Tras 12 años de la aprobación de la Ley 7722, el Senado dio vía libre al proyecto de exploración en Hierro Indio

Actualidad Mendoza

El Senado mendocino finalmente aprobó por amplia mayoría la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la exploración en Hierro Indio, con lo que se podrán iniciar las tareas que buscan determinar si es redituable la explotación comercial en la zona. 

La iniciativa, que ya tenía media sanción de Diputados, se convirtió en ley con 30 votos a favor y 1 en contra, esta última por parte de Lautaro Jiménez (FIT). Además, hubo cuatro abstenciones, por parte del peronismo (Luis Böhm, Patricia Fadel y Fernanda Lacoste) y la izquierda (Víctor da Vila).

La votación fue similar a la de Diputados: todos los partidos manifestaron su apoyo, con excepción del FIT, cuyos legisladores sostienen que esta aprobación «esconde» la intención de flexibilizar la ley 7.722 que prohíbe la utilización de ciertas sustancias químicas en la actividad minera.

De esta forma, una vez que el Ejecutivo promulgue la autorización legislativa, comenzarán las dos etapas de exploración en el lugar, lo cual podría llevar más de dos años. Luego de esto, se tendrá una dimensión de cuánto hierro se puede extraer. 

Presentes: El Secretario de Ambiente Humberto Mingorance acompañado por el Intendente electo de Malargüe Juan Manuel Ojeda

Este primer proceso consiste en la toma de muestras y la realización de mediciones, el cual no utilizará agua ni químicos para la perforación.

Tampoco durante la etapa de explotación se demandaría el uso de sustancias prohibidas por la 7722. Las características de este yacimiento permiten la extracción y concentración del hierro por medios convencionales. En la etapa de exploración se invertirán 2 millones de dólares y tendrá una duración aproximada de dos años para conocer con precisión el volumen de las reservas de hierro existentes.

“Esta es una etapa de exploración, que tiene impacto nulo. En el caso de la posibilidad de que Hierro Indio pudiera ser explotado comercialmente, cabe aclarar nuevamente que es un proyecto que no utiliza sustancias químicas para la separación del mineral, y por ello se encuadra en lo que pide la 7722. Además, si la exploración justificara la inversión privada, se debería realizar otro procedimiento ambiental que volvería a pasar por la Legislatura para aprobar la explotación; por eso esto es solo un paso inicial”, explicó el presidente del bloque de senadores UCR, Diego Costarelli.

Y destacó: “Este gobierno ha trabajado siempre con mucha transparencia y ha comunicado con honestidad todo lo que se ha trabajado con profesionales idóneos para demostrarle a la sociedad que la minería se puede trabajar lícitamente. No hay nada que ocultar, somos coherentes en el modo de trabajar en todas las áreas de gestión. Por eso, creemos que una vez superada esta primera instancia, si todas las condiciones están dadas, sería muy beneficioso para Malargüe y para toda la provincia que Hierro Indio pudiera explotarse”.

La concesión está a cargo del empresario argentino Guillermo Re Kühl, presidente de Hierro Indio S.A.

Se cree que hay unas 100 mil toneladas por año, que podría reemplazar un 30% del total de las importaciones de hierro que hoy realiza el país. Para Mendoza, esto representaría obtener un 3% del valor de la venta del material en regalías, sumado a un 1,5% destinado a obras de infraestructura con la localidad si se implementa el último Acuerdo Federal Minero.

Datos sobre la Declaración

La denominada DIA, que fue remitida por el Poder Ejecutivo para su aprobación legislativa, corresponde a la etapa de exploración, en la que se determinará cuál es el potencial que tiene la cantera. Se trata de una fase que no utiliza volúmenes importantes de agua ni sustancias tóxicas prohibidas en la Ley 7722, según manifestó el secretario de Ambiente.

Para llegar a la DIA, se pidieron dictámenes a los Municipios de Malargüe, San Rafael y General Alvear, así como al Departamento General de Irrigación, el IANIGLA y la Dirección de Recursos Naturales.

La mina, permanece inactiva desde hace más de 45 años, cuando en 1973 frenó su producción. El yacimiento se encuentra a 70 kilómetros al noroeste de la ciudad de Malargüe, en plena cordillera de los Andes.

La actividad comenzó en 1935, cuando otorgaron la primera concesión. En las épocas de máxima actividad, se llegaron a extraer entre 30 y 60 toneladas de hierro diarias. Por eso, se calcula un potencial de extracción de 100.000 toneladas al año.