Mientras el gobernador se sorprende que exista pobreza y precarización laboral en Mendoza, los derechos del pueblo se ganan masivamente en las calles

Actualidad Mendoza

En medio de la multitudinaria marcha piquetera desarrollada en las calles de Mendoza en la tarde del martes, donde se concentraron 10 mil personas en la emblemática Plaza Independencia manifestándose en contra el hambre y la pobreza, exigiendo trabajo, salarios dignos en blanco, viviendas; el gobernador Rodolfo Suarez salió de «su termo» y habló sobre la situación en su provincia: “Pasa algo raro en Argentina. Nosotros subimos el empleo y tenemos más pobreza. En el Conurbano, baja el empleo y baja la pobreza. Esos son los planes. Es el ‘plan platita’. Acá en Mendoza se trabaja más y tenemos más pobreza. No puede ser. Es ilógico. Acá tenemos otros planes como Mendoza Activa, Semilla, Enlazados, Enlace, y la gente trabaja y no recibe planes”. 

Está claro que Suarez descree que exista esa «Mendoza Pobre» donde el 44% de la población tiene ingresos por debajo de la canasta básica. Donde han surgido estudios que cuentan que más de 120.000 personas, aún teniendo un empleo, buscan o están realizando otro,

Al respecto el referente del Polo Obrero y de la Unidad Piquetera Martin Rodriguez dijo «esta marcha federal y los actos masivos previos, buscan no solo lograr las conquistas del sector precarizado y sin empleo, sino también de esos miles de trabajadores que en nuestra provincia están por debajo de la línea de pobreza. Por esto reivindica el trabajo y el salario, frente a las políticas de hambre de Fernandez y Suarez».

Y continuó «frente al aumento de los precios de alimentos y los combustibles que se combinan con salarios de hambre y desempleo creciente, el gobernador Suarez y el Frente de Todos están enroscados en una agenda que no lleva a solucionar ningún problema popular. Si no se aprobó Portezuelo del Viento, debería estar anunciando un plan de obra pública y urbanización para crear puestos de trabajo y un aumento de salarios urgente. ¿O acaso va a seguir subsidiando a quienes la fugaron al exterior?».

Para terminar Rodríguez dijo «para enfrentar toda esta situación que es impulsada por el gobierno nacional y provincial, es necesario profundizar los planes de lucha y que se unan todos los que son afectados por la inflación y los tarifazos debe ser la tarea de todas las organizaciones y centrales sindicales que realmente van a defender los salarios, los puestos de trabajo y los reclamos populares más postergados. Las centrales sindicales no lo están haciendo porque son parte del ajuste».

Por eso el masivo acto en Plaza Independencia contó con las consignas y reclamos «del trabajo genuino sin precarización laboral, por un salario equivalente a la canasta familiar, por un aumento de emergencia para que ningún/a trabajador/a ni jubilado/a esté por debajo de la canasta de pobreza, por un aumento inmediato en los programas sociales y su apertura para todos los que lo necesitan, y su universalización. Por la asistencia integral a los comedores populares. Por acceso a una vivienda digna, por salud y educación pública de calidad!».

En Mendoza participó toda la unidad piquetera con excepción de Barrios de Pie (Libres del Sur) que integra el gobierno de Rodolfo Suárez y es el instrumento para promover el clientelismo político en la provincia en épocas electorales. El mismo frente que imputó al referente del FIT-U Víctor da Vila y al vocero de la unidad piquetera Martín Rodríguez, por defender los derechos de los trabajadores mendocinos y pedir trabajo digno para los sectores populares.

Barrios de Pie representa a los patrones del ajuste y la precarización Cornejo y Suarez

Los compañeros de la Coordinadora por el Cambio Social (FOL-Santillán) realizaron enérgicos y encendidos discursos destacando la unidad. Raquel Blas referente del SiTEA Salud y de la Coordinadora Sindical Clasista acercó un saludo y llamó a reforzar la unidad de ocupados y desempleados. Alberto Acosta, delegado municipal de Guaymallén por el SITEA, tomó la palabra para reforzar el compromiso con la pelea por la reincorporación de Martín Rodríguez.

Las intervenciones de Martín Rodríguez y Jeremías Cantero por el Polo Obrero se destacaron por su claridad y vigorosidad.

La preparación de la columna cuyana estuvo marcada por centenares de asambleas de los barrios más populares. El crecimiento de la Unidad Piquetera y el Polo Obrero en particular se hace evidente. Enfrenta, sin distinción de colores políticos, a los gobiernos nacional, mendocino y sanjuanino.

La preparación también redundo en la adhesión de sectores del movimiento obrero industrial como vitivinícolas y de la alimentación, con saludos y aportes. Participaron también estatales, docentes e incluso de gremios como camioneros.

La presencia de los agrupamientos antiburocráticos en las distintas acciones piqueteras se ha transformado en algo común desde el gran acampe piquetero. Finalmente, la marcha federal piquetera unifica y resume las principales preocupaciones del pueblo trabajador: trabajo, salario, alimento y vivienda.

La presencia cuyana desde Mendoza, San Juan y San Luis en la marcha federal sin lugar a dudas es fuerte, pero lo que más importa es que marca el acenso y crecimiento de la Unidad Piquetera y el Polo Obrero en particular, en regiones del país con menos tradición piquetera.

Esto está sacudiendo fuertemente a una gran franja de trabajadores precarizados que, en su gran mayoría, pese a trabajar en relación de dependencia está por debajo de la línea de pobreza y en algunos casos de indigencia. Las patronales bodegueras, centralmente los 4 o 5 grupos que dominan el mercado de vinos, y sobre todo los que monopolizan las exportaciones, ven con preocupación el crecimiento y organización del movimiento piquetero que es una realidad en fincas y chacras.