biencuyano.com.ar

Un triunfo de la Argentina clandestina: El Senado por mayoría le dijo “NO” a la legalización del aborto

Un triunfo de la Argentina clandestina: El Senado por mayoría le dijo “NO” a la legalización del aborto

Un triunfo de la Argentina clandestina: El Senado por mayoría le dijo “NO” a la legalización del aborto
agosto 09
11:40 2018

El Senado le puso esta madrugada un freno al proyecto de ley de interrupción legal del embarazo. Por solo siete votos, los que sostenían la posición contraria a la iniciativa obtuvieron 38 votos contra 31 de los que apoyaron el proyecto que había tenido media sanción en la Cámara de Diputados. Hubo 2 abstenciones y una legisladora ausente.

Finalmente en la Argentina, el aborto seguirá siendo ilegal. El Senado rechazó esta madrugada el proyecto que el 14 de junio había aprobado la Cámara de Diputados, que permitía la interrupción del aborto sin causales hasta la semana 14 de embarazo. La votación se produjo tras casi 16 horas de una sesión en la que se escucharon encendidos discursos a favor y en contra. Afuera, la plaza del Congreso y decenas de cuadras alrededor permanecieron repletas de manifestantes con pañuelos verdes y celestes, a quienes no amedrentaron la lluvia, el viento ni el frío.

La sesión cautivó la atención de todo el país y generó expectativas en el mundo: por primera vez en el Congreso argentino se debatía un proyecto de legalización del aborto, práctica que está penada en cualquier circunstancia desde 1886, y con sólo dos excepciones desde 1921: cuando está en riesgo la salud de la mujer gestante o cuando el embarazo es fruto de una violación.

El debate, que comenzó a media mañana del miércoles (10.26), contó con 62 oradores que desarrollaron sus respectivos discursos a lo largo de más de 16 horas.

Todos los senadores estuvieron presentes, salvo la puntana María Eugenia Catalfamo, que hubiera votado a favor, pero de licencia por cursar el octavo mes de un embarazo con complicaciones. La ventaja de los senadores “celestes” se había pronunciado en la última semana, cuando la mayoría de los indefinidos que quedaban se había volcado al “no”. Los verdes ensayaron un manotazo de ahogado en la víspera de la sesión al intentar convencer a senadores del “sí” o del “no” de ir por un proyecto de despenalización para que no cayera la ley. Pero ya era tarde.

Al momento de la votación, se produjeron incidentes fuera del Congreso entre manifestantes y la Policía de la Ciudad.

En el cierre del debate, la senadora Cristina Kirchner dijo que “se puede estar de acuerdo o no, pero estamos rechazando un proyecto sin proponer algo alternativo”. Y agregó: “Este cuerpo va a rechazar lo que tiene media sanción de Diputados y van a seguir los abortos en la Argentina. Hoy no estamos discutiendo ninguna propuesta. Se está bajando la cortina”

Y reveló que no fue su hija, la que la hizo cambiar de opinión sobre el tema del aborto. “Los que me hicieron cambiar la opinión fueron las miles de chicas que se volcaron a la calle a discutir la cuestión feminista”.

En tanto el senador Miguel Angel Pichetto expresó: “Este tema se nos pasó. Tal vez le tenemos miedo a estructuras dominantes y viejas, en posiciones totalmente retrógradas en la Argentina, como ha sido la Iglesia Católica. También la de credos evangélicos que juegan con la inocencia de la gente”.

También hablaron en el cierre, a favor y en contra, los senadores Luis Naidenoff y Silvia Elías de Pérez, respectivamente, por la coalición Cambiemos.

El debate se extendió desde la mañana de ayer hasta la madrugada de hoy. Afuera del recinto, en la Plaza de los dos Congresos, se volcaron miles de manifestantes que expresaron sus posiciones a favor y en contra del proyecto.

En Argentina el aborto solo está permitido en los casos de violación y riesgo para la vida o salud de la madre.


EL DEBATE

El senador peronista Pedro Guastavino, presidente de la Comisión de Justicia del Senado, calificó la discusión de histórica y la comparó con las que derivaron en la aprobación del divorcio en los años 80 y del matrimonio igualitario hace ocho años.

Guastavino dijo que estuvo en contra de la práctica abortiva y que finalmente comprendió que “la única forma de entenderla es desde la salud pública”. Así, cuestionó los abortos clandestinos “que ponen en riesgo la vida” y señaló que los costos en el sistema de salud disminuyen con prácticas seguras.

“Me pasé el día esquivando crucifijos”, dijo y apuntó a “un sector de la Iglesia que quizá cuando nos desaparecían, torturaban, daban vuelta la cara, o cuando torturaban y violaban a nuestras compañeras desaparecidas miraban para otro lado”.

Algunos discursos se destacaron por la vehemencia y por frases polémicas. Por ejemplo, Esteban Bullrich (PRO-Capital Federal) comparó a las mujeres que abortan con monos. “Las convenciones nos diferencian a los seres humanos del resto de los mamíferos placentarios. Nos llevaron, a pesar de compartir un 99 por ciento de nuestro ADN con los chimpancés, a no resolver las disputas como los chimpancés. No nos matamos ni nos canibalizamos”, dijo.

