En Mendoza, año nuevo… «trole» nuevo… quieren reestructurar la empresa estatal y remover trabajadores ¿Beneficio o negociado?

Actualidad

El plan integral de reducción de costos que viene aplicando Cornejo y su gente en diversas entidades estatales la provincia de Mendoza sigue sumando nuevas víctimas. En esta oportunidad, cayó el «trole mendocino» con el fin de generar una conversión de la Empresa Provincial de Transporte de Mendoza (EPTM) en una sociedad anónima es reducir al 40 por ciento su planta total de personal.

La EPTM tiene más de 470 empleados actualmente, pero el Gobierno quiere que queden menos de 200 luego de su desaparición. Ese sería el número de empleados que efectivamente cumple tareas vinculadas a la línea de colectivos (grupo 11), el metrotranvía y los troles. El resto se encuentra en cambio de funciones o desarrolla tareas gremiales.

Para la gestión actual, esta carga es demasiado pesada y puede llevar a que «en febrero no haya plata para pagar los sueldos», advirtió Sergio Marinelli, secretario de Servicios Públicos de la provincia.

La opción para evitar el colapso es el cierre de la EPTM antes del 31 de diciembre y la sanción de la ley que la convierte en una sociedad anónima. Esta nueva figura permitirá celebrar nuevos contratos con los trabajadores y disponer el traslado de aquellos que no considere necesarios, ya que los empleados deberán contar con el aval del directorio para continuar en la empresa.

Leopoldo Cairone, el director de la EPTM, detalló que ya ha reubicado –operativa pero no efectivamente– a 70 empleados en otros organismos del Estado y que unos 50 más han manifestado que quieren jubilarse o pedir el retiro voluntario. Así, serán aproximadamente 270 los que se queden trabajando. Esto porque, según explicó Cairone, el objetivo de la nueva SA del Estado es que emplee a un promedio de 5 o 6 trabajadores por colectivo. Actualmente son 45 las unidades que están realizando los recorridos de la las líneas 11, 12 y metrotranvía.

Cairone contó que dentro de la empresa se está realizando una reestructuración, que se inició con un relevamiento y en una reubicación de los empleados. Fueron 70 los trabajadores a los que se ha ofrecido cambiar de lugar de trabajo.

En cuanto a las áreas de traslado, algunos van a ser parte del cuerpo de inspectores de Defensa del Consumidor, otros van a quedar en Vialidad Provincial, y un sector más en los talleres de vehículos del Ministerio de Seguridad. Por el momento, estas son las reparticiones que recibirían a los trabajadores de la EPTM.

Por otra parte, Cairone explicó que está en conversaciones personales con los empleados que van a quedar formando parte de la sociedad anónima para garantizarles su puesto de trabajo.
Además, agregó que alrededor de 50 empleados han manifestado querer retirarse voluntariamente, o jubilarse antes de tiempo. Son aquellos que tienen al menos 20 años en la empresa y les toca una suma de dinero importante para dar por terminada su relación con el Estado.

En tanto, los delegados gremiales Jorge Chávez (ATE) y Dante Guaquinchay (UPCN) aseveraron que en no es verdad que la gente se quiera ir por sus propios medios, y que de aprobarse la ley, habrá despidos, y no «una transformación pacífica» como quiere el Ejecutivo.

Por este motivo, dijeron que habrá manifestaciones frente a Legislatura «cada vez más populares», adelantó Chávez, y sumó: «Es más, le hemos pedido a nuestras familias que nos acompañen, en defensa de nuestros puestos de trabajo».

Ayer a la mañana, trabajadores y trabajadoras de la Empresa Provincial de Transporte se concentraron en la Legislatura provincial contra la privatización y el vaciamiento impulsado por el gobernador Cornejo. Acompañados por otros sindicatos como Sadop y Judiciales, entre otros, centenares de trabajadores y trabajadoras organizados en ATE, rechazan el proyecto de Ley que pretende disolver la actual EPTM.

Los trabajadores denuncian que la nueva empresa que el gobierno pretende crear, abre la puerta a la privatización de la empresa, tercerizando algunos de los recorridos que hoy presta el trole. Además, el proyecto proyecto establece que la nueva empresa emplearía a solo 180 de los 475 trabajadores y trabajadoras que hoy cumplen funciones en la EPTM. El resto tendría un futuro incierto, ya que el proyecto estipula la reubicación del personal en otras áreas del estado, aunque no establece el presupuesto necesario para ello, por lo que muchos quedarían en la calle.

También estuvieron presentes trabajadores del Zoo de Mendoza, que denuncian el vaciamiento que viene llevando adelante el gobierno provincial, vulnerando los derechos de sus trabajadores y de los animales.

En la Legislatura, fueron acompañados por legisladores y legisladoras del Frente de Izquierda, quienes adelantaron su rechazo al proyecto oficial, que se votará la semana que viene en la sesión de diputados. La senadora del FIT, Noelia Barbeito, llamó a todas las organizaciones sindicales, estudiantiles, sociales y políticas a defender a los trabajadores, conformando una mesa provincial en defensa del trole.