Los empleados del Zoo mendocino envían carta a Cornejo solicitando un cambio pero con diálogo de todos los sectores

Actualidad

Los empleados del Zoológico de Mendoza le enviaron una carta abierta al gobernador Alfredo Cornejo solicitando una urgente transformación de dicho lugar, pero también le advierten que sea trabajando mancomunadamente desde todos los sectores, para no sufrir nuevos episodios desgraciados. Bien Cuyano reproduce la gacetilla de prensa y la correspondiente carta al gobernador mendocino:

«En virtud de los hechos acontecidos,  que son de público conocimiento  y que incluyen la presunción de un hipopótamo acuchillado – baleado y el presunto hurto de la piel de una pantera negra fallecida, entre otros.  Los Profesionales, Técnicos y Empleados, entregaron ayer una carta al Sr. Gobernador para fijar su posición respecto del acoso que están sufriendo, por las actuales autoridades de la Secretaría de Ambiente y la Dirección del Zoo.

En el Documento que cuenta con alto grado de consenso entre los empleados del Zoo, se pone en conocimiento al Gobernador del constante uso de los medios de comunicación para denostar al personal, haciéndolo responsable de, lo que los mismos consideran, es una gestión deficiente e incompetente por parte de la Dirección del Zoo.

Los empleados hacen notar a la opinión pública el daño que se le está haciendo a los más de 2000 animales, al Zoo como institución que se ha convertido en el hazmereir a nivel nacional y en particular a sus empleados que son culpados livianamente de hechos desgraciados, que luego se descubren son falsos.

Los firmantes atribuyen esta situación a que se han manifestado públicamente y en reiteradas oportunidades en contra del proyecto Ecoparque, el cual ha recibido la oposición de entidades del calibre de la Facultad de Veterinaria de la UJAM y el CONICET por medio de su representante, la Dra. Mariela Superina.

Los empleados aclaran en la carta que ellos consideran que la transformación del Zoológico es imprescindible, pero no en la línea de dicho proyecto que tiene deficiencias irrecuperables. Los mismos traen a colación que han manifestado su adhesión al escrito titulado “20 razones para decir no al Ecoparque”

Denuncian que sería un error garrafal la remoción del cuerpo de veterinarios del Zoo ya que esa medida pondría en peligro la salud de los animales.

Finalmente, los trabajadores plantean que la supuesta sindicalización que les atribuyen los funcionarios, falta a la realidad y es solo una excusa para cubrir las propias falencias de una gestión iniciada en diciembre del año pasado,  que solo ha dado resultados negativos.

Los empleados esperan poder reunirse con el Gobernador con la convicción de que la solución a los problemas de la Institución, debe ser afrontada sin la exclusión del personal.»

 

Carta abierta al gobernador Alfredo Cornejo

de los Profesionales, Técnicos y Empleados del Jardín Zoológico de Mendoza

Sr. Gobernador:

Nos dirigimos a Ud. para solicitarle con carácter de urgente una audiencia de modo que pueda recibir directamente de nosotros nuestra perspectiva sobre la delicada situación que aqueja en estos momentos al Zoológico de Mendoza.

Motiva nuestro pedido el hecho que se ha tornado imposible para los empleados establecer un diálogo fructífero, tanto con el Secretario de Ambiente, el Sr. Humberto Mingorance como con la Directora del Zoo, Ingeniera Industrial Mariana Caram en beneficio de la calidad de las actividades que se desarrollan. Consideramos que esta falta de diálogo, la dificultad de las autoridades a trabajar en conjunto con los empleados, aunadas a lo que consideramos graves deficiencias en la Dirección, redundan en un marcado desprestigio de alcance nacional para nuestra Institución y para la Provincia y en un profundo y concreto riesgo para los más de 2.000 animales que el Zoológico alberga. Es por ello que deseamos compartir con usted nuestra honda preocupación por esta situación y dialogar sobre algunas de estas cuestiones críticas que se han ido agravando con el correr del tiempo:

a. Mediatización constante de la problemática interna del Zoo, como no ocurre en ninguna institución en el mundo, todo lo cual se avalado y multiplica desde la estructura de prensa de la Secretaria de Ambiente, que como ciudadanos también nosotros sustentamos con nuestros impuestos. Hoy en día los empleados nos enteramos por los medios de las decisiones que se toman respecto de la Institución, y que por supuesto nos afectan, como así también a los animales a nuestro cuidado.

