«Argentina de Pie» pero en muletas: Según la CAME, cerraron 90.000 comercios

Actualidad

Desde mediados de marzo, como consecuencia de la pandemia, cerraron en el país un poco más de 90.000 comercios, según informó ayer la Confederación de la Mediana Empresa Argentina (CAME).

De acuerdo a una encuesta realizada por la entidad, “los primeros números reflejan ese impacto: el 15,6% de los locales comerciales del país cerraron, sin registro de que se hayan mudado a zonas más económicas”.

En el relevamiento, realizado entre el 1° y el 18 de diciembre en 39 ciudades de todo el país, se relevaron 82.629 comercios en 1.500 calles, de los cuales 12.843 estaban cerrados y vacíos, con 28.300 empleos perjudicados.

Además, comprobaron que la tasa de mudanza registrada solo alcanzó el 0,3%. “Es decir, la crisis fue tan profunda que los comercios ni siquiera pudieron compensar mudándose a zonas más baratas, como suele suceder en períodos recesivos”, dijeron desde la entidad que nuclea a pymes industriales y comerciales.

Los rubros más afectados fueron indumentaria, calzados, y decoración y textiles para el hogar.

“Proyectando los datos del relevamiento a todo el país, se puede estimar un total de 90.700 locales vacíos, con el cierre de 41.200 pymes, que involucran a 185.300 empleos”, concluyeron.

Otros datos relevantes que surgen del informe:

1) En el promedio país, cerraron 9 locales por cuadra.

2) La Patagonia resultó ser la región más afectada, con 22,7% de locales cerrados. En cambio, el NOA fue la zona menos perjudicada, con 11,5%.

3) En el caso de las galerías, hay provincias como Chubut con el 77,6% de locales cerrados; La Pampa con 63,6% o Formosa con 55%. En el otro extremo se ubica Salta con solo 9,1% o Corrientes con 10,6%.

4) Proyectando los datos del relevamiento a todo el país, se puede estimar un total de 90.700 locales vacíos, con el cierre de 41.200 pymes, que involucra a 185.300 empleos.

5) No todas esas pymes darán de baja sus CUIT. Se espera que, en los próximos meses, si todo se normaliza, de a poco vuelvan a reaparecer un porcentaje de ellos en la misma u otra actividad. Hay que recordar que es probable que el empresario pyme, aun en el peor momento, vuelva a levantarse y reiniciar su negocio, pese al daño ya consumado tanto para él, su familia, la de sus empleados, así como para el país.  

6) Aunque por el alcance de este relevamiento no pudo cuantificarse, se dio el fenómeno de que, en las ciudades medianas y chicas, donde la gente se conoce, muchos locales y pymes cerraron y pasaron a la informalidad. De este modo, por ejemplo, muchos comenzaron a vender en sus casas o por redes, aprovechando que sus clientes y la comunidad los conocen y rápidamente ubican su nuevo punto o modalidad de venta.