Martín Tetaz, un visionario de la economía decía en el 2018 «quien sacó un crédito UVA hace dos años hizo un buen negocio»

Actualidad

Mientras los argentinos y argentinas siguen padeciendo las consecuencias de las recomendaciones que en su tiempo daban «los economistas de moda» que aparecían en la televisión que promocionaban «el gran negocio de los créditos UVA» en la era Macri, hoy surgen con total impunidad e incluso se candidatean.

Tal es el caso del senador nacional Julio Cobos, que fue quién llevó adelante el proyecto UVA para ser tratado en el recinto del Congreso Nacional, gracias a la sumisión radical de Alfredo Cornejo ante los mandatos de Mauricio Macri.

La iniciativa de Cobos fue aprobada en septiembre del 2016 por 123 parlamentarios de Cambiemos, Frente Renovador y el bloque Justicialista, mientras que fue rechazada por 38 diputados del Frente para la Victoria y del Frente de Izquierda y los Trabajadores, aunque con diferentes fundamentos.

En su tiempo, el diputado Axel Kicillof había argumentado el voto negativo del kirchnerismo. “El proyecto se hizo pensando en los bancos, no en la gente” 

Hoy el mismo Cornejo alimenta la candidatura de otro soldado de la Pesadilla UVA, el radical Martín Tetaz.

Los créditos UVA se volvieron un fenómeno en el circuito financiero que destruyeron la vida de más de 2 millones de argentinos y argentinas que hoy viven en un estado total de indigencia, presionado por la usura de los bancos.

Hoy el mismo Martín Tetaz se metió solito en un laberinto muy difícil de escapar en un picante cruce con la ex modelo y panelista Úrsula Vargués cuando reflotaron los UVAs

«Dice @martintetaz que recibirá la problemática de los que sacaron un crédito UVA. Que le escriban a él, ya que fue él quién lo recomendó. De nada!», lanzó Vargues.

Y apuntó: «Ahora que es candidato, le pueden preguntar a @martintetaz sobre los créditos UVA que él tanto alabó».

Tetaz no se quedó callado y le contestó, incluso planteando que hagan un debate sobre el tema cara a cara: «Hola Ursula. Antes que nada quiero agradecerte por darme esta importancia. Luego contarte que todos los argentinos somos 20% más pobres, tengamos un crédito o no. Los beneficiarios de UVAs no están más afectados que el resto. Pero el que les prometió alivio fue @alferdez no yo»

Posteriormente, los diferentes damnificados de los créditos UVA bombardearon al candidato a diputado por la ciudad de Buenos Aires de tuits recordándole su «recomendación» para meterse en esa pesadilla.

Incluso muchos le solicitaron que el debate sea elevado y que no lo haga con una ex modelo, sino que el intercambio de ideas debería ser con un economista como él, y citaron a Fabián Medina, quién lleva adelante el proyecto de Ley para suspender el sistema UVA y terminar con la pesadilla de muchos.

Medina le explicó al medio Noticias Urbanas que «tanto los UVI como los UVA se crearon por leyes del Congreso, por lo cual su modificación/reprogramación o eliminación debe ser por ley».

Motivo por el cual creó como propuesta un proyecto de ley «para suspender las actualizaciones de deuda y cuota además de las ejecuciones y remates creando una ventana de tiempo entre 1/1/2021 y 31/7/2022 momento en el cual tendrá una cuota fijada a valores del 31/03/2020 puesto que desde ese momento los hipotecarios con el comienzo de la pandemia tuvieron congelamiento de cuotas hasta el 31/12/2020 pero no así los prendarios y personales».

El proyecto se lo mostró a todo el universo de titulares de los créditos y eso generó cerca de 26.000 firmas de apoyo para que la iniciativa también pueda ser incorporada como «Iniciativa Popular» y de esa manera ser tratada en la Cámara de Diputados de la Nación.

