Ramón denuncia la necesidad urgente de que salga adelante la Ley de Góndolas

Actualidad Mendoza

El debate del proyecto de la denominada «Ley de Góndolas» volvió a fracasar la semana pasada, luego que el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que debía discutirlo, no logró reunir quórum por segunda vez en dos semanas y no se pudo avanzar en un dictamen de consenso.

Los bloques parlamentarios del oficialismo y oposición no llegaron a ponerse de acuerdo en un texto unificado, pero destacaron la «voluntad» de firmar los escritos que coinciden en la necesidad de desarrollar una ley para evitar abusos de posición dominante en supermercados y grandes proveedores.

Mientras Cambiemos impulsa un texto que no fija un límite a la exhibición de productos de una misma marca en una góndola, el dictamen que propone la oposición con el respaldo del FpV-PJ, el justicialismo y el massismo, establece un tope de 30% del espacio destinado a un mismo producto.

El precandidato a gobernador y diputado nacional por Mendoza, defensor de «ese ciudadano de a pie» como siempre confiesa, José Luis Ramón, fue uno de los protagonistas de ese caliente debate y sostiene una idea bien clara en función de proteger a los pequeños y medianos productores de las economías regionales «La verdad que tenemos una enorme preocupación por esto que está sucediendo. Esta es la segunda vez que intentamos que se reúnan las tres comisiones y no se logra el quórum. Evidentemente tenemos un problema, los consumidores tenemos un problema, ya que está visto que cuando aparecen esos que hablan de la antipolítica, con estas actitudes en las que no nos ponernos de acuerdo, les seguimos dándoles de comer».

El legislador mendocino del Bloque Protectora agregó «Porque nosotros somos diputados de la Nación, no somos funcionarios de un Poder Ejecutivo que puede hacer lo que quiera. Hay una Secretaría de Comercio, con una Dirección del Consumidor que no controla porque es amigo de aquellos grupos empresarios que manejan el mercado a su gusto y debemos tomar serias medidas».

«Yo quiero dirigirle este mensaje a todos nuestros compañeros diputados. Necesitamos que la política les dé una solución a los usuarios y consumidores.  Cuando me refiero a usuarios y consumidores, no estoy hablando de aquél que va al shopping a comprar un pantalón o un jean caro y de marca y que apela la dirección de Defensa del Consumidor porque la costura estaba fallada. Cuando hablamos de usuarios y consumidores, que de esto se trata esta ley, nos referimos de aquellas personas que van a comprar los productos de primera necesidad, estamos hablando de la familia en general y de aquellas familias que tienen pocos recursos», sostuvo Ramón.

«Para colmo, estamos hablando de tratar de ponerle control a un pequeño grupo de empresas que se han hecho gigante y que de manera monopólica y cartelizada se han apoderado del comercio minorista de toda la Argentina. Esos grupos tienen nombre y apellido», destacó.

Y explicó ante los legisladores presentes «Lo que pretende esta ley o este proyecto de ley, es controlar a aquellos que monopólicamente se han apoderado del comercio minorista y también de aquellos que han producido el oligopsonio».

El precandidato a la gobernación de Mendoza ejemplificó con un esencial producto «Hay un ejemplo claro con la leche. En la tranquera de un tambo de cualquier lugar de nuestra Argentina, producir un litro de leche cuesta 12 pesos. Hay una empresa que tiene nombre y apellido, se llama La Serenísima, que le dice al tambero ‘mi viejo yo le voy a comprar la leche a 9 pesos’, en cierta manera le está diciéndo ‘fundase’ y técnicamente nosotros como diputados tenemos que frenar esta situación y proteger al productor».

«Esto se trata ni más ni menos que un oligopsonio de una empresa que por el descontrol de funcionario del Estado, por irresponsables, dejamos que hagan su gran negocio. El tipo que compró la leche a 9 pesos, fundió al tambero y vemos después que en la góndola del supermercado el 100% de la heladera está copada por la empresa La Serenísima, con una leche a 68 pesos».

«Yo propongo que el Estado Nacional verdaderamente controle a estos oligopolios. Y controlar significa que la empresa La Serenísima, por ejemplo, no siga trabajando en situación de oligopolio, apoderándose de la compra de la leche de los tamberos argentinos» afirmó el defensor del ‘ciudadano de a pie’.

Ramón llevó a los legisladores nacionales un ejemplo de su querida tierra «En la provincia de Mendoza queda un solo tambo, que es el del Señor Guercio. Don Guercio, porque tiene la cultura arraigada en el interior de nuestro país, en nuestra profunda provincia de Buenos Aires y en cualquier lugar de campo, en el que tambero se levanta y ordeña a las cinco de la mañana y luego ordeña a las cinco de la tarde… sabe qué? este señor de La Serenísima le dice ‘yo te lo pago su trabajo a nueve, fundite’. Decí que en nuestra Mendoza, este señor Don Guercio dice ‘Yo no me fundo, quiero ser tambero’ y vende por su lado la leche a 20 pesos y todo el barrio lo está ayudando para que ese hombre no se funda. Esto justamente es la ley de góndola».

«En todos los países serios y desarrollados del mundo, por ejemplo Francia, la leche no está cartelizada, ni forma parte de un oligopsonio, está controlada. El libre comercio necesita protección del derecho de los consumidores, por eso es necesaria una ley necesita protección de la lealtad comercial, que las empresas nos hagan trampa, y necesita defensa de la competencia» sostuvo el referente mendocino de la política de centro.

Y destacó «Por eso les digo a nuestros compañeros legisladores, que no le den de comer a la antipolítica, porque esta ley es para el pueblo y para el usuario para el consumidor. Cuando va al supermercado a comprar la leche, el azúcar, la harina, las cosas de primera necesidad, también es casi un servicio público, porque si estamos en un libre mercado no nos pueden seguir imponiendo los precios de la manera que se les ocurre a estos cinco  empresarios que se han apoderado del comercio minorista en nuestra querida patria».

«Estamos hablando de economía pura y estamos hablando de derechos que están reconocidos constitucionalmente. Estamos legislando para nuestro pueblo, para el tipo que le está costando levantarse a las seis de la mañana y hoy ve cómo se está fundiendo», concluyó el hombre que quiere cambiarle la cara a la provincia de Mendoza a favor de la gente.

El plenario volvería a ser convocado nuevamente esta semana, para ver si finalmente surge esta ley para proteger los derechos de todos los argentinos.