Los cooperativistas vitivinícolas rechazan el tarifazo eléctrico que se viene del 62% ya que «afecta de lleno a los productores en una época con uso intensivo de pozo para riego y otros altos costos de producción»

Emprendedores

Sueldo neto, bruto, escala progresiva, retenciones, impuestos, son el peor coctel de este verano 2019 para cualquier mediano o pequeño productor que no sabe como sobrellevar su supervivencia ante la crisis socioecómica que viene padeciendo desde hace años nuestro bendito país. Para sumarle más ingredientes a este laberinto, esta semana se publicó en Boletín Oficial la Resolución del EPRE N° 07/2019 que contiene los nuevos valores de la energía eléctrica para el periodo febrero-abril 2019. De esta manera, según el consumo del usuario y su categoría tarifaria, la variación media a usuario final será del orden del 26%.

Este aumento surge como consecuencia de los precios estacionales dispuestos por la Secretaría de Gobierno de Energía de la Nación sobre el costo de abastecimiento, uno de los componentes de la tarifa eléctrica bajo jurisdicción nacional.

Si bien la Nación derogó desde principio de este año el beneficio de Tarifa Social y el Plan Estímulo de Ahorro, el Gobierno mendocino mantendrá ambos beneficios para los usuarios residenciales, tanto en sus criterios como en los mecanismos de aplicación vigentes al 31 de diciembre de 2018. No obstante, para los emprendedores locales, las Pymes y cooperativistas representa un nuevo duro golpe para su substistencia, ya que este nuevo tarifazo incrementa sus gastos un 62 por ciento más en relación a el mes de febrero del año pasado. Situación imposible de sobrellevar!

Para el “Riego Agrícola” y como una medida del Gobierno provincial para proteger las economías regionales, se ha implementado un mecanismo que permite “estabilizar”, a lo largo del año, el monto que se abona por el consumo de energía eléctrica en la categoría tarifaria de los regantes, a fin de que estos puedan soportar sus estructuras financieras y costos.

Esta “estabilización” es voluntaria y genera una factura con mayor previsibilidad y equilibrada a lo largo del año, disminuyendo el efecto de la estacionalidad de los consumos de esta categoría tarifaria. Se aplica a los consumos de los regantes que voluntariamente lo soliciten y se encuentren en el Padrón de Riego Agrícola (activos) aprobado por la Dirección de Servicios Eléctricos. Se indicará en las facturas del servicio eléctrico bajo la leyenda “Estabilización Riego Agrícola”.

Este nuevo concepto surge de la diferencia entre el promedio de lo que un regante consumió en los últimos seis meses y lo que consumió en el mes actual. El valor resultante se sumará o restará a la factura del mes. En la factura de agosto, se ajustan la totalidad de las “estabilizaciones” otorgadas/abonadas.

Ante el aumento de las facturas eléctricas desde el 1 de febrero, consecuencia de los precios estacionales dispuestos por la Secretaría de Gobierno de Energía de la Nación, la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI) plantea su rechazo a la medida. Este aumento repercute profundamente en los productores que utilizan pozos para regar sus producciones. Para ellos la suba promedia un 29% y la preocupación es mayor por el uso intensivo de energía que se hace en esta época para riego.

Algunos números sirven para reflejar la incidencia de este factor en los costos de producción. Se estima que el incremento tarifario anunciado impactará fuertemente en el bolsillo del productor vitivinícola, aumentado el costo de su factura eléctrica en un 29% (respecto de la situación sin aumento). Es importante destacar que a raíz del nuevo esquema tarifario, la factura eléctrica resultará un 62% mayor a la de febrero de 2018. Se estima, además, que el costo de la actividad de riego se incrementará en febrero un 36% interanual, pasando de $9.991 por hectárea en febrero de 2018 a $13.544 en febrero de 2019, representando cerca de un 12% de los costos anuales de producción.

[ot-caption title=»» url=»http://www.biencuyano.com.ar/wp-content/uploads/2019/01/Facturación-mensual-de-energía-eléctrica.jpg»]


El subgerente de ACOVI, Nicolás Vicchi, afirmó: “Es importante destacar dos aspectos: por un lado el impacto financiero, ya que el productor utiliza el pozo de manera intensiva en meses en los cuales debe afrontar elevados costos en fertilizaciones, curaciones y tratamientos. Esto puede afectar las decisiones a la hora del ahorro en el uso de riego por los altos costos de las facturas e impactar en la producción. Por el otro lado, la estructura impositiva que recae sobre la tarifa de riego agrícola es elevada, siendo más del 25% del total facturado”.

Esta situación fue planteada el año pasado en reuniones con funcionarios y en la audiencia pública que organizó el EPRE en junio de 2018, explicando el impacto negativo de nuevos aumentos para el productor. “Desde ACOVI consideramos que no solo debe plantearse el reclamo sino proponer posibles soluciones. En este sentido, hemos venido trabajando en una herramienta estabilizadora para ‘suavizar’ la curva de consumo eléctrico”, afirmó Vicchi.

En efecto, a través de un trabajo conjunto con el EPRE, se plantea un esquema de estabilización voluntario para tener un consumo con mayor previsibilidad y equilibrio a lo largo del año. Sobre la base de los consumos registrados en los últimos 6 meses, se determina un consumo promedio, monto que se utilizaría para calcular lo que abonará el regante en el mes correspondiente. A modo de ejemplo, el consumo de enero sería determinado por el promedio entre el consumo de ese mes y de 5 meses hacia atrás, permitiendo que el productor pueda destinar sus fondos para hacer frente a los costos de cosecha.

En la factura de agosto, se ajustarían la totalidad de las estabilizaciones otorgadas/abonadas. Al aplicar este esquema la curva de consumo eléctrico se “suaviza”, disminuyendo el nivel de facturación en los meses de uso intensivo del pozo e incrementándolo en los demás meses.

Esta posibilidad a la cual puede adherirse el productor aliviaría el costo del servicio eléctrico en meses en los cuales, como se mencionó, debe hacerse frente a elevados costos de producción y a su vez el cultivo requiere del recurso hídrico para su correcto desarrollo.

[ot-caption title=»» url=»http://www.biencuyano.com.ar/wp-content/uploads/2019/01/Costos-de-prod-vs-Costos-de-factura-eléctrica.jpg»]


“En los últimos años hemos trabajado intensamente en este tema con acciones como la mejora de la eficiencia energética de nuestras cooperativas a través de diagnósticos con el INTI y el acompañamiento en la gestión de préstamos para invertir en proyectos de este tipo. Por ello solicitamos también que se tenga en cuenta la disminución de la carga impositiva nacional y provincial y se revise la metodología del Fondo Compensador de Riego Agrícola,” concluyó el representante.