La «mano dura» al estilo Cornejo: Show represivo en los barrios humildes de Mendoza que termina con una nena de 3 años baleada en la cara por la policía provincial

Actualidad

Gracias al «Efecto Bolsonaro» que le hizo ganar las elecciones en el país vecino con un nefasto discurso de derecha, el 2019 estará cargado de «manito dura», «tolerancia cero» y represión sobre todo hacia «los negritos» y los «zurditos revoltosos». La figura de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich estará creciendo con el correr de los meses para convertirse en la gran candidata a la vicepresidencia de la Nación, acompañando a Mauricio. También se suma una horda de charlatanes que pululan con el mismo discurso en todos los canales nacionales de esta maldita televisión vacía de verano.

Con la seguridad al tope de todas las encuestas como una de las mayores preocupaciones de los argentinos, el gobierno salió a capitalizar el tema. La funcionaria macrista había quedado en el centro de las críticas cuando anunció un nuevo protocolo de uso de armas de fuego que fue rechazado por gran parte de la oposición y del oficialismo. La nueva normativa quitaba limitaciones al uso de las armas y fueron varios los distritos que decidieron no adherir.

El gobierno pareció haber tomado nota del peligro que implica tener fuerzas de seguridad mal preparadas y con vía libre para disparar y por eso se decantaron por la compa de 300 pistolas Taser y Bullrich explicó que ese tipo de armas pueden brindar una «respuesta adecuada frente a ciertas aglomeraciones» de gente.

A esto se le suma que la ministra de Seguridad también desmintió los datos presentados en la última semana por la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), quienes aseguraron que “el gobierno de Cambiemos mató una persona desarmada cada 22 horas”.

En ese sentido, Bullrich sostuvo que “hay que pedirle a la CORREPI los nombres y apellidos de quiénes son esos casos. Si en la Argentina hubiera un caso de gatillo fácil cada 22 horas estaríamos hoy con todas las fuerzas de seguridad echadas. No tendríamos un solo policía”.

Sin dudas, este clima de «mano dura» y de poner las cosas «a su orden», resulta el mejor juego del gobernador Alfredo Cornejo para su Mendoza y de alguna manera, es una buena forma de tapar el papelón que representa el Mendotran. «El protocolo represivo de Cornejo está en marcha» afirma el concejal de Guaymallén, Lucas Inostroza.

El referente del Partido Obrero dentro del Frente de Izquierda relató un lamentable capítulo de las fuerzas policiales comandadas por Alfredo Cornejo y Gianni Venier a comienzo de este año, es decir, la semana pasada «El jueves pasado, en el Barrio Lihue del departamento de Guaymallén, la policía realizó una razzia. La misma se había apostado en la zona luego de que se realizara un reclamo contra el Mendotran en el dicho barrio, organizado por el Polo Obrero y el Partido Obrero. La policía irrumpió en un domicilio para arrestar a dos jóvenes, pero se encontró el rechazo de vecinos de la zona que se empezaron a agrupar en la zona para repudiarla, frente a lo cual los uniformados comenzaron a disparar perdigones de goma a mansalva, hiriendo a Chela, compañera del Polo Obrero, y su beba de 3 años, que fueron rápidamente trasladadas al hospital por un grupo de compañeros».


«Esto hecho forma parte del modus operandi policial ordenado por el Gobernador, ya que también ese día ocurrió el amedrentamiento de manifestantes que se agruparon en la Plaza Independencia de Ciudad, al punto de llegar a intentar arrestar a dos menores de edad bajo la excusa de robo, lo que ocasionó el descontento de todos los presentes. Así también se manejo el dispositivo policial ordenado por Cornejo, trasladando un enorme operativo que incluyó infantería, en la puerta de Canal 9, con el fin de dispersar a los manifestantes que se habían trasladado al lugar para repudiar la presencia del ministro de Transporte, Natalio Mema», relata Inostroza.

El edil del FIT Guaymallén agrega «Todos estos hechos no son novedosos y se encuadran en la política de Cambiemos de amedrentamiento mediante la fuerzas represivas que ha implementado la Gobernación en la provincia y que tiene los antecedentes del desalojo sin orden previa de vecinos que habitaban un asentamiento en Rodeo de la Cruz; la detención y procesamiento de los y las feriantes populares en la Estación Belgrano; el ingreso de Infantería sin orden previa al galpón municipal de Servicios Públicos de Guaymallén en el marco de un paro nacional, por nombrar algunos de los ocurridos en el departamento más populoso de Guaymallén».

«Desde el Partido Obrero y el Polo Obrero en el Frente de Izquierda rechazamos esta política de impunidad al aparato represivo que implementa Cambiemos en la provincia y en el departamento, para poder garantizar así la aplicación de su política de negocios privados en desmedro de la mayoría laboriosa, trasladándola a través de tarifazos», denuncia Inostroza.

Y concluye «En línea con este rechazo realizaremos una campaña por las plenas libertades democráticas de la población comenzando por la exigencia de que sea separada del cargo la autoridad policial responsable de las heridas de Chela y su hija. Con este reclamo iremos a todos los estamentos correspondientes, acompañados por la movilización política de las barriadas populares para quebrar la política represiva y antidemocrática».