El diputado Zamarbide aseguró que «la movilidad jubilatoria es una estafa para los adultos mayores»

Actualidad Mendoza

El diputado nacional por Mendoza, Federico Zamarbide, participó este martes de la última sesión del año. Allí, se trató la nueva ley de movilidad jubilatoria propuesta por el Poder Ejecutivo Nacional. Aquí, el discurso completo del legislador de Juntos por el Cambio.

“Recuerdo en diciembre de 2017, al actual gobernador de la provincia de Buenos Aires, entonces diputado nacional, Axel Kiciloff, sentado acá en el lugar de la oposición, diciendo ‘parece que es una costumbre de los gobiernos neoliberales agarrársela con los jubilados’. Bueno, parece que el kirchnerismo se ha vuelto neoliberal.

Para ganar las elecciones prometieron que los jubilados iban a cobrar un 20% más e inmediatamente que asumieron mandaron la mal llamada ley de Solidaridad Social y bajaron las jubilaciones. Los gobiernos en democracia tienen que tener una doble legitimidad: de origen, ser electos por el voto popular, y de ejercicio, que la ciudadanía acompañe al gobierno en las medidas que toma. Y eso es lo que ustedes están dilapidando. Porque prometieron cosas que no pueden o no quieren cumplir.

Previo a las PASO de 2019, una jubilación mínima equivalía a 62 kilos de asado. Hoy, equivale a 31 kilos de asado. O sea, el gobierno que venía a llenar las heladeras generó una pérdida de poder adquisitivo para este producto, de la mitad. Estas son las consecuencias del populismo en el mediano plazo: pérdida del poder adquisitivo y empobrecimiento de la población.

Y esta reducción de jubilaciones, esta verdadera estafa electoral hacia los adultos mayores la hacen sin ponerse colorados, sin nadie llorando en cámara, sin piedras y con los sindicatos callados. En un contexto de recesión económica atroz generada por la cuarentena, no por la pandemia.

Repasemos rápido cómo llegamos hasta aquí este año: según el ministro Ginés González García el coronavirus no iba a llegar a la Argentina, porque estaba lejos. El virus llegó, pero se curaba con un tecito caliente según el Presidente, que anunció una cuarentena por 15 días que terminó siendo por nueve meses.

No testeamos, porque el ministerio de Salud no compró los test suficientes. Así que fue más fácil cerrar todo. El gobierno abandonó a miles de argentinos que no pudieron volver al país. El Presidente festejaba que no somos Suecia por cadena nacional, ‘si abrimos la economía vamos a terminar como Suecia’, decía Fernández. El Gobierno cerró las escuelas, se negó a liberar los datos para que los chicos pudieran acceder a las plataformas educativas, dejando a docentes y alumnos librados a su suerte.

Y mientras nos adentramos en la crisis económica más importante desde el 2001, la vicepresidenta mandó la reforma judicial al Senado; mientras las pymes de todo el país quiebran, el kirchnerismo se dedica a intentar liberar a De Vido, al Pata Medina y otros tantos presos tristemente célebres.

La famosa curva de contagios no cae y no sólo pasamos a Suecia, sino que nos ubicamos décimos en cantidad de muertos por habitantes y estamos en el top five de contagios por millón de habitantes. Ya no hay más conferencias de prensa ni filminas de que ‘le estamos ganando al virus’.

Nuestro canciller, sufre de algún tipo de trastorno porque inventa conversaciones entre el Presidente y Biden. Estas cosas nos quitan seriedad y perjudican el posicionamiento de Argentina en el mundo. Eso sí, son el Gobierno de los Derechos Humanos.

Siguen cerrando las pymes, la inflación imparable, el dólar por las nubes, sube el desempleo y la única solución que encuentra el equipo económico es inventar y aumentar impuestos. Insisto, estamos dispuestos a trabajar en una reforma impositiva de fondo que baje impuestos al consumo y fomente la generación de empleo.

Terminamos el primer año del Gobierno con una caída del 14% del PBI, desocupación del 13%, cifra que no se alcanzaba desde el 2004, 50% de pobreza, 60 mil pymes que cerraron gracias a la cuarentena eterna y el Covid se llevó la vida de 43 mil argentinos.

Una diputada del oficialismo dijo hoy que es un día histórico, refiriéndose a las vacunas. Y sí, tiene razón. Es un día histórico porque es el día en el que al populismo se le cae la careta y ajusta jubilaciones”, cerró el diputado Federico Zamarbide.