Otro caso de violencia política: hostigamiento de un militante cornejista al dirigente peronista Germán Ejarque

Actualidad Mendoza

El discurso violento contra la oposición del actual presidente del radicalismo a nivel nacional, Alfredo Cornejo, solo alimentan el odio de muchos militantes de su sector contra otro que piensa diferente.

Un caso muy claro fue el episodio lamentable del empleado municipal de Godoy Cruz y militante de Cambia Mendoza, Rodrigo Aznares, que atacó a piedrazos el auto de la candidata peronista Gabriela Malinar en el barrio Jardín Sarmiento, bajo el argumento «esto es territorio de Cornejo».

Pero lamentablemente no es el único caso. Llamó la atención el tuit del dirigente peronista Germán Ejarque donde denuncia que el militante cornejista Nicolás Reynaga lo viene hostigando desde hace unas semanas y hasta se metió con su familia, llegando directamente en contra de sus dos hijos.

Si bien el hostigamiento y odio a Ejarque por parte de Reynaga viene desde la campaña del 2015, no obstante en estos últimos meses se potenció, no solo publicando fotos del peronista con dirigentes kirchneristas y con enunciados muy agresivos, sino que se pasó del límite de privacidad y publicó fotos de los hijos del dirigente peronista.

Se sabe que Reynaga es otro militante radical de Godoy Cruz, del mismo palo que Aznares, y que recientemente fue «premiado» con un cargo en el Ministerio de Salud de la provincia. Desde sus redes sociales el soldado de Suárez y Cornejo se declara » Intérprete en lengua de señas y Militante por y para las Personas con discapacidad y la Inclusión Social», no obstante, el constante hostigamiento a Germán Ejarque, que más allá de su compromiso político padece una discapacidad por una lesión en la médula que tuvo al nacer, solo desnuda la «hipocresía» del radical por el supuesto respeto a las personas con discapacidad que pregona y su total impunidad para atacar en beneficio de Suarez y Cornejo.

El origen del odio a Ejarque nace porque el peronista, por su experiencia en el área y conocimiento, está primero en el orden de mérito que elevó la comisión conjunta de Desarrollo Social (Diputados) y de Asuntos Sociales y Trabajo (Senado) para ser el Defensor de las Personas con Discapacidad de la provincia de Mendoza.

No obstante, Juan Carlos González a quién se le venció el mandato (de 5 años) en este mes de mayo, continúa ilegítimamente en ese cargo, sin muchas justificaciones. Solo hoy González tiene el mérito para «atornillarse al cargo» por el solo hecho de ser radical.

Desde distintas fuerzas políticas insistieron en el que el cargo no es político ya que representa a un sector muy sensible de la sociedad por lo tanto se evalúa la capacidad, formación y antecedentes de los postulantes. Sin embargo, el tema está en el «freezer» y González sigue cobrando todos los meses a modo de «beca» como funcionario del gobierno.

Para entender bien, el «soldadito» de Gonzalez y Cornejo es este militante radical, Nicolás Reynaga, que adoctrinadamente fustiga con constancia contra el legítimo merecedor del cargo vinculado al área de discapacidad, Germán Ejarque. Pero el muchacho se tornó más oscuro cuando publicó fotos de los hijos del peronista.

¿Esta es la política mafiosa que necesitan los mendocinos y mendocinas para salir adelante?

¿El radicalismo mendocino va a publicar otro comunicado repudiando lo que hace otro de sus militantes? ¿Son o se hacen?