El radicalismo de San Martín no asumió la intendencia y ya se están quejando de la «pesada herencia» de Gimenez

Actualidad Mendoza

El próximo sábado 14 se realizará el acto de asunción del nuevo gobierno municipal de San Martín a manos del radicalismo mendocino.

Como era de esperar, gran parte de la dirigencia radical que se hará cargo de la nueva gestión no vive en el departamento de San Martín donde van a gobernar a partir del próximo lunes.

Tampoco hubo transición entre los equipos técnicos del intendente peronista saliente, Jorge Omar Gimenez, y el del recientemente electo Raúl Rufeil. El radicalismo sanmartiniano nunca demostró interés en conversar sobre el traspaso en áreas sensibles para los vecinos como son, por ejemplo, la obra pública y la economía, lo cual sus datos son «mediáticos», es decir, no reales…

No obstante y como era de esperar (casi de manual)… antes de asumir el gobierno, arremangarse y trabajar por el vecino, el radicalismo ya se queja por «la pesada herencia»… lo cual será un gran justificativo para «no hacer nada por el vecino»…

El concejal radical Sergio Dubé dio datos de un informe propio (si, propio) y sostuvo que la deuda de la comuna es de 480 millones de pesos: “Muy lejos de lo que dice hoy el peronismo”.

El concejal Dubé asegura que «a ojo de buen cubero» la deuda que dejará la gestión del intendente Jorge Gimenez, al frente de la comuna de San Martín desde 2003, asciende a 480 millones de pesos, según un informe elaborado por él y su equipo de trabajo, sin haber conversado y visto los números reales que maneja el municipio.

“Los números oficiales de la deuda que deja Gimenez se van a conocer una vez que Raúl Rufeil asuma la intendencia y se encare una auditoría a todas las áreas del municipio, pero creo que el resultado final que arroje ese relevamiento va a estar cerca de los números que yo manejo y muy lejos de los que la gestión de Gimenez está ofreciendo hoy como información”, señaló el concejal «predictivo».

Según Dubé, el área de Hacienda de la comuna, a cargo durante la gestión de Gimenez del contador Walter Carini, reconoce una deuda consolidada de 155 millones de pesos y una flotante  (relacionada con proveedores, insumos, alquileres, etc.) de otros134 millones, lo que hace una deuda total del municipio en torno a los 289 millones de pesos. 

Sin embargo y a partir de los cálculos que manejan el concejal Dubé y su equipo, la deuda total que dejaría Gimenez a la nueva gestión de Raúl Rufeil estaría en realidad en torno a los 480 millones de pesos. “Están ocultando y dibujando la información. Para dar un ejemplo, ellos sostienen que la deuda con la empresa de limpieza Santa Elena es de 37 millones de pesos, cuando la misma proveedora del servicio nos ha señalado que se les deben 80 millones”, agregó Dubé.

Para el concejal, el panorama es “complejo y complicado”, aseguró que muchos proveedores del municipio dejaron de cobrar a partir del 1ª de setiembre, cuando Gimenez perdió las elecciones a manos de Rufeil; desde entonces vienen acumulando deuda con ellos.

“No hay insumos, hay deudas con todos los proveedores, con los alquileres, tampoco figura en el informe de Carini los 130 millones de pesos que la comuna lleva gastados del último endeudamiento de 150 millones. En fin, el panorama es muy complicado pero queremos que el vecino sepa que habrá una auditoría para establecer cuál es la deuda concreta y el estado en el que está el municipio”.

Dubé también calificó como “lamentable” el parque automotor actual y aseguró que “ronda en torno al 10% las movilidades en condiciones”; finalmente se refirió al personal municipal: “En este tiempo se han dicho muchas cosas y la verdad es que Rufeil ha sido categórico al respecto: el empleado municipal que trabaja y cumple con su tarea no tiene que preocuparse por nada; yo agrego que el que sí tiene que estar atemorizado es el ñoqui, el que marca y se va a pasear. A ése le queda poco tiempo en la comuna”.

Rufeil aún no asumió y sus delfines ya «justifican» su futura inoperatividad al frente del Municipio ¿Quién tiene la verdad? ¿Hay números en rojo en San Martín?