Efecto coronavirus: Las provincias alientan la venta online pero el vacío legal la convierte en una aventura marginal que rompe la cuarentena

Actualidad

Ante la desesperación de la gente por el parate económico que le impide trabajar, de no poder generar ingresos, de no llegar a fin de mes, de tener una persecuta tributaria que lo sigue acosando, de no tener respuestas concretas por parte de los gobiernos nacionales-provinciales-municipales, de no tener bancos con sensibilidad para ofrecer créditos a tasa 0… en síntesis, de estar totalmente desolados a la deriva del Titanic… empieza a generarse desde la clase política surrealista la ilusoria idea de reactivación productiva con la «venta online»…

Una real «venta de humo» que proponen los gobiernos provinciales para jugar con la ilusión de la gente y «entretener» la angustia por unos días… ¿Alguien me puede explicar como hace un peluquero para cortar el pelo de manera online? ¿Corta por videollamada? ¿Todos los comercios están preparados formativamente para usar aplicaciones, plataformas, entender las características de cada red social? ¿Cómo anda la señal de internet en tu zona? Puro chamuyo, amigo cuyano…

Tanto el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suarez, como su par de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, como el sanjuanino Sergio Uñac, han realizado declaraciones públicas donde alientan a que los comercios de rubros que aún no están exceptuados en la cuarentena obligatoria, puedan realizar sus ventas al público de manera online. Con esa ilusión juegan con aquellos que tienen comercios minoristas de calzados, de ropa, marroquinería, decoración, electrónica, electrodomésticos, juegos y juguetes, entre otros.

Esta ilusoria realidad también se está habilitando en otras provincias, como Salta, Córdoba, Buenos Aires… sinceramente, y hasta peco de pesimista, en un país retraído económicamente, con un destino sanitario-económico-social incierto ¿Alguien tiene ganas de comprarse una pilcha para estar luciendo en cuarentena de tu casa?

Pero más allá del comentario mala onda, además hay un vacío legal que hace que la práctica de venta online rompa con la cuarentena y del respectivo decreto presidencial.

Supongamos que la famosa venta «on line» es todo un éxito… ¿Cómo hace un dueño de comercio para deambular legalmente por las calles de la respectiva ciudad sin violar la cuarentena? El dueño del comercio al implementar la venta online tiene que ir a preparar el pedido en el local comercial donde está su mercadería. Para ello, si el local no está en su propia casa, deberá trasladarse hasta un determinado destino… existe dos maneras de llegar: esquivar a la poli o, en el caso de ser parado por las fuerzas policiales, chamuyarlo y explicarle la particular situación… en ambos casos, el acto legal está ausente. Por eso es fundamentar legislar antes de implementar esto el próximo lunes, justamente para que no sucedan estos incidentes…

Seguimos con la novela… si el dueño del comercio tiene la suerte de que no lo pare la poli en el ingreso a su local comercial… tendrá el enorme desafío de llevar el pedido de mercadería a su comprador solicitante. Sinceramente la venta online se convierte más en una aventura marginal que una fuente de ingreso.

En estos momentos, el servicio de delivery entra en la legalidad si es un producto gastronómico, dentro del rubro esencial, o vinculado al sistema sanitario. En el caso de los fleteros quedan aún afuera del sistema, por estar en la categoría de «movilidad social» y ya piden a gritos en todo el país poder volver a trabajar, ya que la crisis lo lleva al abismo.

Otro inconveniente. Cada empleado tiene una declaración jurada ante la ART que llega a una hora y sale a la calle a otra y, en consecuencia, le cubre ese horario comercial. Entonces, si el dueño del comercio tiene que implementar un servicio de reparto, es muy probable que exista un cobro extra que va directo al bolsillo del cliente comprador.

Por otro lado, la poca actividad comercial implica que exista menos trabajo, lo cual repercute directamente en el poroteo del personal y un inminente recorte de sueldo por día «no laborable» ¿Le sirve al comerciante tanto desgaste?

Para que la venta online o telefónica progrese es necesario que cada provincia legisle en función de un efectivo «protocolo de entrega», un permiso que autorice ese sector emprendedor para poder circular legalmente y sin inconvenientes por una determinada zona de influencia. Además de tener en cuenta ciertos aspectos laborales entre la relación empleado-empleador para no generar futuros conflictos.

Ya anticipamos, que la cuarentena administrada que supuestamente se inicia el lunes viene con problemas que, si no resolvemos a tiempo estos detalles, podrá fracasar y generará más angustias que satisfacciones en los emprendedores y comerciantes de la región.

Por. Julián Galván. Director BienCuyano