Fuego en San Luis: Sierras Marianas y un sector de Villa de la Quebrada evacuado pero controlado

Actualidad

Continúan los incendios en la serranía puntana que, hasta el momento, se cargó con 8.500 hectáreas consumidas por el fuego durante estos diez días, según lo que constató ayer el Comité de Crisis Interministerial. Pero el clima caliente no solo pasa en los campos, sino también en el mundo de los medios de información, donde continúan las habladurías de gente que poco conoce sobre incendios forestales y detallan que con un simple regado de campos con aviones hidrantes todo se soluciona, «que el gobierno provincial no hace nada», «que tapan la noticia», etc.

Las fuertes ráfagas cambiaron la perspectiva del incendio en las Sierras Centrales. El jefe del área de Emergencias de San Luis Solidario, Darío Zabala, relató que durante las primeras horas de este domingo, en la zona de Los Cajones, detrás de las Sierras Marianas, se generalizó un contrafuego que se controló pero quedó una parte que fue a un complejo habitacional donde se quemaron estructuras de madera, tendidos eléctricos y vegetación.

Explicó además que la velocidad del viento sur, superior a los 60 km/h, hizo que las llamas avanzaran rápidamente desde Sierras Marianas hasta el sector sur de Villa de la Quebrada, a pesar de las picadas que construyeron las máquinas de Vialidad. El pasto seco, las altas temperaturas y los vientos son elementos que combinados contribuyen a que el fuego se expanda y resulte ingobernable. No obstante, a las 18,30 hs de este domingo, el avión hidrante y el trabajo de los bomberos y guardaparques, en Sierra Las Marianas, Pasaje Los Canales y zonas aledañas los focos han sido controlados. Se quemaron campos, pero no existen casas comprometidas.

En total, se formaron tres focos ígneos en los cuales se centraron los trabajos de los bomberos y brigadistas de San Luis Solidario. Al mismo tiempo, al igual que en El Suyuque, Los Molles y Los Canales, lucharon para evitar que el incendio cruzara la Autopista 25 de Mayo. “Volaron brasas al otro lado que fueron apagadas”, detalló.

El combate generó que en Sierras Marianas se evacuaran unas 40 personas alrededor de las tres de la madrugada. Idéntica precaución se tomó en el lugar amenazado de Villa de la Quebrada.

“Fueron evacuados, aún con sus mascotas, por el denso humo. Los trasladamos a la ambulancia y después a otro sector de la población en Villa de la Quebrada”, precisó Zabala, respecto a esta segunda acción preventiva.

“Esta mañana hicimos un sobrevuelo y trabajamos en la contención y defensa con camiones autobombas. El fuego está contenido. Siguen trabajando los bomberos con las mochilas y los dos aviones hidrantes. Resta evitar que haya un reinicio y haremos la guardia de ceniza”, dijo Zabala, pasadas las 13:00.

“También tenemos un operativo en Nogolí – Río Grande, donde sería el avance activo del incendio de Potrero de los Funes. Allá hay baqueanos ayudando y los bomberos de El Trapiche”, indicó. “Hoy hubo otro incendio en Ruta Nº 146 en el ingreso a La Punta, en la zona de El Milagro, que fue extinguido por bomberos del Cuartel 1 y La Punta”, señaló.

Habló el Comité de Crisis encabezado por Rodríguez Saá

Ayer, durante una conferencia de prensa en la Comisaría de Villa de la Quebrada, el Comité de Crisis Interministerial que encabeza el gobernador Alberto Rodríguez Saá y que integran ministros de su gabinete, informaron que son 8.500 las hectáreas afectadas por los incendios forestales y desmintieron la existencia de víctimas en este siniestro que afecta desde hace 10 días a la provincia.

La ministra Alagia aseguró anoche, que “acá no se ha muerto nadie, no se ha incendiado ninguna casa y la evacuación ha sido ordenada”.

Por su parte el ministro de salud, Marcelo Riera aclaró que el sistema de salud está apostado hacia quienes combaten de manera directa el fuego y que “no hemos tenido que asistir a ningún bombero en el transcurso de las últimas 48 horas”.

Respecto de la atención sanitaria, informó que asistieron días atrás en Potrero de los Funes a bomberos con soporte de oxígeno, y que en El Suyuque atendieron a dos bomberos con heridas leves “sin necesidad de complejidad”.

El ministro detalló que hay tres vehículos sanitarios dotados con equipamiento y medicación para la zona y precisó que está habilitado el Centro de Salud de Villa de la Quebrada donde se ha activado el sistema de emergencia hospitalaria para la asistencia a lugareños.

Por su parte el ministro del Campo, Cristian Moleker, junto al jefe del Programa Biodiversidad, Jorge Heider, precisaron que “aproximadamente son 8.500 hectáreas las que se han perdido desde que se inició el incendio hasta el momento y que en la fauna el incendio impacta en los cachorros porque se corta un ciclo vital importante”.

“El agua -apuntó Moleker- es un recurso vital para los pueblos de la Sierras Centrales y este verano los municipios van a tener muchísimos problemas para potabilizarla y los que viven del turismo van a tener sus ríos totalmente contaminados”.

“El suelo -explicó finalmente- pierde mucho agarre, y hay un gran arrastre de material hacia los cursos de agua y por lo tanto generan un enorme daño, no sólo para el medioambiente, sino también para la actividad económica de estas localidades”.

La lucha lleva diez días en diversos frentes, incluso simultáneos, y todavía no hay pronóstico de lluvia.

¿Qué es de la vida del Rabino Bergman?

Frente a estos desastres naturales, el mediático Sergio «Rabino» Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable del gobierno de Macri, no dijo ni una sola palabra sobre lo sucedido en la provincia de San Luis. Y eso que lleva el desafortunado suceso más de diez días.

Siempre se lo ve sonriente en los actos del gobierno nacional, actos de campaña del PRO, y donde la cámara de TV o fotógrafo esté presente en algún evento «light».

Si embargo, frente a momentos difíciles, como los que están pasando los puntanos, el hombre no muestra ni la uña. Es verdad que estamos en fin de semana y la gente tiene que descansar… esperemos que mañana arranque la semana con fuerza y podamos verle la cara (aunque sea ficticia) de preocupación. O aunque sea un simple tuit de apoyo.

Entendemos que el «fuego» es un elemento que tiene que ver con el ambiente… ¿o no? o «cuidar el medio ambiente» es un slogan comercial, Sr. Ministro.