Mientras se despliegan espejitos electorales, en silencio Mendoza avanza con la megaminería y el fracking

Actualidad Mendoza

No tan despacito pero si en silencio, en medio de los espejitos de colores de los medios mendocinos y la rosca política, avanza la inminente modificación de la emblemática ley 7722, que en su momento movilizó en diciembre del 2019 a miles de mendocinos y mendocinas para defender el agua y en contra de la megaminería contaminante.

Cabe recordar que el objeto de la 7722 es prohibir el uso de sustancias químicas como cianuro, mercurio, ácido sulfúrico, y otras sustancias tóxicas similares en los procesos mineros metalíferos de cateo, prospección, exploración, explotación y/o industrialización de minerales metalíferos obtenidos a través de cualquier método extractivo.

No solo se ve ese avance en los sutiles comentarios de los medios mendocinos, en las acciones gubernamentales de «borrar» la memoria popular expresada en los murales que en distintos rincones de la provincia que proclaman a viva voz «El Agua de Mendoza No Se Negocia», sino también en las últimas negociaciones «en conjunto» entre el gobierno radical de Mendoza y un gran sector del peronismo.

La idea estratégica de la avanzada megaminera mendocina es aplicar un proyecto como el modelo de zonificación minera que se está proponiendo en Chubut y que aún está frenado hasta después de las elecciones, gracias a la presión popular.

En ese contexto, el gobierno provincial llevará a cabo mañana miércoles 14 desde las 10 hs. una audiencia pública virtual (plataforma zoom) para evaluar el impacto ambiental del proyecto de YPF denominado “MANIFESTACIÓN GENERAL DE IMPACTO AMBIENTAL ÁREA DE EXPLORACIÓN PUESTO POZO CERCADO OCCIDENTAL”.

El proyecto petrolero en cuestión está localizado en el área Puesto Pozo Cercado Occidental y le pertenece a YPF desde el 2018. Es allí donde pretenden avanzar con la exploración y explotación hidrocarburífera no convencional, es decir fracking. Este tipo de extracción, es reconocida a nivel mundial por la peligrosidad que conlleva todo el proceso, desde romper la placa madre para extraer hasta la última gota de gas o petróleo, el uso de millones de litros de agua dulce que se inyectan, se contaminan y no se recuperan, los riesgos para la salud de la población.

Si bien desde el gobierno de Suarez se habla de «oportunidades laborales» en un período de tiempo, gracias al fracking se envenenarían para siempre las cuencas que riegan grandes cantidades de cultivos de pequeños productores del este de la provincia.

Kirchnerismo y radicalismo unidos para la megaminería

En esa sintonía de «millonarios negocios», kirchneristas y radicales avanzaron de la mano con la aprobación consensuada de capitalizar la fundida Industrias Metalúrgicas Pescarmona (IMPSA) por parte del Estado nacional y provincial y salvar el futuro de la familia Pescarmona.

Desde hace ya varios años, se sospechaba que IMPSA iba a ser la principal destinataria de la discutida obra de Portezuelo del Viento, de cuya licitación finalmente fue la única oferente en su rubro.

Si se salvaba IMPSA, la «obra del siglo» que atrasa un siglo, Portezuelo del Viento, podría seguir adelante. Sin dudas, esta represa con una altura de 185 metros, va a llegar a ser una reserva de agua muy grande que justamente abastecerá el área mendocina de «Vaca Muerta», ya que se proyecta instalar sobre el Río Grande, en el sureño departamento de Malargüe. Justamente Portezuelo va a acumular agua del Río Grande para dársela al fracking

Otro detalle: La empresa Ceosa es parte de la UTE que podría cobrar más de 1000 millones de dólares para construir la cuestionada represa hidroeléctrica. Sin embargo, en la actualidad atraviesa un momento delicado y acumula más de 200 millones de pesos en cheques rechazados.

«Vean quiénes son los proveedores. Una de las empresas tiene 200 millones de pesos en cheques rechazados y otra no podía pagar sueldos y tuvo que ser estatizada», aseveró en MDZ Radio el director de Aderpe Laureano Manso.

No hay un mango

El costo de la obra Portezuelo del Viento se transformó en un tema que trasciende los límites de Mendoza, pues es la obra más importante del país y, además, involucra como «socios» al gobernador Rodolfo Suarez y al presidente Alberto Fernández. El único oferente respondió al pedido de rebaja de precios que hizo el Gobierno y ahora deben decidir si adjudican o no los trabajos. La UTE formada pro la china Sinohydro, la estatal IMPSA y las constructoras CEOSA y Obras Andinas ofreció una rebaja del 22,6% a las ofertas que realizó.

