Ramón está preocupado por los recortes de Cornejo en las raciones de comidas en las escuelas públicas mendocinas

Actualidad Mendoza

El lunes 2 de septiembre, el candidato a gobernador por Protectora, José Luis Ramón, asistió a una escuela en donde vió y escuchó a los propios directivos y trabajadores no docentes explicarle que el faltante es tan grave, que sólo un día a la semana niños, niñas y adolescentes toman un vaso de leche.

Desde marzo, que los gremios docentes denunciaron la falta de meriendas de calidad en las escuelas públicas de la provincia. El gobierno de Cornejo, siempre negó esta situación de recorte, pero las quejas se mantuvieron y ni en época de campaña, han mejorado la situación.

Mientras el gobierno de Cornejo derrocha millonadas en pautas publicitarias de su gestión y en campañas electorales, las mañanas y las tardes en las escuelas públicas de la provincia se van en infusiones (té y mate cocido), y con suerte algún pedazo de pan recortado entre las miserias de comida que la provincia les envía.

«Esta situación pone en jaque el futuro de la provincia netamente, porque es esta juventud quienes serán los nuevos candidatos, los nuevos profesionales, los nuevos trabajadores y estudiantes universitarios, y los que hoy, en vez de ver potenciada su educación y su acceso a ella, sufren el ajuste estatal» sostiene el diputado nacional.

Ramón agregó «No se debe jugar con la alimentación de nuestro futuro, menos aún en un contexto económico tan asfixiante para las familias de Mendoza. Protectora quiere una escuela pública que sea la puerta de ingreso de las políticas públicas, el lugar de contención de la comunidad educativa, además del lugar de formación».

«Nosotros aseguraremos una dieta balanceada en cada establecimiento educativo, así como la concreción de la doble jornada en todas las escuelas, favoreciendo y priorizando los avances en estructura edilicia, capacitación docente y talleres de artes, deportes y nuevas tecnologías», expresó el defensor del ciudadano de a pie.

«Han hipotecado económicamente suficiente nuestro porvenir como para que, además, lo hagan incumpliendo con las necesidades básicas de alimentación de nuestros jóvenes en edad escolar», concluyó Ramón.