El regalo desde Guaymallén a las mujeres por el 8M: La cosificación de la virreinas vendimiales en su máximo esplendor en la tradicional «Pisada de la Uva»

Actualidad

Si algo le faltaba a la cuestionada elección de las reinas de la Vendimia, era este toque de «machismo» y «cosificación de la mujer» en la tradicional «Pisada de la Uva». Sin dudas, muchos hombres en primera fila se regodeaban ante semejante «espectáculo» que regaló la gestión «cultural» de Guaymallén.

Como ya es costumbre, se realizó la Fiesta de la Vendimia de Guaymallén con la tradicional «Pisada de la Uva» que en esta edición fue en el Mendoza Plaza Shopping y despertó serias críticas por las pequeñas prendas utilizadas por las virreinas, que realmente llamaron la atención a numerosas personas que plantearon, nuevamente, el debate sobre la cosificación de las candidatas a Reina de la Vendimia.

El hecho es que, en la edición 2018 de la fiesta de la Pisada de la Uva que tienen como protagonista a las virreinas departamentales, se las pudo ver con vestidos demasiado cortos, viéndose «en profundidad» el detalle físico de las chicas participantes lo que generó el repudio de muchos sectores.

Las voces de las mujeres mendocinas de la agrupación «Pan y Rosas», Noelia Barbeito, Macarena Escudero, Cecilia Soria, Melisa Prado, entre otras, pusieron el grito en el cielo, acusándo a dicho espectáculo como «bochornoso», «retrógrado», resaltando el «machismo» que sostiene este tipo de «espectáculo».

«Mientras millones de mujeres nos organizamos alrededor del mundo para el próximo 8M en los actos oficiales de la provincia, se sigue cosificando a las mujeres» afirmó desde las redes la concejal Melisa Prado. En tanto, la diputada provincial Macarena Escudero afirmó «Es una vergüenza que mientras seguimos peleando por nuestros derechos, el gobierno de Alfredo Cornejo siga cosificando a las mujeres! Esa es la «tradición» de Vendimia que defienden!».

El cosificar a una mujer significa hacer uso de ella o de su imagen para finalidades que no la dignifiquen ni como mujer, ni como ser humano. La forma más frecuente de cosificación de la mujer es la cosificación sexual: se la convierte en un objeto sexual a disposición del hombre. La mayoría de veces, la cosificación del cuerpo de la mujer se produce en base a un aislamiento o énfasis que se le da a una zona concreta del cuerpo, como por ejemplo la boca o los pechos y otras zonas eróticas, en detrimento de otras. Este erotismo no se produce únicamente a partir de la desnudez, sino que también surge del contexto, de objetos, del ademán o postura del sujeto, del vestido o accesorios, de la manera de llevarlos e, incluso, de la manera de mostrar o de ocultar el propio cuerpo.

Desde hace años que la discusión comenzó a ponerse al descubierto, algunos sostienen que la fiesta de los mendocinos debe modernizarse, otros afirman que es una competición para resaltar la belleza femenina y están los que dicen que cosifica a la mujer.

¿Vos qué opinás?