El singular humor del intendente Rufeil: Sobre la gran ola de inseguridad en San Martín, la única respuesta es «llamen al 911»

Actualidad Mendoza

Ya todos lo conocen! El intendente de San Martín, Raúl Rufeil, no se hace cargo de nada y en el momento de las excusas es un campeón.

Ya lo hemos escuchado hasta el hartazgo a Raulito que por culpa «de la pesada herencia» el Municipio no puede hacer nada. No más obras públicas, no más colonias de verano, no más eventos culturales ni deportivos, no más nada…

Ahora con la pandemia, el municipio entró directamente en un estado de «hibernación». Dejó que la gente se ría de la cuarentena paséandose por las calles del centro de San Martin, no actuó para atender a los trabajadores golondrinas varados en la Terminal, no hubo controles sanitarios preventivos entre los vecinos… todo librado al azar.

En materia de seguridad también la gestión Rufeil sigue en estado «dormido». Una gran ola delictiva acecha a los vecinos del Departamento en estas últimas semanas.

Frente a esta preocupante situación los vecinos se acercaron a la Municipalidad de San Martín para hablar con el intendente, Raúl Rufeil y pedirle que adopte urgentes medidas ante el “aumento en los hechos de inseguridad que estamos padeciendo”.

El intendente Rufeil, sin ideas ni soluciones, consideró que «la policía está al límite de sus recursos humanos y de movilidad» y reconoció que «está al tanto de los hechos de inseguridad y de que la comuna ayuda con preventores e insumos, pese a la asfixiante situación financiera».

Una vez más, el intendente Rufeil se salió con la suya y en vez de hacerse cargo de la situación le pidió a los vecinos representantes de los distintos barrios de San Martín que “realicen las denuncias respectivas al 911 o la Fiscalía porque de lo contrario, estos no quedan registrados como hechos de inseguridad” .

Al término de la reunión con Rufeil, los vecinos quedaron atónitos en la puerta de la Municipalidad ante semejante respuesta, pensando desconcertados si era una humorada o era real. Mientras tanto la inseguridad continúa y la Muñí «anestesiada» por el doctor.