Balance positivo: El Valle de Uco tiene la mayor cantidad de hectáreas cultivadas de hortalizas de verano

Emprendedores
El Instituto de Desarrollo Rural (IDR) presentó los resultados del relevamiento hortícola de la temporada verano 2016/17. Se centró en los departamentos mendocinos más importantes en la producción de hortalizas, es decir Lavalle, Maipú, Guaymallén, Luján, San Martín, Rivadavia (sólo en el caso de tomate para industria), San Carlos, Tupungato y Tunuyán.
Según los resultados, el Valle de Uco es el de mayor número de hectáreas cultivadas. San Carlos tiene 3.717 hectáreas, aunque es 8% menor que lo plantado en la temporada anterior. Por su parte, Tupungato cuenta, para esta temporada, con 1.752 hectáreas. Le sigue Maipú, con 2.877 hectáreas, que corresponden a 10% de incremento.
Las principales especies hortícolas cultivadas en verano son papa, que llega al 18 %; zapallo (coreano, calabaza, tipo inglés o cabuto y del año), que alcanza el 25%, tomate perita (18%), zanahoria (9%), choclo (5%) y orégano (7%), las que representan el 82% del total estival.
Las otras hortalizas representan el 7 % y son alcaucil, acelga, apio, achicoria, ajo puerro, brócoli, cilantro, coliflor, escarola, rabanito, habas, repollo, repollito de Bruselas, berenjena, remolacha, perejil, camote, pepino, rúcula, hinojo, zapallito del tronco, zapallo italiano, radicheta, tomate cherry y lollo rosso.
Las principales provincias productoras son Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Santiago del Estero, Misiones, Santa Fe, Corrientes, Tucumán, Formosa, Salta, Chaco, Jujuy, San Juan y Río Negro.
Mendoza, tradicionalmente productora de hortalizas, ocupa el segundo lugar en el  país y constituye la tercera actividad agrícola de la provincia por superficie, después de la vid y los frutales, aunque es la primera por ocupación de mano de obra.
En la provincia se distinguen dos épocas importantes de siembra: entre enero y agosto para las hortalizas de invierno y desde septiembre a enero para las hortalizas de verano, aunque también se realizan siembras intermedias, principalmente de hortalizas de hoja.      

Quieren potenciar el desarrollo integral agroindustrial en el Valle de Uco

El Ministerio de Agroindustria de la Nación, a través de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR) y del Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (PROSAP), trabaja en conjunto con el Gobierno de Mendoza en la elaboración de un proyecto que permitirá potenciar el desarrollo de la vitivinicultura y el enoturismo de alta gama en el Valle de Uco. El plan abarca el mejoramiento de la infraestructura de riego, caminos y red eléctrica. La inversión, desarrollada a través de un esquema público-privado, rondará los 320 millones de dólares.
La zona de proyecto se encuentra en el denominado Campo de los Andes. Se trata de un predio del Ejército Argentino localizado en el departamento de Tunuyán. Más específicamente en el paraje La Remonta, 6 kilómetros al oeste de Campo de los Andes y 12 kilómetros al suroeste de la localidad de Vista Flores.
El objetivo general de este plan es potenciar el desarrollo integral de la zona mediante la generación de infraestructura que facilite la inversión del sector privado. Concretamente, se trata de mejorar por medio de inversión en infraestructura de riego moderna, un aumento generalizado de la productividad del agua disponible, ahorro energético, aumento de la adaptabilidad al cambio climático y un desarrollo de procesos de inversión privada en viñedos, bodegas, restaurantes, hoteles y estructuras asociadas, para generar un desarrollo sostenible y la creación de empleos.
El Gobierno invertirá en el desarrollo de la infraestructura pública como la modernización del sistema de riego, la reconstrucción y mejoramiento de los caminos rurales, la extensión de la red eléctrica, la ampliación de la red conectividad rural del Alto Valle y la revalorización patrimonial del Haras General Las Heras, que es el centro más importante de cría de mulares del Ejército Argentino.
De este modo se espera potenciar el desarrollo de 4.500 hectáreas productivas, a partir de la modernización de los sistemas del arroyo La Remonta y el canal Manzano. Además, el desarrollo de cuatro nuevas bodegas con instalaciones de enoturismo, las cuales permitirán el agregado de valor y la generación de productos de alta gama, en un conjunto que incluye viticultura, agroturismo, turismo enológico y de montaña y servicios gastronómicos y hoteleros.