Bronca del 21F: Mendoza marcha hoy desde las 18 hs contra los tarifazos, el sacudón del transporte público, los despidos, los bajos salarios y la precariedad laboral

Actualidad

La movilización convocada por el líder sindical Hugo Moyano para este miércoles 21 de febrero a nivel nacional tendrá su réplica en Mendoza y en San Luis, donde diversos gremios provinciales confirmaron su participación en la marcha. También estarán presentes organizaciones sociales, partidos políticos tales como el sector de La Cámpora y el Frente de Izquierda de los Trabajadores, que acompañarán los reclamos de «basta de ajustes al pueblo trabajador», el notable incremento de hoy del transporte público, el tarifazo constante de los servicios públicos, la precariedad laboral, la desocupación, que hacen que la realidad mendocina sea insostenible.

Según informaron desde la Central de Trabajadores de la Argentina – Mendoza (CTA Mendoza), la concentración será a las 18 en Garibaldi y San Martín, en el famoso KM Cero de la ciudad de Mendoza, desde donde las columnas de manifestantes marcharán hacia la Legislatura, donde se realizará un acto en el cual se leerá un comunicado que «refleja los reclamos de los y las trabajadoras, en pos del progreso y contra el ajuste que beneficia a una mayoría privilegiada en perjuicio de la inmensa mayoría de argentinos».

El documento fue instituido por los distintos representantes de asociaciones gremiales, centrales obreras, organizaciones sociales y estudiantiles de la provincia; que participaron de una conferencia de prensa en las instalaciones del SATSAID, en la cual se anunció la movilización del #21F.

En dicho encuentro, los dirigentes que confirmaron la participación de sus gremios en la movilización son Gustavo Correa (CTA Mendoza), Marcelo Aparicio (Satsaid), Mariana Ábrego (Federación Universitaria), ‘Polo’ Martínez Agüero (CTA Autónoma), Sebastián Henriquez (SUTE), María Luisa Nasif (SADOP), Francisca Staiti (Fadiunc), Martín Caín (UPJCM), «Roly» Firmani (Atilra), Sergio Giménez (La Bancaria), Adriana Domínguez (Judiciales), Horacio Ravera (Gráficos), Federico Lorite (Sitea) y Roberto Macho (ATE). En tanto, la cúpula provincial de la CGT dio «libertad de acción» a sus afiliados.

Correa, por su parte, puso en valor «esta voluntad y capacidad en Mendoza de construir la unidad de los sectores que luchan, más allá de las pertenencias de cada uno; y sostenerlo en el tiempo», en referencia al compromiso, participación y unidad de los diversos sectores que conforman la clase trabajadora provincial.

En ese sentido, el dirigente intentó desligar la manifestación del #21F con la figura de Hugo Moyano, quien está siendo investigado por la Justicia y enfrentado nuevamente al Gobierno nacional: «Esta no es la marcha de un nombre propio; es la marcha de los trabajadores, quienes entendemos que hay que dar la pelea en la calle con la mayor unidad posible»..

«Marchamos porque en la provincia de Mendoza necesitamos trabajo y un salario digno, porque debemos frenar el ajuste tarifario (siguen aumentando sideralmente el transporte, la luz, el gas, etc.); porque están empobreciendo a la clase trabajadora y a los sectores populares», sentenció Correa.

 

El sacudón del boleto del transporte público

Desde enero de 2016, el valor de la tarifa mínima del transporte público en Mendoza casi se triplicó. Durante el gobierno de Alfredo Cornejo, el pasaje de colectivo aumentó de $ 4 a $ 11 pesos.

El primero de los incrementos tuvo lugar en enero de 2016, menos de un mes después de que asumiera Cornejo como gobernador. En aquel momento, el incremento fue del 50 por ciento pasando de $ 4 a $ 6. No obstante, el mismo mandatario se había encargado de señalar que él no había firmado el decreto, sino que este lo había dejado firmado Francisco Paco Pérez, pero que no lo había publicado en el Boletín Oficial para que fuese válido. Finalmente, esto último lo hizo Cornejo.

En el 2017, el pasaje mínimo volvió a subir a pasos agigantados. Llegó a 8 pesos en los inicios del año y a mediados tuvo un nuevo aumento hasta llegar a los 8,50.

En tanto, este miércoles se oficializó una nueva suba, llevando el pasaje a $ 11, aunque por cuestiones técnicas comenzará a regir desde este jueves.