b. Desestimación permanente de las sugerencias del personal en temas de alta sensibilidad, propios de nuestra experiencia laboral. Esto ha llevado a decenas de muertes evitables, como por ejemplo las de una considerable cantidad de ciervos en la última semana. Al respecto deseamos informarle que la forma de prevenir dicha tragedia fue advertida a la Directora del Zoo, Ing. Ind. Caram desde el mes de enero del corriente a través de reiteradas notas, lo cual puede ser comprobado en forma fehaciente. En efecto, en dichas oportunidades se le solicitó a la Directora que ordenara trabajos de extracción del guano de los recintos como así también la instalación de comederos, imprescindibles para lograr la mínima calidad de vida de los ejemplares, todas medidas que dependen de su exclusiva responsabilidad. También se le advirtió respecto de las consecuencias nefastas de una inacción en este sentido. Estos trabajos hubiesen permitido a los animales pasar sin mayor problema el invierno y esta temporada desfavorable de lluvias, por lo cual podemos decir que la mayoría de estas muertes podrían haber sido evitadas si la gestión se hubiera hecho eco de nuestra sugerencia, cosa que lamentablemente no sucedió. Sólo a partir de la mala prensa la Dirección se puso en acción, con un despliegue mediático, lamentablemente demasiado tarde para la vida de dichos animales. Es lamentable que ante este hecho, el Sr. Secretario de Ambiente anunció en los medios masivos de comunicación que traería veterinarios especialistas del Zoológico Metropolitano de Chile, como si todas las muertes se debieran a una falla técnica o profesional y no a la falta de gestión. A esto sumamos que se invitó a una especialista de Canadá con la finalidad de asesorar a la Dirección, cuando ya existen notas sobre los trabajos necesarios que hay que hacer. Esto generó un gasto al Estado que podría haber sido aprovechado para salvar las carencias que habían marcado nuestros profesionales y profesionales de altísimo renombre como es el Dr. Donald Moore, en donde el costo de su visita fue afrontada por la Asociación Amigos del Oso Arturo. Ahora, la Secretaría pretende traer más especialistas de nuestro país y continua desoyendo al personal profesional que en muchos casos supera la década de trabajo en la Institución, generando un gasto innecesario para el Gobierno.

c. Demonización del personal a través de denuncias mediáticas, nunca comprobadas. Esta actitud recurrente afecta nuestra reputación personal y la de nuestras familias, instalando en la opinión pública fuertes dudas acerca de nuestra honestidad. En este sentido ha sido escandalosa la falaz acusación pública hacia los empleados realizada por la Médica veterinaria. Jeniffer Ibarra, de la cual se hizo eco en distintos medios el Sr. Eduardo Sosa, Jefe de Gabinete de la Secretaría, respecto de un presunto ataque al hipopótamo con balas y armas blancas, que fue luego desestimado de plano por especialistas idóneos. También en igual sentido, la lamentable acusación respecto del robo del cuerpo de la pantera

negra presuntamente para la venta de su piel, que fuera encontrada intacta en el lugar donde usualmente se entierran los animales fallecidos, lo cual fue fehacientemente comprobado por escribano público. En el mismo orden de cosas, y ante reiteradas muertes que la Dirección actual no ha podido explicar, los citados funcionarios se encargaron de levantar hipótesis conspirativas respecto de sabotajes por parte del personal, en vez de realizar una profunda y sincera autocrítica respecto de las falencias de su propio proceder.

d. Campaña de persecución al personal en general y en especial al cuerpo de veterinarios. Politización de tal persecución. Desde la Dirección se ha construido un «relato» que cataloga a los empleados de «altamente sindicalizados que buscan boicotear la gestión», lo cual falta totalmente a la verdad ya que la realidad es que se trata de “empleados altamente comprometidos” que trabajan en un ambiente de escasez y aún así intentan que el Zoo recobre la importancia como herramienta de la conservación de todas las especies. Esta campaña, que existió desde el primer momento, recrudeció al extremo por dos motivos:

• Al pronunciarse el personal públicamente en contra del Proyecto Ecoparque.

• Al hacerse público el hecho de que se habían presentado notas en el mes de enero, abril y a principios de mayo, advirtiendo de la situación precaria de los ciervos y que estas notas no había sido tenidas en cuenta por la Dirección.

