varios factores, aunque quizás el más preocupante es el congelamiento de los fondos por extracoparticipación producto de la decisión del presidente Alberto Fernández de reconducir el presupuesto nacional del año pasado.

Esta determinación pausó posibles incrementos de recursos frescos para La Rioja y se sumó a la deuda que Nación mantiene con la Provincia por 1600 millones de pesos en concepto de fondos extra que se adeudan de la gestión del expresidente Macri.

En este cuadro situacional, Quintela se reunió ayer con el ministro del Interior Wado de Pedro, el secretario del Interior, José Lepere, y la secretaria de Provincias, Silvina Batakis.

Quintela, estuvo acompañado por los diputados nacionales Sergio Casas, Danilo Flores e Hilda Aguirre; además de funcionarios provinciales

Tras el encuentro, desde Interior se informó que el gobernador riojano se mostró conforme ya que «pudimos plantear los problemas que tiene nuestra provincia que están vinculados a la cuestión financiera. Tenemos muchas expectativas de avanzar en un trabajo en conjunto».

Argentina Contra el Hambre en La Rioja

Más temprano, Quintela se reunió con el ministro de Desarrollo Social de la Nación Daniel Arroyo. La intención del encuentro fue avanzar en la implementación del programa Argentina contra el Hambre en la provincia. Se estima que en la provincia cuyana se implementará en el mes de febrero. Cabe recordar que este programa nacional ya se formalizó en provincias como Chaco y está próximo a lanzarse en Salta y provincia de Buenos Aires.

El Plan busca garantizar el derecho a la alimentación de todas y todos los argentinos, para que puedan acceder a una canasta de calidad, que incluya lácteos, verduras, frutas, carne y otro tipo de alimentos frescos.

Es una convocatoria abierta y plural a todos los actores políticos, sociales, productivos, sindicales, eclesiales, académicos y científicos. Una Argentina Unida debe tener un acuerdo social básico: todos deben tener acceso a la alimentación. Con ese objetivo, se crean el Consejo Federal Argentina Contra el Hambre; el Observatorio Nacional Argentina Contra el Hambre y las Redes de la Sociedad Civil.

1.Tarjeta Alimentar

Es un instrumento para que todos accedan a la canasta básica alimentaria. Permite comprar todo tipo de alimentos, a excepción de bebidas alcohólicas.

Está destinada a madres y padres con hijos e hijas de hasta 6 años de edad que reciben la Asignación Universal por Hijo (AUH). También a embarazadas a partir de los 3 meses que cobran la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad que reciben la AUH.

Su implementación será automática a partir del cruce de datos entre ANSES y AUH, por lo que no hace falta realizar ningún trámite. Cuando una mujer está en el tercer mes de embarazo, ingresa al sistema; y cuando su hijo o hija cumple siete años, sale del sistema de manera automática. ANSES dará aviso por teléfono o mensaje de texto al número que está registrado en su base de datos. Las tarjetas serán entregadas de manera directa por el Banco Nación, o el banco público que determine cada provincia. No habrá intermediarios ni gestores.

El tercer viernes de cada mes la tarjeta se recargará de manera automática. No permitirá extraer dinero en efectivo. Esta política se irá implementando por etapas en todo el país y no reemplaza ningún programa existente. Es un refuerzo alimentario complementario.

2. Canales de comercialización para la economía social

La economía popular, el cooperativismo y la agricultura familiar serán actores centrales de estas políticas públicas. Por eso, se crearán y fortalecerán los mercados populares, que son espacios de comercialización que promueven precio justo y consumo responsable a partir del encuentro entre productores y consumidores, sin intermediarios.

También se instrumentarán créditos a tasas bajas e incentivos a la economía social y agricultura familiar: préstamos a tasas que no superen el 2 o el 3% y que están destinados a la compra de herramientas y maquinarias. Y se promoverán las compras comunitarias y las redes locales de comercialización para que, de manera solidaria, los consumidores puedan organizarse para realizar sus compras directo al productor, en un equilibrio justo entre precio y calidad.

3. Promotoras y promotores comunitarios de Seguridad Alimentaria y Nutricional

La promotoras y promotores tendrán como objetivo controlar la talla y el peso de niñas y niños, y facilitarán la articulación de las políticas alimentarias con las políticas sanitarias, materno infantil, primera infancia, adolescencia, adultos mayores, entre otras. Contribuirán al fortalecimiento de comedores escolares y comunitarios. Y a la educación alimentaria y nutricional.