Horas después, Rodolfo Urtubey (PJ-Salta) ensayó una poco feliz distinción entre tipos de violación: “En algunos casos, la violación no tiene un componente de violencia sobre la mujer, como en los casos de abuso intrafamiliar, en los que no hay violencia”, dijo. Fue tan criticado que minutos después debió pedir la palabra en el recinto para aclarar sus dichos.

Los defensores de la iniciativa sostuvieron que desde 1983 murieron más de 3.000 mujeres por abortos clandestinos.

Sin embargo, Mario Fiad, presidente de la Comisión de Salud, cuestionó que el proyecto sea “violatorio de la constitución” y de tratados internacionales suscritos por Argentina.

Asimismo criticó que abra las puertas al aborto sin límites ya que lo acepta después de las 14 semanas de gestación en caso de violación o si la vida o salud de la mujer estuvieran en riesgo.

A su turno, el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, el también opositor Dalmacio Mera, puso en duda la constitucionalidad de la iniciativa que, afirmó, “no resuelve el problema de la clandestinidad”.


La senadora bonaerense Gladys González (Cambiemos) se quebró al mencionar los “sueños de las argentinas y de sus hijas”, en el discurso donde apoyó la despenalización del aborto.

“De corazón lo digo: sueño para las mujeres argentinas lo mismo que para mis hijas. Que se enamoren, que planifiquen tener sus hijos como yo lo planifiqué. Sueño con que no tengan que tomar nunca esa decisión…”, sostuvo la legisladora, que sostuvo una posición distinta a la su par de bancada Esteban Bullrich y la propia gobernadora María Eugenia Vidal.

El único senador que llegó a la sesión como indefinido, el santafesino Omar Perotti, avisó minutos antes de su discurso en el Congreso que finalmente se abstendría. A la hora de hablar en el recinto destacó que presentará un proyecto alternativo que “sea un puente” entre los que está a favor de despenalizar el aborto y los que se oponen.

La senadora kirchnerista Silvina García Larraburu, había sorprendido al cambiar de opinión y oponerse al proyecto de legalización del aborto, dio un fuerte discurso contra el presidente Mauricio Macri y su asesor Jaime Durán Barba. “Hemos sido enredados en una batalla para servir a tácticas de coyuntura”, dijo.

 

La participación de los cuyanos

Julio Cobos (Mendoza-en contra). “Es muy difícil que haya derechos absolutos. Algunos se inclinan hacia el de la mujer, otros hacia el del niño. No podemos aceptar que interrumpir una vida sea una solución. Los próximos meses deben servir para avanzar sobre medidas de acción concretas”.

Cristina López Valverde (San Juan-en contra). “Tenemos un andamiaje jurídico que protege la vida del ser humano desde la concepción y tratados internacionales que también lo hacen. Serán antiguos o retrógrados, pero hasta que se cambien no podemos dejar de respetar. Nos debemos al derecho. Hay un avasallamiento contra las autonomías provinciales (…). Hay 14 provincias que protegen en sus constituciones la vida desde la concepción”.

Pamela Verasay (Mendoza-a favor). “El hecho es anterior al derecho. Si no hubiera abortos clandestinos ni sus consecuencias… Estamos buscando ley porque hay abortos clandestinos. El sistema que estaba hasta hoy fracasó (…). Algunos queremos hacernos cargo de este problema y otros prefieren decir no y cerrar la puerta”.

Roberto Basualdo (San Juan-en contra). “El origen de esta ley es el embarazo no deseado. Creo que, con un buen trabajo de prevención y la aplicación de la ley de educación sexual, se puede solucionar este problema”.

Anabel Fernández Sagasti (Mendoza-a favor). “Como abogada, creo que el derecho es un instrumento de transformación, no de permanencia del statu quo (…). La legislación penal ha fracasado después de 97 años en que el aborto estuvo penalizado (…). No es inconstitucional. Fue nuestra propia Corte Suprema de Justicia, con su fallo FAL (aborto no punible), la que dijo cuál era su recomendación”.

Claudio Poggi (San Luis-en contra). “Es bueno remarcar que desde la experiencia democrática que vivió este cuerpo creo que fue una gran experiencia (…). Si violentamos el derecho a la vida, qué podemos esperar. ¿Qué es lo que viene después? (…). Está claro que nos falta educación sexual responsable (…), evolucionemos con el tema educación, está claro que apostar a esto es lo que nos va a hacer salir de la pobreza y nos va a hacer libres”.

 

Adolfo Rodríguez Saá (San Luis-en contra). “Queremos modificar la Constitución, modifiquemos la Constitución. No podemos pasar de un delito a un derecho superprotegido (…)”.

 Rubén Uñac (San juan-en contra). “El aborto es un verdadero drama para la mujer, es la más clara expresión que hemos fallado como Estado y como sociedad, no supimos contener a la mujer embarazada. Este verdadero drama no se soluciona legalizándolo”.

About Author

bien_cuyano

bien_cuyano

Actualidad política, empresarial y social de la Región de Cuyo: Mendoza, San Juan y San Luis

Related Articles

Actualidad deportiva

Calendario

octubre 2018
L M X J V S D
« sep    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Cotizaciones