La Legislatura mendocina analiza un proyecto antitabaquismo para proteger la salud individual y colectiva

Mendoza Vida cuyana

La Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la provincia de Mendoza analizó el proyecto de Ley que busca  la protección de la salud individual y colectiva respecto a productos elaborados con tabaco y sus derivados y adecuación de las exigencias a estándares internacionales.

.“A los fines de armonizar el régimen vigente de control de tabaco, deróguense las leyes 6898, la ley 7790, y los art. 3 y sgtes de la ley 8382”, dispone el proyecto impulsado por la titular de la comisión, Hebe Casado (PRO).

Se entiende  por productos elaborados con tabaco y sus derivados a todos aquellos productos elaborados que en su composición posean como materia prima tabaco u otras sustancias adictivas, destinados a ser fumados, chupados, vapeados, masticados, aspirados, inhalados o utilizados como rapé, que expidan humo, gases o vapores, en cualquiera de sus formas o dispositivos, incluido el cigarrillo electrónico y la pipa de agua o dispositivos similares.

A los efectos de profundizar en algunos aspectos de esta norma  fueron invitados al seno de la comisión Paola Morello, Asesora Técnica de  Programa Nacional de Control del Tabaco del  Ministerio de Salud de la Nación; Laura Villavicencio,  Jefa del Programa Provincial de Control de Tabaco del Gobierno de Mendoza  y Daniel Rabino, Director de Higiene y Seguridad de los Alimentos de la provincia.

Según manifestaron los profesionales “se advierte la falta de coordinación del plexo normativo regulatorio en lo que respecta al consumo, publicidad y control de tabaco” por lo que consideraron necesario “contar con una ley que armonice todo lo referido a esta materia”.

Según datos aportados en los fundamentos del proyecto de Ley “en Argentina, actualmente se producen 44.851 muertes, 20.620 diagnósticos de cáncer, 14.405 accidentes cerebro vasculares y 68.100 hospitalizaciones por enfermedad cardiovascular por año que son atribuibles al tabaquismo, lo que provoca además gran presión sobre el financiamiento del sistema de salud, siendo equivalente al 0,75% del PBI”.

Sobre el tema, la diputada Casado señalo que “Mendoza es soberana para legislar en la materia, y se entiende que resulta necesario elevar los estándares de protección de la salud en cuanto al control del tabaco, con especial interés en la población en mayor situación de vulnerabilidad -niños, niñas y adolescentes-“.

El Convenio Marco para el Control de Tabaco (CMCT) de la Organización Mundial de la Salud, en su artículo 13, ha reconocido que “una prohibición total de la publicidad, promoción y el patrocinio reducirá el consumo de productos de tabaco”.

Durante la última revisión a Argentina por parte del Comité DESC (órgano encargado de monitorear el cumplimiento de las obligaciones emanadas del PIDESC), el Comité manifestó lo siguiente: “Preocupa también al Comité el impacto negativo sobre la salud del alto consumo de tabaco, el nivel insuficiente de los impuestos sobre el tabaco y la precaria regulación sobre las campañas de publicidad (art. 12)”.

El Comité recomienda al Estado parte adoptar medidas de prevención del consumo de tabaco, en especial con la prohibición de la publicidad, el aumento del impuesto a un nivel suficiente para tener un efecto disuasivo del consumo de tabaco y la adopción de medidas de información sobre el impacto negativo del tabaco en la salud, con énfasis en la protección de los niños y jóvenes.

El Proyecto contempla también restricciones en “la  publicidad y promoción a toda forma de comunicación, recomendación o acción comercial y toda forma de contribución a cualquier acto, actividad o individuo con el objeto de promover directa o indirectamente un producto de tabaco, sus derivados, como así también aquellos productos elaborados con sustancias adictivas, que expidan humo, gases o vapores, en cualquiera de sus formas o en dispositivos, incluido el cigarrillo electrónico y la pipa de agua, calentadores de tabaco y dispositivos similares”.