El gobernador que no tranzó con Macri: Con la Reforma Previsional «Se legitima ceder a Nación $65 mil millones de los jubilados que irán a la provincia de Buenos Aires” denuncia Alberto Rodríguez Saá

Actualidad

Solo uno de los gobernadores de nuestro país nunca se comió «el verso» de Macri. Nuevamente El Alberto, que siempre demostró rebeldía frente a esta gestión, fue quién se despegó de este pacto «pseudofederal». El líder puntano nunca apareció en las últimas fotos de los gobernadores con Macri, está ofuscado porque desde hace tiempo mantiene una deuda de coparticipación que aún falta cumplir entre Nación y San Luis.

Trece gobernadores y el jefe del gobierno porteño habían respaldado horas antes del inicio de la sesión en Diputados el plan de reforma previsional y el bono compensatorio para jubilados en una reunión que mantuvieron con el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y legisladores, dentro del palacio. El Alberto nuevamente pegó el faltazo. La idea de ese encuentro era mostrar al Gobierno respaldado en su iniciativa por los mandatarios, y así conminar a los diputados de esos distritos, gobernados por el oficialismo y el justicialismo, a votar en favor del proyecto de reforma previsional, el primer paso del pacto fiscal que busca dar un mayor orden a las cuentas públicas y reducir el déficit fiscal. Pero sus diputados que responden al peronismo puntano finalmente votaron en contra, salvo el radical José Riccardo.

Ya lo había anticipado el mes pasado el gobernador de San Luis en un plenario de comisiones en el Senado que su provincia, la única que no firmó el consenso fiscal entre la Nación y las provincias, va a entrar en este juego de república unitaria: «la provincia de San Luis no pertenece ninguna liga de gobernadores». «Es autónoma»,  añadió el puntano.

Durante la entrevista que brindó el pasado miércoles en el noticiero“Noticias 13”, de San Luis TV, El Alberto hizo hincapié en los errores del consenso fiscal y criticó el modelo de gestión del presidente Mauricio Macri: ”Hay dos relatos. Yo voy a tratar de hacer un tercero o volcarme en uno. Uno hace hincapié en los grupos de inadaptados, tirando piedras contra la Policía; el otro, el que habla de la represión policial que provoca heridos o la Policía militarizada. Es violencia siempre y eso duele. Deja un antecedente, y nosotros tenemos que ser prudentes porque abre heridas”.

Asimismo explicó que “el diálogo que hablaba Macri es que vos hablás y otro escucha, y viceversa. Cuando dice el presidente: “La oposición habló”, es cierto, pero no fue escuchada”.

También recordó que “el problema comienza cuando se habla del pacto fiscal entre las provincias, pero en realidad fue entre la provincia de Buenos Aires y la Nación versus el resto de las provincias. Entra en una política de ajustes. Va y mete la mano en los jubilados, y esa plata la van a transferir a la provincia de Buenos Aires, y luego hacen un toque y retoque para tratar de acomodar”.

Asimismo, mencionó que cuando San Luis dijo no al consenso fiscal fue porque los representantes puntanos (el vicegobernador Carlos Ponce; la ministra de Hacienda, Natalia Zabala Chacur; y el fiscal de Estado, Eduardo Allende) “tenían muy poca información y todo era enredado. Por eso no firmamos. Aparte nos pedía que renunciáramos a los juicios. Hoy en los juicios ganados tenemos como mínimo $15 mil millones de pesos. No me pueden ofrecer $200 mil por año por 10 años. Si yo firmo eso, toda la oposición me puede acusar de que ‘usted está en mal desempeño”.

También señaló, principalmente para los intendentes opositores, que el pacto fiscal “dice que los municipios tienen que someterse a como la Nación dicte las formas para las tasas municipales”. Esto significa que pierden la autonomía las provincias y las intendencias.

“Todo eso se cede a la Nación para legitimar que $65 mil millones salgan de los jubilados a la provincia de Buenos Aires”, afirmó, y agregó: “Cuando vos transferís, le quitás a los pobres y le das a los ricos. Y esa masa de gente humilde no tiene cómo reclamar. Y ahora el Gobierno tiene en caja $65 mil millones. ¿Quién pierde? Los jubilados, algunos que ayer venían en la marcha, quienes repudiaban la ley y la violencia, porque es violencia cuando te quitan el dinero y no argumentás”, aclaró.

Tras ver un video donde disertó en el Senado, recordado por frases como “el consenso hay que hacerlo en la calle con los jubilados”, y “nosotros queremos que los jubilados ganen más”, Alberto explicó lo que sucedió ese día y mencionó que la Iglesia argentina sacó un mensaje diciendo que “en momentos de crisis, el mayor esfuerzo lo debe hacer el que más tiene”.

Por último, el mandatario ejemplificó que antes una persona se jubilaba y era una celebración porque iba a descansar con un buen pago, pero hoy “nadie se quiere jubilar, porque vienen los manotazos y te quitan la plata y la esperanza”.