La constitucional la ley de protección de glaciares afirma que el agua no se toca

Actualidad

Estamos en una instancia clave en la región. Es momento de tomar en serio el valor que tiene el agua para la vida y como recurso natural que debemos todos cuidar como si fuera un tesoro irrecuperable.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ha dictado un fallo unánime mediante el cual resolvió, el pasado 4 de Junio de 2019, en favor de la constitucionalidad de la ley de protección de glaciares.

Dicha ley persigue diversos objetivos. Entre ellos, establecer los presupuestos mínimos para la protección de los glaciares y el ambiente periglacial, a fin de preservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos para el consumo humano.

Pero también, en tanto proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas, la protección de la biodiversidad, como fuente de información científica y atractivo turístico. Incluso define a los glaciares como bienes de carácter público.

La sentencia de la Corte impacta tanto en contra de los intereses de las compañías minera Barrick Gold y Exploraciones Mineras Argentinas SA, como de la provincia de San Juan, donde aquellas producen su actividad extractiva.

Las compañías habían logrado frenar en los tribunales la aplicación de esta norma que prohíbe la exploración y explotación minera en ambientes glaciares.

Tan es así que los demandantes solicitaban la declaración de inconstitucionalidad de la ley al cuestionar la competencia del Estado argentino sobre los recursos naturales, ya que la Constitución nacional establece que son patrimonio de cada provincia.

La Corte, sin embargo, señaló que “La protección de los glaciares en un Estado federal como el argentino implica una densa y compleja tarea política que deben cumplir conjuntamente el Estado nacional y las provincias para coordinar eficazmente sus diversos intereses”.

En tal sentido, destacó que “se debe considerar de manera sistémica la protección de los ecosistemas y la biodiversidad”. Sobre todo, ante la “posibilidad de estar afectando el acceso de grandes grupos de población al recurso estratégico del agua”.

Cabe recordar que la ley cuestionada prohíbe la liberación de elementos contaminantes y la exploración minera e hidrocarburífera en los glaciares y periglaciares.

Asimismo, ordena realizar un inventario de glaciares cada cinco años. Según el inventario finalizado hace un año, hay casi 17.000 glaciares en el país distribuidos a lo largo y ancho de la República Argentina.
De hecho, es el segundo país de América Latina con más reservas de agua en estado sólido y entre los 15 países con más superficie de hielo en el mundo.

La minera Barrick Gold, que cuestionó la constitucionalidad de la ley, opera los yacimientos de Pascua Lama y Veladero, en San Juan.

La mina de oro Veladero opera a cielo abierto a más de 4.000 metros de altura en la cordillera de los Andes. En el 2015 registró el mayor desastre minero de la historia de Argentina: el derrame de un millón de litros de agua cianurada al río Potrerillos. Pese a ello, los incidentes continuaron en los años posteriores, con al menos dos nuevos vertidos.

La buena noticia es que la decisión de la Corte incidirá, en lo sucesivo, en la concreción o no de otros 44 proyectos mineros que por su ubicación afectan áreas glaciares o periglaciares.

Cabe destacar que Mendoza se ubica detrás de Santa Cruz entre las provincias con mayor superficie de glaciares del país. Y también se queda en el segundo escalón con el más alto índice de glaciares luego de San Juan. La decisión del máximo tribunal del país legitima las actividades y desarrollos del Instituto Nacional de Glaciología, Nivología y Ciencias Ambientales (Ianigla).

Actualmente el agua en la provincia de Mendoza corre peligro gracias a la fiebre del fracking promovida desde el mismo gobierno de Alfredo Cornejo.

Existe un fuerte interés de empresarios mineros que quieren la derogación y/o modificación de la Ley 7722 que regula la actividad minera en la provincia de Mendoza.

La Ley 7722 data del año 2007 y controla y regula la actividad minera y prohíbe el uso de sustancias químicas en los procesos mineros metalíferos. Desde entonces la Provincia se ha dividido entre aquellos que quieren la actividad y los que defienden los derechos ambientales.

Guaymallén, Malargüe, Godoy Cruz, Maipú manifestaron su acuerdo a la modificación de la ley, mientras que San Carlos, Tunuyán, General Alvear mantienen su posición en contra.

El mensaje de lucha de los asambleístas de Jáchal No Se Toca

Un ejemplo de lucha y perseverancia contra las inescrupulosas megamineras es la Asamblea Jáchal No Se Toca, que padecieron el tema de la contaminación en carne propia y conocieron la presión de los lobistas de las corporaciones en complicidad con el gobierno provincial para avanzar en el saqueo de los recursos naturales a cambio de unos cuantos verdes billetes. BienCuyano reproduce un mensaje de lucha para toda la región

LA CORTE DECLARÓ LA CONSTITUCIONALIDAD DE LA LEY DE GLACIARES

Por fin, después de varios años de espera, después de varios derrames de cianuro y mercurio en la mina Veladero, después de una bicicleteada de 1.400 kilómetros en defensa de la Ley de Glaciares, después de un inventario recontra incompleto que realizó el IANIGLA en donde se concretó la desaparición forzada de los glaciares menores de una hectárea,…, después de todo eso, la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina declaró, el 4 de Junio de 2019, la constitucionalidad completa de esa Ley.

Por eso desde la asamblea Jáchal No Se Toca decimos que cuando alguien grita «esto no se toca», no está haciendo otra cosa más que advertir que hay un límite, y que se llegó a ese límite. El límite donde se juega la continuidad de algo o la existencia de un todo. Cuando se grita «esto no se toca» es para protegerlo de algo, por instinto de supervivencia.

Así salimos gritando cuando quisieron volar La Ciénaga para llevarse el uranio, les dijimos No se Toca…y no se toca, ni se tocará.
Así salimos a gritar cuando ocurrieron los derrames de cianuro y mercurio de Veladero en nuestro río, diciendo basta, ya basta, Jáchal No Se Toca, Nunca Más.

Así estamos resistiendo a los estratégicos, perversos y siniestros planes para explotar nuestra área sagrada de Huachi. Nuestra última fuente de agua pura. Y no pasarán, porque Huachi No Se Toca.

Y así salimos gritando que La Ley de Glaciares No Se Toca, porque LOS GLACIARES DE TODOS NO SE TOCAN.

Y salimos por las rutas en bicicleta, o caminando, y sostenemos una carpa, y hacemos pegatinas, informamos, reclamamos, resistimos desde hace años….

Porque no es una cuestión de gritar solamente, se dicen verdades, se asume la lucha, se pone el cuerpo, se resiste. Se demuestra que no se puede comprar lo que no está en venta. Y se mira de frente al monstruo de mil caras (y muchas más garras) diciéndole «acá estamos por la vida, no tenemos nada que perder».

La ley de glaciares no se toca, porque las leyes del pueblo no se tocan, y si alguien pretende mancillar una ley popular, el pueblo gritara su verdad y su derecho en las calles hasta que se haga justicia, eso, justicia. Justicia para los pueblos, más allá, mucho más allá de los intereses de las corporaciones criminales y sus ejércitos de cipayos y yanaconas.

Los que gritamos por el territorio nos reconocemos parte del territorio, parte de la Pacha, de la Mapu, territorio vivo.

Somos agua que camina, con la alegría de ríos y arroyos, con la serenidad profunda de los lagos, y con la fuerza del glaciar…el glaciar que no se toca.