El senador Cobos presentó un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo que autorice las obras privadas de construcción

Actualidad Mendoza

Mientras que los empresarios y sindicalistas de la construcción se entrevistarán con el presidente Alberto Fernández esta tarde, a las 18.30, en Olivos, para intentar que se reanuden las obras en el sector privado y garantizar así unas 100.000 fuentes de trabajo que están en peligro por la paralización casi total de la actividad, el senador Julio Cobos presentó un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo Nacional que autorice las obras privadas y las incorpore en las actividades esenciales que configuran las excepciones al DNU 297/2020, sobre Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, y así garantizar que trabajadores de este rubro retomen sus tareas -similar a lo autorizado para las obras públicas- teniendo en cuenta los protocolos específicos.

El ex vicepresidente de la nación explicó que “solicitamos que las obras privadas sean incluidas en el listado de actividades y servicios declarados esenciales durante la emergencia. Entendemos que son actividades productivas que ayudarían a paliar la crisis desde el punto de vista económico, con bajo impacto en la circulación de personas en espacios públicos y con buen impacto en la economía familiar de los obreros de la construcción y afines”.

“Nuestra propuesta está basada en la necesidad de recuperar, en forma paulatina, actividades que pueden ser consideradas esenciales.  La reactivación de la construcción privada movilizará diversos sectores económicos y aliviará la situación de muchas familias, teniendo en cuenta la posibilidad de dar prioridad a la construcción de obras menores como viviendas unifamiliares, las cuales requieren una cantidad reducida de obreros por vivienda y considerando que la mayoría de los trabajadores de este rubro se desplazan por sus propios medios”.

El legislador mendocino señalo que “es importante aclarar que, de adoptarse esta medida, se deberán cumplir medidas estrictas que alcancen no solo a la actividad que se libera sino a la movilidad que se utilice para ejercerla, ya sea por transporte público o privado. Inclusive y de considerarse necesario, se puede prohibir la utilización del transporte público a estos trabajadores. Además, se deberán establecer normas específicas que garanticen el normal y correcto desempeño de las tareas, y a su vez la neutralización de potenciales contagios en el marco de esta pandemia. La Cámara Argentina de la Construcción y la UOCRA ya establecieron un Protocolo de seguridad que  puede ser tomado como referencia y aplicado en todo el país”.

“Cuando el Presidente de la Nación decretó la cuarentena en todo el país, se incluyó entre las excepciones a la obra pública y a negocios de cercanía relacionados como corralones y ferreterías; sin embargo, se excluyó a la obra privada. Lamentablemente, la realidad muestra que la obra pública es nula o escasa por eso pedimos que se revea y se incluya a la construcción privada en las excepciones”, concluyó Cobos.