Macri en el Coloquio de Idea defendió su gestión: «El populismo es contagioso y la corrupción tiene consecuencias»

Actualidad

En medio de la «turbulencia cambiaria» y la desconfianza de los empresarios, Mauricio Macri participó del último día del 54° Coloquio de Idea desde la ciudad de Mar del Plata, que contó con la moderación de Rosario Altgelt, responsable de esta edición del evento y gerente general de LATAM Airlines Argentina; y Javier Goñi, titular de la organización y CEO de Ledesma.

«Estamos debatiendo con la sociedad hasta dónde tiene que llegar el cambio, la profundidad del mismo, por eso le quiero agradecer por el nivel de comprensión cuando en varios medios pronosticaban corridas cambiarias», aseguró.

«Hay más sensatez en el ciudadano de a pie que viaja al trabajo en transporte público que en la mayoría de la dirigencia política», evaluó el Presidente al hablar sobre el «cambio cultural» en la Argentina.

“Nunca hubo en la historia del país un presidente más preocupado por la generación de empleo como yo; es algo por lo que me obsesionó todos los días”, aseveró el mandatario.

«La competitividad, la productividad, son todo, porque esas cosas generan empleo de calidad para cada uno de los argentinos. Eso es lo que la dirigencia tiene que terminar de entender», insistió.

El jefe de Estado consideró que el eje de la productividad debe ser la “razón de vivir” para un país y lo justificó por su impacto en la generación de “empleo privado de calidad”. “Es absolutamente todo; es mucho más que una estrella polar que tiene que tener como referencia un país, como decía Perón“, comparó.


Por otra parte, en la semana que un juez rechazó detener a Pablo Moyano, el Presidente se refirió a él y a su papá, Hugo Moyano, líderes de los camioneros, aunque sin nombrarlos: «No podemos tener un sistema mafioso en el transporte de carga». Y les habló directamente a los empresarios: «Ustedes también tienen que dar esa pelea».

Macri volvió a referirse al escándalo de los cuadernos de las coimas, donde el chofer Oscar Centeno relató un entramado de sobornos entre el gobierno kirchnerista. «Esos mismos empresarios de los cuadernos trabajaron con transparencia estos tres años, en los que 818 obras públicas empezaron y terminaron en plazo». Y acusó: «La corrupción tiene consecuencias: dejó a un tercio de los argentinos en la pobreza. Me vuelvo loco cuando vea a un dirigente que le miente a la gente. El populismo es muy contagioso».

“Todos tenemos que participar porque no hay lugar par que recaiga sólo en la política el diseño de país, y no está bien eso. La sociedad tiene que ser muy activa. Y cada vez vemos más participación. No hay por qué aceptar que si no funcionó el pasado, no va  funcionar el futuro. El compromiso de todos es fundamental”, instó.

Como consecuencia de la crisis económica, Macri resaltó que la sociedad se vio “fortalecida”. “Hay una sensatez que es mucho mayor en el ciudadano de a pie que se levanta temprano a trabajar que en la dirigencia, y agradezco a los argentinos ese nivel de comprensión, madurez, crecimiento y tranquilidad”, manifestó.

En este aspecto, el máximo referente del oficialismo acusó en “muchos dirigentes” que hay una “falta de coraje para encarar la verdad”. “Necesitamos más coraje de todos para poner la verdad sobre la mesa, y no hay que tener miedo”, aseguró.

“Me frustra mucho cuando veo dirigentes que le siguen mintiendo a la gente, los que me conocen saben que me saca la mentira. Es algo que me vuelve loco y me pone muy mal, no por mí sino por los argentinos”, reveló, y apuntó: “Hay mucha gente que quiere detener este cambio, por mezquindad y poder, pero hay otros que tienen miedo y hay que sacárselo”.

En relación al Presupuesto 2019, que está en las puertas de atravesar una semana en la que podría definirse su aprobación, Macri insistió en la necesidad de contar con un proyecto “equilibrado”. “Necesitamos bajar los impuestos, no podemos seguir sosteniendo este nivel de tasas municipales, de ingresos brutos, de impuesto al cheque, de contribuciones patronales, tenemos un sistema que traba nuestro crecimiento. Hay un enrome desafío pendiente”, reconoció.

En su reflexión de este período de crisis, el jefe de Estado tampoco evitó ocultar que son “meses muy duros” . “Excepto por el secuestro, fueron los peores meses vividos para mí. Sé la angustia con la que se viven todos estos meses, y la angustia de todos es mi angustia, es una carga muy grande. Sé que hay gente que hace magia para llegar a fin de mes”, señaló.

El Presidente defendió su gestión al igual que lo hizo su ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que más temprano había asegurado: «La inflación de septiembre y octubre marcará un pico del año. Eso responde a la inestabilidad cambiaria que vivimos desde abril, pero la inflación se desacelera: los datos de los últimos diez días muestran que la política monetaria hace efecto».

En el primer día del coloquio, la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, había sorprendido a los presentes con una suerte de autocrítica de la gestión de Cambiemos: «¿Por qué los que gobernamos no nos podemos equivocar? Tenemos que estar atentos para revisarnos».