En concreto son más de 200 millones de dólares menos de lo que originalmente había propuesto la empresa. Si se considera el IVA, Portezuelo costaría entre 980 y 995  millones de dólares, es decir más de 100 millones por encima del presupuesto oficial pero dentro del «dinero disponible» que tendrá Mendoza para ejecutarla (sin IVA el presupuesto de la obra sería de 820 millones de dólares). En total habrá disponibles 1023 millones de dólares. Pero además de los trabajos estaba previsto licitar la tercerización de la inspección, para lo cual se calculan otros 100 millones de dólares aproximadamente. 

A esto se suma la desesperación de un gobierno provincial con enormes gastos y compromisos producto de las millonarias deudas dejadas por el gobernador Alfredo Cornejo, problemas en la recaudación actual producto de la crisis pandémica y falta de ideas de una gestión de Rodolfo Suarez que no le encuentra la vuelta al desarrollo de su provincia. Por eso Rody, desde el primer día que asumió, piensa en entregar los recursos naturales y el agua de Mendoza a manos de inescrupulosas multinacionales megamineras, que le otorgará a los sectores del poder locales y empresarios satélites millonarias sumas en dólares para sus arcas en medio del saqueo.

Está claro que frente a esta avanzada habrá poco y nada para el pueblo mendocino. Solo basta con hacerse una escapadita por la provincia de San Juan y ver la realidad del pueblo de Jáchal, donde existe con claridad el trabajo precario, graves problemas con el agua y una producción agropecuaria cada vez de menor calidad y más pobre. Realidad mata relato.

Ante el avance licitatorio de la megaobra de Portezuelo del Viento, las Asambleas Mendocinas por al Agua Pura rechazaron la obra en el sur provincial. Denuncian que teniendo en cuenta el caudal real de agua, se convertiría en una de las energías mas caras del país, «demorándose más de 40 años la recuperación del costo de inversión».

Los caminos conducen a la megaminería

Otro dato que llaman la atención son los «nuevos emprendimientos turísticos», millonarios y ambiciosos, que casualmente se ubican en grandes expansiones en las cuencas de todos los ríos de Mendoza.

El diputado provincial de Ciudadanos por Mendoza, Mario Vadillo, pidió meses atrás al Poder Ejecutivo provincial que determine la nulidad del convenio que la Secretaría de Ambiente firmó con las empresas Sominar S.A y Luncay S.A en el año 2018. En concreto, mediante el mismo seles concede durante 5 años la concesión de una Reserva Privada entre las áreas naturales protegidas Laguna del Diamante y Laguna del Atuel.

Para Vadillo el acuerdo le permite a la firma privada desarrollar «una gestión direccionada a sus propios intereses económicos, ya sea restringiendo el acceso o delimitando el mismo a determinando zonas, caminos áreas para su conveniencia». Por eso pidió la “nulidad” del convenio para la nueva Reserva Natural Privada en El Sosneado.

La empresa propietaria de la estancia El Sosneado, donde se encuentra la laguna, admite que utiliza no solo las aguas de ríos y arroyos tributarios del Atuel en su propio beneficio, sino también las del río Diamante. Habla de una «veintena de arroyos y ríos tributarios del Atuel y del Diamante» que cruzan su predio.

Los detalles de la «reserva privada» que juegan a favor de la avanzada minera, ya que podrían provocar cambios en el área protegida para mejorar sus áreas de riego o para aprovechamiento de las aguas subterráneas o incluso proyectos a futuro, surgen de la propia página web de la firma Sominar SA, alojada en la dirección www.sominar.com.ar. Allí se lee que «Sominar – Sociedad Minera Argentina Sociedad Anónima es una empresa argentina fundada el 28 de febrero de 1937» que hasta la década de los ’80 se dedicó a la explotación minera en las provincias de San Luis, Córdoba y Mendoza.

También en el departamento de Tunuyán también aplican un plan de cooptación de cuencas, glaciares y arroyos gracias a dos proyectos con vistas a desarrollarse en la Reserva Natural Manzano Histórico, de Tunuyán: “Cerro Punta Negra (Club House)” y “Aprovechamiento Hidroeléctrico Punta Negra”.

En la estratégica Malargüe, la Vaca Muerta mendocina, también se emplaza el ambicioso proyecto turístico El Azufre con una extensión de 13.000 hectáreas y que implicó una inversión de 300 millones de dólares ¿Solo para el turismo? ¿O habrá otra rentabilidad paralela vinculada a la provisión de agua para la megaminería?

Mientras tanto, todo estos proyectos avanzan silenciosamente.