Johana Gómez precandidata de la izquierda puntana denuncia: «Hoy San Luis es la capital de la precarización laboral”

Actualidad

Desde BienCuyano sostenemos como uno de nuestros principales fundamentos como medio de comunicación es la libertad de expresión y trabajamos para que eso se mantenga. Brindamos un espacio para que todos los sectores políticos y sociales tengan su lugar para opinar sobre la realidad cuyana y nacional, donde el público lector saque sus propias conclusiones y elija a la hora de votar.

Muchas veces los grandes medios, por intereses económicos con el gobierno de turno, hacen que esas voces no tengan el espacio que se merecen. Tal es el caso de los sectores de la izquierda puntana que en contadas oportunidades se pueden escuchar sus puntos de vista. Esta es una buena oportunidad de conocer sobre cuál es su percepción de la realidad en la provincia de San Luis, tierra que desde años es manejada por los hermanos Rodríguez Saá.

BienCuyano entrevistó a Johana Gómez, precandidata a Diputada Nacional por San Luis por el Frente de Izquierda de los Trabajadores, FIT-PTS, cuyo referente nacional es el ex candidato presidencial Nicolás del Caño. Para escuchar, opinar y decidir.

 

BC) ¿Cómo ves la gestión del gobernador Alberto Rodríguez Saá en la provincia de San Luis?

JG: Como en el resto de los gobiernos provinciales, la gestión de Alberto Rodríguez Saá viene ejecutando políticas de ajuste y represión contra el pueblo trabajador de San Luis. Mientras los empresarios radicados en la provincia suspenden y despiden trabajadores o cierran fábricas, dejando a decenas y cientos de familias sin ingresos, el gobierno mira para otro lado y no se pone del lado de los laburantes que son la parte más débil y vulnerable ante estas situaciones. Esto sumado a que los salarios no llegan a cubrir el costo de la canasta básica familiar, el sueldo básico de los trabajadores estatales es uno de los más bajos del país y que no existe la instancia de paritarias para la negociación salarial, ya que todo se resuelve por medio de decretos del Ejecutivo.

La familia Rodríguez Saá y el PJ gobiernan la provincia hace 34 años y sin embargo, los problemas estructurales que atraviesan a la sociedad puntana no han sido erradicados. La pobreza, el desempleo, la falta de viviendas dignas y el trabajo precario se mantienen y están en ascenso, lo mismo que el desfinanciamiento a la salud y educación pública.

 

BC) ¿Cómo está la situación de los trabajadores en la provincia? ¿Hay precarización laboral en San Luis?

JG: La situación de los trabajadores en la provincia es la misma que la de los trabajadores a nivel nacional. Salarios muy por detrás de la inflación y que no cubren lo básico que una familia necesita para vivir y llegar a fin de mes. Largas y extenuantes jornadas laborales que, en algunos casos, llegan a las 17 horas diarias, y condiciones de trabajo precarias.

En el caso de la provincia, el trabajo precario es lo que prima no sólo en el ámbito privado sino también en el sector público, y quiénes más la padecen son los jóvenes. Las fábricas, utilizando empresas selectoras, los contratan por unos días, semanas o algunos meses para luego descartarlos como basura y contratar a otros. Y, el Estado, utilizando diversas modalidades de contratos laborales flexibles, los emplea como “ayudas económicas”, “pasantes”, “contratados” y “monotributistas” por algunos meses o, en el mejor de los casos, por años. Esta situación obliga a los jóvenes a dejar de estudiar porque el tiempo y el sueldo no son suficientes para ello. No por nada, los trabajadores estatales llamamos a San Luis “capital de la precarización laboral”.

 

BC) ¿Qué propuestas tienen para poder revertir la situación actual?

JG: Desde nuestro espacio político, hemos lanzado la campaña “nuestras vidas valen más que sus ganancias” que plantea principalmente reducir la jornada laboral a 6 horas, 5 días a la semana, repartiendo las horas de trabajo entre ocupados y desocupados, cobrando un sueldo igual a la canasta básica familiar, descartando el trabajo precario, y permitiendo que miles

de mujeres, trabajadores y jóvenes tengan el tiempo y el dinero suficiente para estudiar, acceder al arte, disfrutar de sus familias y de sus vidas.

Estas propuestas no son meras consignas de campaña electoral sino que son la diferencia entre dejar la vida en las fábricas, aulas y demás lugares de trabajo y no. Además, tienen la finalidad de cuestionar la vida que un puñado de empresarios y sus socios políticos le imponen a miles de mujeres, trabajadores y jóvenes mediante la opresión, explotación y represión, en los marcos de la sociedad capitalista actual.

 

BC) ¿Pensás que hay una situación represiva en exceso hacia los sectores populares puntanos?

JG: Si, desde ya. En los últimos años, se han profundizado en forma considerable las políticas represivas hacia la juventud de los barrios populares con razias policiales, en las que, el abuso de autoridad, los golpes y el hostigamiento por parte de los efectivos son moneda corriente. Con la excusa de una supuesta “lucha” contra el narcotráfico y el crimen organizado, se orquesta un fortalecimiento del aparato represivo del Estado contra miles de mujeres, trabajadores y jóvenes que padecen las consecuencias de la exclusión y el ajuste.

 

BC) Tanto las gestiones de los Rodríguez Saá como la de Poggi se han caracterizado en desarrollar mucha obra pública ¿Qué opinás sobre ello?

JG: La obra pública en la provincia es una de las columnas vertebrales del enriquecimiento económico de empresarios y políticos. No está destinada a satisfacer las necesidades prioritarias del pueblo trabajador, como la vivienda propia, más y mejores hospitales y escuelas públicas, sino que está al servicio de la especulación inmobiliaria, comercial y turística.

Mientras se gastan millones de pesos en obras “faraónicas”, como las réplicas del Cabildo y la Casita de Tucumán o mega-estadios y autódromos como “La Pedrera”, las condiciones edilicias de los establecimientos educativos y los centros de salud dejan mucho que desear, y los planes de vivienda son muy limitados y no llegan a cubrir la demanda de los sectores más vulnerables que no saben lo que es tener un techo propio y digno.

El relato de que San Luis es “otro país” se ha construido en base a esta forma de hacer obra pública. Pero, detrás de las ya mencionadas super-obras, yace la verdadera realidad social que se vive en la provincia.

 

BC) Si los puntanos reflexionan y deciden depositar el voto hacia una nueva alternativa de izquierda ¿Qué le aportarías al Congreso Nacional siendo Diputada Nacional por San Luis?

JG: Básicamente, llevar la voz de las mujeres, los trabajadores y la juventud de San Luis al Congreso Nacional y fortalecer la lucha contra el ajuste y la represión de los distintos gobiernos, para que la crisis la paguen quiénes la generaron, los empresarios y sus socios políticos, y se dé respuesta a los problemas del trabajo, de la educación, la salud, la vivienda y la violencia hacia la mujer, desde una perspectiva anti-capitalista y con el norte de conquistar un gobierno de los trabajadores y el pueblo.