 

Otro aumento «a todo gas»

Las empresas distribuidoras y transportistas de gas arrancaron con las tres audiencias públicas que terminan mañana. Allí se discutirá el porcentaje de aumento que recibirán desde abril, junto con una nueva metodología para estabilizar las facturas y que no haya grandes diferencias entre los meses de otoño-invierno (con mayor consumo) y primavera-verano. Llega el turno de Ecogás, que pediría un incremento promedio del 50% (esta empresa da el servicio en Mendoza), ya que varía de acuerdo a las categorías. Un consumo medio de $500 pasará a $800.
Estas audiencias, convocadas por el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), no son vinculantes, por lo que hay que esperar que el Gobierno nacional, por medio del Boletín Oficial, decida el incremento y lo publique por medio de un decreto.
El ajuste en las facturas, contando cada subdivisión (lo que se paga a las productoras y lo que va a transportistas y distribuidoras) será cercano al 40% en el país, con lo que acumulará entre el 80% y el 100% interanual, ya que las anteriores actualizaciones fueron en abril y diciembre pasados.

21F: La multitudinaria marcha en Buenos Aires

La movilización de hoy en Buenos Aires estuvo respaldada por Camioneros, ambas CTA, ATE, la Corriente Federal de los Trabajadores, partidos de izquierda y organizaciones sociales como Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la Confederacion de Trabajadores de la Economía Popular. También, dirigentes del kirchnerismo y gremios docentes como Ctera y Suteba y otros como La Bancaria.

El acto central de la movilización del sindicalista Hugo Moyano fue multitudinaria. Los manifestantes se concentraron en la avenida 9 de Julio, en Capital Federal, para marchar junto al gremialista.

Columnas de manifestantes del gremio de Camioneros, la Corriente Federal de Trabajadores, las dos Central de Trabajadores de la Argentina, movimientos sociales y sectores políticos como el kirchnerismo y la izquierda son los que se congregaron para esperar el comienzo del acto -que fue antes de las 15-, sobre el escenario montado de espaldas al ministerio de Desarrollo Social, en la intersección con la avenida Belgrano.

En los principales cruces también se instalaron las tradicionales parrilllas y puestos de comidas, que ofrecían choripanes, bondiolas y hamburguesas, y los toneles con hielo para enfriar aguas y gaseosas.

Frente al palco, de cara a la zona sur, se ubicaron decenas de butacas donde se sentarán los invitados más importantes para escuchar los discursos de los dirigentes de las CTA, Hugo Yasky y Pablo Micheli; el bancario Sergio Palazzo y Esteban ‘Gringo’ Castro por los movimientos sociales.

El último y principal orador alrededor de las 16 fue el secretario general del gremio Camionero, Hugo Moyano, desde el escenario montado en la Avenida 9 de julio y Avenida Belgrano, pasadas las 15.  «No tengo miedo de ir preso», sentenció.

«No me voy a ir, no tengo plata afuera», agregó luego ante una multitud -los organizadores afirmaron que había 400 mil personas- para rechazar las acusaciones en su contra.

Durante su breve alocución, en la que se cuidó de mencionar el llamado a un paro nacional como pretenden algunos de sus actuales aliados, Moyano rechazó que la movilización contra el gobierno sea para esquivar las causas judiciales en su contra y afirmó que tiene «las suficientes pelotas» para defenderse solo.

En tono camionero, continuó: «No me cagué nunca, y si hay un problema que se queden tranquilos, que voy a poner las que tengo que poner». Luego pidió disculpas por los términos. «Me salió el camionero de adentro», dijo.

En otro pasaje de su discurso, se dirigió directamente «al señor Presidente: no somos golpsitas como fueron ellos en su momento. No somos antidemocráticos. Sí somos luchadores y vamos a luchar incansablemente hasta que reconozcan todos los derechos de los trabajaores».

Luego dedicó una cita de Octavio Paz a Macri, auqneu sin nombrar al Premio Nobel porque no recordaba su nombre: «Toda victoria es relativa, toda derrota es transitoria».

Con tono más tranquilo a medida que fue avanzando en su alocución, el ex líder de la CGT criticó las políticas del Gobierno: «Multiplicaron los pobres y todavía nos quieren hacer creer que sus políticas en el futuro nos van a beneficiar, es mentira. Los ataques gremiales son para destruir la defensa que puedan tener los trabajadores. Eso es lo que venimos a decirle en una marcha pacífica», subrayó.

Y recordó que «el país se pacifica con salarios dignos». El cierre estuvo al tono de sus antecesores en el micrófono: «Los gorilas no pueden conducir más el país», concluyó.

En la manifestación de hoy lo apoyó sólo un sector de los gremios que formaron parte de su corte histórica. Sin la participación de una gran cantidad de gremios Moyano tuvo el respaldo de una gran movilización pero, a la hora de pelear a partir de la semana que viene la reorganización de la CGT, le faltarán sindicatos y congresales.