La candidata del FIT en Tunuyán dispuesta a revitalizar la producción de Alco y Salentein Fruit

Actualidad

Vanesa Guajardo, la arqueóloga y precandidata a intendenta de Tunuyán, acompañada por la referente del FIT Noelia Barbeito, durante un ronda de medios se refirió a las problemáticas que sufren las tunuyaninas y los tunuyaninos, en particular al problema de la desocupación manifestando que “es el principal problema de la juventud de nuestro departamento”.

Ante la consulta de periodistas locales sobre el cierre de las empresas ALCO y Salentein Fruit, Guajardo afirmó que “queremos ponerlas a producir, no queremos que Alco y Salentein Fruit sean chatarra abandonada. Con estos grandes empresarios especuladores y la casta política que los representa no tenemos futuro”. Además agregó que “si Aveiro hubiera puesto el mismo ímpetu que pone para defender su sillón en tomar los reclamos de los trabajadores, hoy la situación para esas familias podría ser otra. A Alco – Canale le dieron millones de pesos en subsidios, no solucionaron nada y los que sufren hoy son los trabajadores y las trabajadoras, no los empresarios que saquearon la fábrica”.

“Nosotros somos claros, defendemos los intereses de la mayoría, los del pueblo trabajador de Tunuyán. Ellos, peronistas y radicales, defienden los intereses de un puñado de especuladores que arruinan a pequeños productores, comerciantes y finqueros ” remató Guajardo.

Por su parte, Noelia Barbeito señaló que “esta situación se repite en todos los departamentos, políticos atornillados a sus sillones que para defender sus intereses particulares son capaces llegar hasta las máximas instancias judiciales, pero cuando de defender a los que trabajan de verdad en Mendoza no mueven un dedo. Las mujeres trabajadoras le vamos a demostrar que otro futuro es posible, uno en el que no sea el pueblo trabajador el que pague la fiesta de unos pocos con su esfuerzo cotidiano”.

Un compromiso con las trabajadoras y los trabajadores

Alco-Canale fue durante muchos años una de las pocas empresas que producían orgullo al nombrarlas. Cientos de familias cuando viajaban fuera de la provincia, llevaban a manera de presente -algún producto de esa empresa-.

Como ha cambiado todo, la empresa de ser “auto suficiente” ha pasado a ser una empresa “dependiente del gobierno de turno”.

El año pasado, la Justicia dictaminó la quiebra de la Industria Alimentaria Mendocina (IAMSA), principal unidad de negocios del grupo Alco-Canale, considerada la mayor exportadora de conservas de la provincia de Mendoza. Propietario de cinco plantas, emplea a 1.000 trabajadores que en su mayoría hace más de dos meses que no cobran sus salarios.

El sector de conservas está en crisis, como buena parte del sector alimenticio. El grupo Canale tiene tres plantas en Mendoza -Tupungato, Tunuyan y Real del Padre- donde hacen el llenado de conservas de tomate, fruta y mermelada.

La empresa se había comprometido a llevar adelante un plan de emergencia sin afectar los puestos de trabajo. Sin embargo la crisis tocó fondo y dejó en suspenso a la gran mayoría de los empleados.

Actualmente la empresa fue alquilada a la cordobesa Dulcor por el termino de seis meses. Desde la empresa dijeron rápidamente que no contratarían la misma cantidad de personas que lo venia haciendo Alco-Canale.

Es necesario respaldar un plan de acción y una gestión eficaz para revitalizar la producción y los puestos de trabajo de las trabajadoras tunuyaninas y los trabajadores tunuyaninos. Por eso es importante elegir acertadamente con el voto quien defienda mejor los intereses del pueblo, porque realmente vale para el bienestar del futuro de la Región.