Argentina recuperó el Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo

Actualidad

Luego de la polémica por el protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), el Gobierno de Alberto Fernández hizo oficial este viernes el nuevo documento a seguir en los casos de aborto legal a partir de su publicación en el Boletín Oficial.

La resolución 1/2019 establece que el protocolo «tiene como objetivo ofrecer una guía a los equipos de salud para que cumplan con su responsabilidad» en el caso de abortos no punibles.

«Está orientado por los objetivos que una política sanitaria en este campo debe seguir: garantizar los derechos sexuales y los derechos reproductivos de las personas y los derechos de pacientes; basarse en evidencia científica actualizada; proteger y acompañar a los equipos de salud como responsables de atender la salud de la población; y orientarse por el principio de equidad para llevar las mejores prácticas a quienes más las necesitan», detalla el escrito.

Tal como lo había anticipado, en su primer día de su gestión al frente de Salud, Ginés González García anunció ante los trabajadores, que se tratará de una cartera “verde” en referencia al color de la Campaña por el Aborto Legal Seguro y Gratuito. Ayer jueves, casi de manera inmediata, el nuevo Ministro relanzó la actualización del Protocolo ILE. “Estamos dando un instrumento sanitario para que se cumpla con la ley y con los derechos”, aseguró. Medida que se oficializó a partir de hoy viernes.

Tras la polémica suscitada cuando el ex presidente Mauricio Macri dio marcha atrás con la actualización del Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo (ILE) que había impulsado el por entonces Secretario de Salud Adolfo Rubinstein, el equipo del nuevo mandatario Alberto Fernández, no dejó dudas y aseguró que avanzarían al respecto. En ese sentido, González García destacó que este nuevo Protocolo «es una evolución» del derogado por el macrismo.

Vale recordar que en Argentina, el aborto es legal desde 1921 por tres causales: si el embarazo es producto de una violación, si corre en riesgo la salud de la persona gestante y si corre en riesgo la vida de la persona gestante.

«El intento de este protocolo tiene que ver con la actualización», comenzó explicando el Ministro. En ese sentido, destacó que la actualización son por dos razones: por un lado “las modificaciones que ocurren en la legislación de nuestro país» y por otro “la evolución del conocimiento hace que modifiquen a veces las cuestiones científicas, la medicación que se utiliza y eso siguiendo los cánones internacionales».

«Este Protocolo pretende que sea lo que es: una guía. Como hoy la medicina moderna se utiliza para tratar cualquier patología y mucho más alguna que está muy protegida por la ley, como es en este caso la interrupción del embarazo», explicó González García. En ese sentido, el Ministro sostuvo que se trata “de sistematizar para garantizar la igualdad de derechos en el país”.

En la misma línea González García destacó “el combate contra el Protocolo» de Provincias y del propio ex presidente lo que «ha generado una confusión y además una intimidación sobre los profesionales que tienen que cumplir con la ley». En este marco reiteró que la intención es que eso “sirva como lo que es: una guía de procedimiento que tengan los profesionales de la salud para que tengan todo el respaldo de que están cumpliendo con la ley».

En este contexto, el Ministro les dejó un mensaje a los Gobernadores.«Confió en que las provincias se adhieran», pidió. «Claramente estamos dando un instrumento sanitario para que se cumplan no solo con la ley sino con los derechos de las personas que están con una interrupción de un embarazo», agregó.

Consultando sobre aquellos profesionales que se oponen al cumplimiento de la normativa alegando cuestiones ideológicas y/o religiosas, González García se mostró cauto pero pidió que se cumpla la normativa. “Somos respetuosos de la objeción de conciencia, pero la objeción de conciencia no puede ser una coartada para que no se cumpla con la ley», sostuvo y destacó que tiene que haber una “respuesta institucional” para hacer cumplir con el derecho.

Respecto a la resistencia que aún hay en el interior del país, el Ministro destacó que no cree «que sea fácil, ni que el protocolo cambie en sí la historia, pero nosotros estamos dispuestos a cambiar la historia con muchas cosas más que el protocolo”.

Consultado sobre la posibilidad de la sanción de una ley de Aborto legal en 2020, González García explicó que por el momento buscarán garantizar las normativas vigentes, entre ellas el Protocolo ILE, la Ley de Educación Sexual y la Ley de Salud Sexual y Reproductiva, que están «de bajo nivel de aplicación» y destacó, que si bien la iniciativa depende de los tiempos parlamentarios, ratificó la opinión favorable de Alberto Fernández y de él mismo a favor del proyecto que en 2018 tuvo media sanción. «Hay 30 muertes evitables por año y casi 50 mil internaciones, muchas de las cuales son evitables», argumentó.