Diputados de JXC solicitan que se hagan las pruebas Aprender

Actualidad Mendoza

La decisión del gobierno nacional de suspender por segundo año las pruebas educativas Aprender provocó cruces entre los referentes de la oposición y el ministro de Educación Nicolás Trotta, que negó la que no se vayan a realizar pero reconoció que se hará otro tipo de evaluación interdisciplinaria.

Las pruebas Aprender miden el nivel educativo de los chicos de la Argentina. Los alumnos en sexto grado de primaria y en el último año de la secundaria responden sobre lengua, matemática, ciencias sociales, naturales y, esporádicamente, sobre otras materias como educación sexual integral o educación cívica.

En ese contexto, el diputado nacional Luis Petri junto a sus pares Waldo Wolff, Pablo Torello, Carla Piccolomini, Alfredo Schiavoni y Natalia Villa presentaron un proyecto solicitando al Ministerio de Educación de la Nación, que “revea la decisión de suspender este año y por segunda vez consecutiva, las evaluaciones que componen el Operativo Aprender, arbitrando los medios necesarios para que sean llevadas a cabo durante el mes de octubre del 2021.”

El mendocino aseguró que “Ocultar los datos no hace más que profundizar los problemas porque no se toman las medidas adecuadas para solucionarlo. Está claro que para el Gobierno la educación no es prioridad y su calidad menos!”

Además, cuestionó “después qué sigue? La manipulación estadística y la intervención del INDEC como ya lo hizo en en 2007 siendo Jefe de Gabinete. La historia se repite primero como tragedia y luego como una miserable farsa”

Por su parte, la iniciativa indica “es el mismo Ministerio a través de la evaluación de continuidad pedagógica de junio de 2020 el que detectó que 1,1 millones de chicos habían dejado sus escuelas, lo que equivale al 10% del total (11 millones de alumnos que componen la matrícula de los niveles inicial, primario, secundario). Esta verdadera catástrofe, que en el gobierno pretenden maquillar con el eufemismo de “desvinculación”, está medida solamente en el primer semestre de 2020 y deja sin medir los meses posteriores, en los que fuimos testigos de un verdadero ensañamiento del elenco gobernante sobre las comunidades educativas, y especialmente sobre sus beneficiarios directos: los estudiantes”

El Congreso debe defender el “derecho de todos los ciudadanos a una educación de calidad por medio de la evaluación educativa. No se trata solamente de asegurar una buena política. Se trata de restaurar la vigencia de nuestros derechos a través del único camino posible: el de la verdad” concluye la iniciativa.