Ante más de 350 personas, se realizó este lunes la audiencia pública de Portezuelo del Viento

Actualidad

Organizada por la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial y con la presencia del intendente de Malargüe, Jorge Vergara Martínez; del ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner; miembros del Gabinete de la Secretaría de Ambiente y el rector de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo), Daniel Pizzi, la presa Portezuelo del Viento cumplió un paso clave para completar el proceso de Declaración de Impacto Ambiental.

La audiencia pública logró una participación importante de organismos públicos, entidades empresarias, organizaciones sociales y ambientales, pobladores de la localidad de Las Loicas y de todo Malargüe.

En la inauguración de la jornada llevada a cabo en el centro de congresos Thesaurus, el intendente brindó la bienvenida y se mostró conforme con el avance de la obra. “Es una obra que nos va a permitir desarrollar a Malargüe y volver a generar fuentes de trabajo y energía”, afirmó Vergara Martínez.

A su turno, el ministro Kerchner destacó el intenso trabajo que se realizó en los últimos dos años. “Portezuelo del Viento es la oportunidad de sacar a todo el Sur provincial de un largo letargo y en ese sentido, el Gobernador Cornejo lo priorizó. Junto a los equipos de Economía, Ambiente y la UNCuyo, hemos logrado que el proyecto desarrolle todos sus aspectos: la relocalización de Las Loicas, la construcción de dos nuevos tramos de las rutas 145 y 226, el desarrollo de una línea eléctrica que transporte la energía y la de la obra de la represa en si misma. Por todo esto, podemos decir que Portezuelo avanzó en estos dos años como no lo había hecho antes y está cada vez más cerca de licitarse”, sintetizó el ministro.

A través de un video, el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, lamentó no poder estar en Malargüe por temas de salud y señaló que “un proyecto de desarrollo sustentable se concibe con un trabajo mancomunado y articulado entre los distintos organismos y los involucrados tal como se ha realizado en este caso”. Sobre la audiencia, el funcionario comentó que “se trata de un acto democrático en el que se escucha a todos los interesados”.

Por su parte, el rector de la UNCuyo, Daniel Pizzi, repasó el trabajo técnico que desde la casa de altos estudios se llevó a cabo. “Buscamos una universidad más presente en los proyectos claves para el desarrollo armónico de nuestra sociedad. Desde ahí nuestra participación ha sido activa y lo seguirá haciendo para ayudar que el proyecto se concrete”, cerró Pizzi.

Nadia Rapali, integrante de la Agencia de Ordenamiento Territorial, detalló el trabajo social que se llevó a cabo con los habitantes de Las Loicas, poblado que será relocalizado. “Realizamos un trabajo participativo con la comunidad para diseñar la futura villa de Las Loicas en función de sus caracterísiticas y necesidades. También se inició un proceso de consulta específico para los pueblos originarios, cumpliendo así con el derecho constitucional a la consulta libre, previa e informada”, añadió.

La audiencia comenzó con la presentación de un proyecto de paredón de embalse de 181 metros de altura a construir, con hormigón compactado con rodillos y de una central con una potencia instalada de 210 megavatios y generación media anual de 887 gigavatios por año. La inversión comprometida por la Nación es de 700 millones de dólares. Habrá referencias a “obras complementarias”,


El proceso

Luego del laudo presidencial anunciado en enero pasado, que falló a favor de Mendoza para la construcción de Portezuelo del Viento, el Gobierno continuó definiendo los aspectos estratégicos necesarios para la elaboración del pliego final, que incluyen la relocalización de Las Loicas, la revisión de los estudios geológicos, los resultados de los informes de impacto ambiental y la elaboración de un modelo hidráulico, construido por el Instituto Nacional del Agua, que servirá para determinar cómo se comportará la estructura cuando tenga el tamaño real, entre otras.

Hay que recordar que desde la asunción de la actual gestión de Gobierno, Portezuelo del Viento ha tenido los avances más significativos en los últimos 30 años. Estudios geológicos para conocer las factibilidades de la ingeniería, talleres sociales y ambientales con los pobladores de Las Loicas, localidad que será relocalizada en acuerdo con sus habitantes, construcción de una línea de alta tensión que energizará no sólo los parajes cercanos sino a toda la ciudad de Malargüe y la relocalización de la ruta nacional 145 y la rutas provincial 226.

Todas estas acciones permitirán la generación de un polo de desarrollo en el Sur, que resulte en la creación de nuevos empleos y permita la instalación de nuevas empresas en el departamento.

La segunda audiencia pública

Una segunda audiencia pública de carácter nacional está prevista para “después de julio próximo” en el Congreso Nacional, estiman en la Secretaría de Ambiente.

Las dos audiencias públicas serán parte de sendas declaraciones de impacto ambiental (DIA) bajo normativas provincial y nacional.

Esta doble realización responde a la estrategia mendocina de avanzar extremando recursos para no incurrir en vicios de procedimientos que puedan permitir la presentación de nuevos recursos del gobierno de La Pampa.

A mediados de enero el presidente Mauricio Macri se pronunció a favor de la construcción de la presa en un laudo que fue recurrido -sin suerte- por La Pampa ante la Corte Suprema. Aunque aún está pendiente de resolución un recurso extraordinario.

Mientras tanto, el gobierno mendocino viene trabajando en los pliegos de una obra que contempla el traslado y reubicación de la población de Las Loicas; la rectificación de la traza de dos rutas (una nacional y otra provincial); las construcciones del paredón de la presa y de una línea de alta tensión y la instalación de turbinas.

Los pliegos “tendrán mil fojas, estarán terminados en julio o agosto y ya estamos pensando en el llamado a licitación pública internacional” (a cargo del gobierno nacional) dicen en el gobierno mendocino.

Está previsto que la obra sea construida por la Nación y luego pase a ser propiedad del Estado mendocino.

Mendoza aspira a que el manejo de la presa quede en manos del Departamento General de Irrigación (a lo que La Pampa se opone) respetando pautas acordadas en el seno del Coirco que integra  junto a Neuquén, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires.

No se descarta que la futura central hidroeléctrica malargüina pueda ser gerenciada y operada por la empresa provincial Emesa ya sea por sí misma en forma directa o a través de un operador externo.