Aún estás a tiempo. Firmá acá la iniciativa popular que llegará al Congreso Nacional

Reverendo hijo de Fraga

El discípulo de Javier Gonzalez Fraga, Martín Tetaz celebraba en abril de 2018 en una editorial para diario El Día de La Plata, a aquellos argentinos y argentinas que se habían metido en un crédito UVA.

Cabe recordar que Gonzalez Fraga fue presidente del Banco Nación Argentina entre los años 2017 y 2019, y Tetaz hacía «marketing» de este modelo usurero:

“Esto quiere decir que quien sacó un crédito UVA hace dos años hizo un buen negocio, porque las tasas de los primeros prestamos oscilaba entre el 3 y el 5 por ciento y la valorización de las propiedades superó ese interés. Volviendo al ejemplo; debe un millón y medio de pesos, por una propiedad que vale más que eso.

Ver la nota original aquí

Pero, además, tanto la cuota del crédito como lo que le resta pagar, se redujo también en relación a su salario. Si con un salario de $32.000, hace dos abriles, una persona sacaba un hipotecario de$1.000.000 comprometiéndose a pagar una cuota de $8.000, que entonces representaba el tipo de 25 por ciento de su salario, ese prestamos equivalía a 31 sueldos.

Inflación y paritarias mediante, hoy esa persona gana aproximadamente $54.000, debe $1.530.000 y paga de cuota $12.500. Esto quiere decir que ahora le cuesta menos que antes pagar la cuota, porque asciende solo al 23 por ciento de su salario. Y también debe menos medido en salarios, puesto que lo que le resta pagar es lo mismo que 28 sueldos.

Y ni hablar si se compara la situación del que sacó un crédito, con la del que tuvo que seguir rentando una propiedad, puesto que los alquileres se ajustan semestralmente y subieron en los últimos dos años por encima de la inflación. La otra comparación que se puso de moda esta semana fue con los préstamos convencionales, que no ajustan por inflación. El problema con esos créditos es que no existían en 2016. Lo que había era alguna línea con tres años de tasa fija. Lógicamente, como los bancos necesitaban cubrirse de la inflación esperada, esos créditos tenían tasas muy altas, lo que hacía impagables las primeras cuotas.

Es cierto que quien tuvo la suerte de sacar algún crédito a tasa fija en su vida, tarde o temprano se vio beneficiado por la inflación que licuó las cuotas, pero también es verdad que hasta que la depreciación monetaria hacia su trabajo, las cuotas eran prohibitivamente altas. Con los UVAs, en cambio, nunca se licua la cuota; no hay modo de ganarle al sistema. Por eso es falsa la comparación, porque el mismo banco que te prestaba $1.000.000 en UVAs, no te daba más de $500.000 a tasa fija, puesto que la cuota nunca podía superar el 25 por ciento de tus ingresos (30 por ciento en algunos bancos) y en las líneas convencionales las cuotas iniciales salían más del doble que en los UVAs. Puesto en otras palabras, el crédito tradicional no era una opción porque para que te presten 1.000.000 de pesos necesitabas ganar más de $65.000 por mes y muy poca gente ganaba eso. La mayoría no podía acceder.

Tetaz, un visionario

Pero incluso si hoy se pudiera acceder a un crédito a tasa fija, para que sea negocio se requiere que la inflación se mantenga muy alta en los próximos años, a los efectos de licuar las cuotas. Adicionalmente, se necesita que las tasas sean bajas, puesto que con tasas altas el ahorro de los UVAs en los primeros años, compensa lo que se paga de más después. Lo cierto es que sin una unidad de cuenta estable y con alta inflación, Argentina destruyó el mercado de crédito.

Pensemos que en Chile los hipotecarios suman el 18 por ciento del PBI, mientras que, en nuestro país, hasta la revolución de los UVAs, solo ascendían a un magro uno por ciento. El mejor sistema de todos, por supuesto, es recuperar una moneda estable, sin inflación. En el camino, los UVAs son la mejor medida económica de los últimos 70 años…”.