¿La Guerra de los Albertos? Rodríguez Saá se le plantó al presi sobre la negociación de la deuda «O defaulteas o acordás»

Actualidad San Luis

La luna de miel se le está terminando al presidente de la Nación, Alberto Fernández. Los gobernadores «del palo» y los que no lo son se están poniendo un tanto impacientes por la parálisis que hay en Casa Rosada en cuanto acciones concretas y fondos… mientras que en las provincias la situación se pone cada vez más candente puertas adentro y con cada vez menos billetes…

El puntano Alberto Rodríguez Saá se le plantó hace unos días a Alberto Fernández en un asado que compartieron con otros gobernadores en Olivos, donde aprovechó para sugerirle que tome definiciones rápidas y saque al gobierno de la parálisis, en alusión a una crítica que se extiende entre sus pares.

«O defaulteas o acordás, pero esto no se aguanta», dijo Rodríguez Saá el último jueves, según afirma el medio Política On line que le confiaron fuentes que participaron del almuerzo en que el puntano se mostró muy duro al considerar que el «gradualismo» puede ser perjudicial para el Gobierno. Alberto le respondió que la renegociación está en proceso y el tema avanza.

El cónclave fue el último jueves, luego de que el presidente presentara con Ginés González García el Plan Remediar, en un acto del que también participó el puntano y gobernadores como Jorge Capitanich (Chaco), Gerardo Morales (Jujuy), Sergio Ziliotto (La Pampa) y Gustavo Bordet (Entre Ríos), entre otros.

Sin dudas, los gobernadores están molestos por la «parálisis» que ven en el Gobierno Nacional. El que hizo el planteo más duro fue el santiagueño Gerardo Zamora, que fue a ver a Alberto la última semana junto al tucumano Juan Manzur.

El santiagueño es un dirigente muy importante en el esquema de poder del Frente de Todos (tiene 3 senadores y 7 diputados, y su esposa es la presidenta provisional del Senado) y fue cruel en su crítica al gobierno.

Zamora llegó con bronca a la reunión porque no sale el nombramiento de un hombre suyo como nuevo titular del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna). Se trata de Carlos Lugones Aignasse, que hasta diciembre era juez de la Corte santiagueña. Zamora lo hizo renunciar para que asuma como titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), pero sólo estuvo de manera «provisoria» por algunas semanas. Al final ese lugar fue para Paola Tamburelli.

A Lugones Aignasse lo corrieron de la ANAC (donde no pudo tomar ninguna decisión porque nunca fue oficializado) con la promesa de que lo designarían en el Orsna. Pero el decreto con su designación nunca se publicó y el ente sigue acéfalo.

Como explicó este medio, el enojo de Zamora por el Orsna es apenas uno más de gobernadores y dirigentes peronistas porque no salen las designaciones y hay muchas áreas que están paradas. Además se quejan porque tampoco Nación gira fondos, en una actitud que podría incluso poner en riesgo a los aliados de Alberto en el Congreso.