Mendotran… «Cambiemos para peor»: «El gobierno está achicando los recorridos para no tener que pagar tanto por el kilómetro recorrido», sostiene el diputado Vadillo

Actualidad

El nuevo sistema de transporte público de pasajeros en la provincia de Mendoza, identificado como Mendotran, ya se encuentra en su etapa definitoria de cara al funcionamiento. Es la consecuencia de un trabajo de siete años, que involucró a técnicos y especialistas en distintas áreas, y habiendo cumplido en doce meses los pasos previos para su puesta en marcha: (a audiencia pública se realizó en enero de 2017, y la adjudicación de las empresas prestadoras en noviembre pasado.

No obstante, tras tantos años «de estudio», los mendocinos que padecen diariamente el sistema de transporte público no están para nada conforme con los cambios que se pensaba «para algo mejor»: implica más demoras, falta de conexión, menos frecuencias, sectores de la ciudad que quedan aislados sin servicio de colectivo, el cambio de recorrido deja a los pasajeros a más distancia de sus lugares de destino y lo que se pone en peligro aún más si ese recorrido de a pie se realiza en horario nocturno en donde la vulnerabilidad ante un asalto es mayor.

“Estamos trabajando permanentemente para minimizar los errores. Mientras tanto, todas las críticas constructivas, aun desde el enojo, las estamos tomando, y estamos procesando esa información”, señala Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos. “Es necesario destacar que el nuevo sistema no deja de entrar a ningún barrio. Si hay algún barrio que, con la simulación de recorridos, muestra falencias, es probable que aún se esté cargando información. Con este nuevo sistema, los colectivos no dejarán de ingresar a los barrios de las zonas más alejadas o en donde la gente pueda sentirse más insegura. En el único lugar donde se han sacado frecuencias es en el microcentro, donde lo que en realidad se ha hecho es desconcentrar las calles céntricas para mejorar la velocidad comercial de los colectivos”, remarcó Mema.

Otro de los inconvenientes que tiene el nuevo sistema es la desinformación de los nuevos recorridos, ya que el mismo sistema de simulación se muestra través de la página mendotran.com.ar, hoy cargado en Google Maps, y redes sociales, lo cual para los pasajeros adultos mayores con poca formación digital, que no saben utilizar las herramientas digitales, se les hace realmente muy complejo su manejo. Además de exigirle al usuario que compre un servicio de internet para utilizar el sistema de información, ya que el wifi en la provincia de Mendoza aún continúa siendo un servicio pago.

Por su parte, el diputado provincial de Protectora, Mario Vadillo, denunció que AUTAM -la asociación que nuclea a los dueños de los micros- «dirigió» todo en este nuevo sistema de transporte. Manifestó que «orquestó tanto las licitaciones como los recorridos», y que el mayor problema fue que «no se hizo cargo de las inversiones en las redes troncales».

«Ya hemos escuchado numerosas quejas de los usuarios de este nuevo servicio de transporte, se quejan porque ahora hay que trasladarse a pie por muchas distancias, que en general pasa por lugares muy peligrosos, han sacado frecuencias, han sacado líneas, hay que hacer varios trasbordos, que no está contemplado la gente mayor, un servicio que no contempla la discapacidad», afirma el legislador de Protectora.

Vadillo agrega «El Gobierno se hará cargo de poner la plata para el servicio troncal, y una vez finalizado las empresas privadas agarrarán los troncales para su ganancia».

Apuntó que priorizaron lo que les conviene en base a sus costos e ingresos, y no en base a las necesidades de los usuarios: «El gobierno está achicando los recorridos para no tener que pagar tanto por el kilómetro recorrido», sostiene.


Vadillo señaló al Gobierno provincial como el mayor responsable y dijo que están tirando de la piola en un momento donde lo único que le queda a la gente son cosas mínimas, como tener un recorrido razonable para llegar al trabajo.

«El gran aumento que se viene por la quita subsidios, los recorridos, las largas caminatas, las zonas inseguras por las que deberán pasar a pie, los lugares que quedan sin conexión, enojan terriblemente a los usuarios», finalizó Vadillo.