Consecuencia de la persecución y de la campaña difamatoria hacia el cuerpo veterinario  es que se anunció su desafectación en conferencia de prensa del día jueves 26 de mayo sin conocimiento del personal. Una vez más lo mediático fue primero que la gestión.

Consideramos que tal desafectación sería un gravísimo error que pone en riesgo la salud y el bienestar de los animales del Zoo, siendo como son los veterinarios por su conocimiento y experiencia específicos, un plantel en extremo difícil de reemplazar sin erosionar la calidad de la atención que se brinda a los ejemplares.

En cuanto al Proyecto Ecoparque pensamos que los profesionales, técnicos y empleados del Zoo tenemos el derecho democrático de expresar con honestidad nuestra posición contraria, sin sufrir ningún tipo de persecuciones.

En este sentido no somos los únicos que han rechazado el Proyecto sino que también lo han hecho todas las instituciones científicas, educativas y de medicina veterinaria que lo evaluaron. Entre dichas instituciones se encuentran; el CONICET, mediante su representante, la Dra. Mariela Superina, reconocida mundialmente en temas de Conservación; la Facultad de Veterinaria de la Universidad Maza; la Federación Argentina de Veterinarios (FEVA); la Asociación Argentina de Veterinarios en Fauna Silvestre y Animales de compañía no tradicionales (SOMOVE); la Asociación Zoológica de Mendoza (AZOOME) y el Colegio Médico Veterinario de Mendoza, entre otros.

Deseamos aclarar que lo dicho no implica que nos opongamos a una transformación del Zoo en una Institución acorde con los tiempos. De hecho, hemos sido los primeros en plantear esta necesidad hace décadas. Más allá del Ecoparque, pensamos que se debe evaluar otras alternativas.

En efecto, pensamos que el Ecoparque presenta fallas irrecuperables que lo vuelve contrario a los intereses de Mendoza, de los mendocinos y a los derechos de los animales, argumentos que hemos comunicado oportunamente a través de un escrito denominado «Veinte razones para decir No al Ecoparque».

En síntesis, Sr. gobernador, muy a nuestro pesar debemos señalar que la actual gestión ha demostrado con creces su escaso profesionalismo, su inflexibilidad ideológica así como su impericia para conducir una Institución de alta complejidad como es nuestro Zoológico. En él la vida y el bienestar más de 2.000 seres dependen justamente de tales atributos. Lamentablemente tales carencias se han intentado disimular con decisiones unilaterales e inconsultas, excusas, argumentos irrisorios y acusaciones falaces propagados en los medios, que buscan condicionar a la opinión pública en contra de los que desde años y contra toda adversidad hacemos el Zoológico.

Lejos de proceder de manera técnica y profesional se incurre en papelones ostensibles tales como el autorizar «ritos extraños» y cánticos que involucran animales convalecientes- como fue el acceso al área de manejo del oso polar Arturo- o meditaciones en la puerta del Zoológico como si éste fuese un antro del mal. Todo esto trasciende a nivel nacional, convirtiendo a la Dirección de la Institución, a la Administración de Parques y Zoo.en el “hazmereir” del país.

A decir verdad, nuestro Zoológico cumple 113 años y no merece formar parte de estos espectáculos inexplicables. También vemos con estupor la forma en que se intenta “capitalizar” las muertes de animales a favor del Proyecto Ecoparque, cuando en cada conferencia de prensa se lo menciona como la solución mágica – mística de todos los problemas de la Institución.

Las personas que ejercen los cargos de decisión, no han caído todavía en la cuenta de que ya no son ambientalistas de la oposición, sino que son funcionarios de gobierno en cuyos hombros recae toda la responsabilidad de los organismos que conducen y que, por ende, ya no hay lugar para denuncias a los trabajadores con los que deben formar equipo, sino que deben dedicarse gestionar en forma eficiente.

Por todo lo expuesto reiteramos nuestra voluntad positiva de participar de un encuentro en el que podamos dialogar con Ud. en profundidad acerca de estos temas, intentando  contar con su comprensión, para así juntos encontrar una línea de acción posible para superar la polarización inconducente en la cual nos encontramos. Todo esto en la convicción de que la solución de los problemas que aquejan a la Institución deben ser afrontados sin la exclusión del personal.

Le saludamos atentamente y quedamos a la espera de su respuesta.

Profesionales, Técnicos y Empleados del Jardín Zoológico de Mendoza