El ministro Caputo aterrizó con un «halo protector» en el Congreso y sacó su cassette, sin posibilidad de repreguntas: «Tener sociedades offshore no es delito»

Actualidad

Convocado por presión de la oposición, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, expuso ante la Comisión Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación, en el Salón de las Provincias.

Acompañado por su jefe de Gabinete, Pablo Quirno, y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, Caputo se encuentró con un total de 20 diputados y senadores donde solo nueve son del oficialismo. Estos fueron la fuerza de contención al momento de que la oposición insista en conocer los detalles de las acciones del polémico ministro.

El esquema de la reunión también fue favorable para el ministro: además de haber sido «coucheado» previamente para dejar una buena imagen, su primera exposición fue sin límite de tiempo y luego vinieron las preguntas. No estaban permitidas las repreguntas y tampoco se habilitaba el “diálogo” entre el funcionario y los legisladores. A pesar de todo, terminó en un escándalo, con un bochornoso papelito que le escribió especialmente a una diputada, y el ministro finalmente tuvo que escaparse a las 13 hs.

El ministro arrancó su exposición ratificando el rumbo económico del Gobierno nacional y defendió el “gradualismo” para la reducción del déficit fiscal, a través del financiamiento. Caputo sostuvo que “el objetivo de este gobierno es eliminar la pobreza” y “para eso es necesario tener un crecimiento sostenido” a “10 o 20 años” para que “finalmente la brecha social se cierre y el crecimiento sea inclusivo”.

Aseguró que este crecimiento debe estar “liderado por la inversión” y planteó como tres líneas tener “una macroeconomía ordenada, reglas de juego claras y una inserción inteligente al mundo” con el fin de llegar al “equilibrio fiscal”.

“Heredamos un déficit primario de aproximadamente cinco puntos y medio del PBI”, señaló y defendió que para la baja del mismo era necesario “una economía ordenada de manera gradual”. “Este gradualismo, este ir de a poco, implica que durante todos estos años hay cierto déficit que tenemos que financiar”, defendió.

En este sentido, el ministro expresó que “pudimos generar un optimismo en el mundo” y “reducir la tasa de financiamiento a los niveles más bajos de nuestra historia”. “Recuperamos el crédito para las provincias, para las empresas, las PyMEs y la gente”, agregó.

En cuanto al endeudamiento, Caputo informó que el nivel de la deuda privada y con organismos multilaterales es “aproximadamente de un 30 por ciento sobre el producto” y destacó que “es uno de las más bajas de la región”.

“Uno escucha comúnmente la preocupación y es razonable. El tema del financiamiento terminó mal muchísimas veces. Pero esta vez va a ser distinto”, sostuvo y consideró que “con lo que la gente tiene que preocuparse es con que nosotros cumplamos las metas de déficit”. “El financiamiento es el reflejo del déficit”, agregó.

En referencia a la toma de deuda, el titular de la cartera de Finanzas se defendió y dijo que él “no” puede “hacer nada que esté fuera del programa, de la ley, de lo que el Congreso mismo aprobó” en el Presupuesto.

El ministro insistió que “el ritmo de déficit es insostenible”, pero que la meta de 3,2% para 2018 “se va a cumplir” como pasó en 2016 y 2017. Seguidamente, explicó que en líneas con esas metas “podemos saber cuánto va a ser el nivel de deuda en el futuro”. “Cumpliendo las metas fiscales sabemos a cuánto va a llegar el nivel de deuda”, reiteró.

Caputo detalló que el nivel de endeudamiento alcanzará un pico del 38% por ciento sobre el producto dentro de tres años y que entonces “a partir de 2021 va a empezar a descender paulatinamente”.

“Vamos a llegar a un nivel de deuda bajo con una macroeconomía ordenada. Los inversores creen que estamos yendo por el camino correcto”, completó.

 

Caputo afirmó que tener sociedades offshore “no es delito”

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, se defendió este martes ante la Bicameral de Deuda de su participación en el circuito offshore y dijo que poseer este tipo de sociedades “no es delito”. “El único tema es tenerlas declaradas”, señaló ante las preguntas del diputado kirchnerista Axel Kicillof.

“No tengo ya nada que ver con esa empresa”, dijo en referencia a la firma Noctua y explicó que las offshore “son como como una caja de seguridad: lo que uno tiene adentro lo puede tener declarado o no. Cada uno tiene que ser responsable”.

Caputo sostuvo que este tipo de empresas “se usan porque son jurisdicciones impositivamente neutras” y “facilita” la actividad de “muchos inversores”. “Es una práctica común en las corporaciones”, agregó.

En cuanto a las acusaciones que pesan en su contra, el funcionario aseguró tener “todo bien declarado en la OA y en la AFIP”. “Con respecto a ese reporte de la SEC (Comisión de Valores de Estados Unidos), se refiere a una tenencia nominal. Yo era un tenedor fiduciario, no tengo que tenerlo declarado porque no era propietario”, apuntó en referencia a la investigación a partir de la cual se conoció que ocultó declarar las offshore.

Asimismo remarcó el que el 17 de noviembre pasado se presentó en la Justicia y que después recurrió “dos veces más” para que “aceleren la investigación”. “No puedo declarar algo que no es mío”, completó.

El titular de la cartera de Finanzas respondió así a los cuestionamientos de Kicillof, quien expresó que “las offshore son un instrumento para el delito” porque “pueden servir para otra cosa, pero la verdad es que si uno tiene un instrumento de delito, en general, está vinculado con el delito. El narcotráfico y la trata pasan por las offshore”.

El exministro de Economía le preguntó “si usted tiene más empresas offshore; si fue propietario; si se desprendió de ellas y a quién se las vendió”. “Dice que la plata no es suya, que es de amigos y familiares, pero amigos y familiares suyos hoy están en el Gobierno”, bramó el legislador.

Por su parte, el diputado nacional Agustín Rossi también fue fuerte contra el ministro: “He escuchado líderes conservadores como Sarkozy o Berlusconi denunciar las cuevas y los paraísos fiscales y usted las acaba de justificar”.

El diputado José Luis Gioja también se sumó al repudio opositor: «El bono a 100 años que usted emitió, ¿fue una imposición de los bancos o fue una decisión soberana que tomó la Argentina?», preguntó.

«Las offshore no son cajas de seguridad, son cuevas fiscales donde guardan y esconden recursos que no los quieren dar a conocer. Hay una condena de quienes manejan las financias mundiales sobre quienes operan en estas sociedad offshore», advierte Gioja.