Milei llegó a las tierras de la casta radical «Cornejo no me cae simpático. Cada vez que habla sobre mi, miente»

Actualidad Mendoza

Después de tanta expectativa, este viernes 22 el diputado nacional por la Libertad Avanza y favorito de las encuestas presidenciales para el 2023, Javier Milei, llegó a la provincia de Mendoza y fue recibido en la sede del Partido Demócrata, ubicada en la calle Sarmiento de Ciudad. Para los “gansos” se trata de una oportunidad de aliarse al futuro presidenciable para cosechar votos en la provincia, teniendo en cuenta la notoriedad que viene cobrando en el último tiempo y la afinidad que aparenta tener con los jóvenes.

Días antes de su llegada se había generado polémica cuando el legislador nacional libertario mostró su enojo porque no pudo dar una charla en la Bolsa de Comercio y acusó al senador radical Alfredo Cornejo de haber puesto palos en la rueda.

«En la provincia de Mendoza, hay algunas personas, con fuerte injerencia, que quieren forzar para que la gente vea de otra manera mi llegada», disparó Milei.

«Queríamos replicar lo que hicimos en Córdoba de ir a la Bolsa de Comercio, pero hubo una injerencia del señor Alfredo Cornejo», a lo que agregó que «estos ataques de instituciones para censurar la llegada de los dirigentes es muy típico de aquellos lugares donde gobierna Juntos por el Cambio. Son represores y persiguen a los que piensan distinto”, añadió el legislador.

Charla con la prensa mendocina

El líder libertario tiene una agitada agenda en la provincia cuyana. Esta mañana brindó una conferencia de prensa y para la noche se está organizando una cena con empresarios para que dialoguen con el excéntrico diputado.

En la conferencia de prensa, Milei estuvo acompañado del presidente local del PD, Roberto Ajo, y de ese espacio político pero en su índole nacional, el ex candidato a gobernador Carlos Balter.

En su agenda se prevé para el sábado 23 de abril a las 19, que el economista brinde su clásica clase de economía sobre “Dolarización” en el Parque O´Higgins de Ciudad.

Sobre la situación actual de la Argentina, el economista destacó ante los periodistas mendocinos que «lo que está hundiendo al país es la falta de oportunidades, debido a la casta política inmunda que tenemos, que expulsa a nuestros hijos del país. La única solución es volver a las ideas de la libertad y correr al Estado del medio. El Estado es el problema».

Para el economista, es necesario liberar las fuerzas productivas y desregular la economía. Además, afirmó que la dolarización «es el mecanismo para terminar con la inflación en la Argentina».

Ya lanzado como postulante a la Presidencia para 2023, detalló su «primera generación de reformas» en caso de accediese al máximo cargo del país. «Incluye una reforma del Estado: bajar el gasto público para poder bajar impuestos, se reduce la cantidad de impuestos y habría una agenda de desregulación. También planeamos avanzar hacia un mercado más flexible hacia adelante, para no tener problemas de vulnerar derechos», indicó.

«Recién ahí, se abriría la economía, porque hacerlo al revés te generaría un industricidio como se hizo en la dictadura. En paralelo, se hace una reforma monetaria y bancaria, donde si no querés tener más Banco Central (BCRA), tenés que eliminar la función de prestamista de última instancia. Esto puede demandar lo que tarden los bancos en terminar de rescatar sus activos y mapear con sus pasivos», agregó.

Con esas medidas, y luego de la eliminación del BCRA y la «libre competencia de monedas», aseguró que «durante 15 años va a haber un fuerte crecimiento económico: incremento de salarios reales, productividad y habrá una época de florecimiento económico como pocas veces ocurrió en Argentina. Será una recuperación de la Argentina que sentará las bases para volver a ser un país desarrollado en el lapso de 35 años».

«Si entramos en la segunda vuelta, están frente al futuro presidente de Argentina”, sentenció con seguridad Milei. 

Milei: «Cornejo no me cae simpático»

Milei se puso picante y contestó preguntas puntuales. «Cornejo no me cae simpático», reconoció. «Cada vez que habla sobre mi, miente», señaló, y también apuntó a otro radical: Martín Lousteau, quien meses atrás había mencionado que si el referente libertario «tuviera poder, sería peligroso».

«Ha sido ministro del kirchnerismo, presidente del Banco Provincia, ministro de Economía de la señora Cristina Fernández de Kirchner y dejó al país al borde de una guerra social con la 125; que ese muchacho me diga que soy un peligro…debo ser muy peligroso», ironizó.

Durante poco más de una hora, el hombre que quiere “terminar con la maquinita” de emitir -para ponerle fin a la inflación- enumeró algunas de sus propuestas y, como lo hace habitualmente, cargó contra la “casta política”. En su discurso tiró municiones contra “Juntos por el Cargo” y el “Frente de Chorros”, que para él son lo mismo y solo “difieren en los modales”.

La entrada del Partido Demócrata en Mendoza

«El motivo por el cual los jóvenes se van del país es porque no tienen oportunidades de trabajo. El modelo de la casta dice que donde hay una necesidad hay un derecho. Las necesidades son infinitas y los derechos hay que pagarlos. Eso lleva a un avance del Estado sobre la economía: lo trata de financiar con deuda, después no lo puede pagar y Argentina es el máximo defaulteador de la historia. Cuando no puede financiarlo con deuda, lo hace con la maquinita. Cuando ya no pueden utilizarla, recurren a los impuestos. El Estado no es la solución, es el origen de nuestros problemas», resaltó en otro pasaje de la conferencia Milei.

Para el economista, la solución es «liberar las fuerzas productivas, correr al Estado del medio, y eso va a hacer que los individuos descubran las oportunidades que va a sacar adelante a cada uno de los lugares del país».

Si bien no tuvo muchas definiciones en cuanto a futuras alianzas- y criticó los “rejuntes” que se han hecho a lo largo de la historia- expresó que “si los halcones de Juntos por el Cambio quisieran venir, los vamos a recibir con los brazos abiertos”. Para Milei, las agrupaciones deberían ser por “afinidad ideológica”.

En cuanto al armado para 2023, consideró que la distribución partidaria en coaliciones tendría que realizarse de otra manera, y anticipó el camino que intentará encarar de acá hasta las elecciones. «Esto de hacer rejuntes con meros fines electorales no funciona. Las agrupaciones tendrían que ser por afinidad ideológica. De un lado los colectivistas (quedaría la UCR, la Coalición Cívica, las palomitas tibias de Juntos por el Cargo, el kirchnerismo también) y del otro los que defienden la libertad del individuo: los liberales, el peronismo republicano, el peronismo federal, el menemismo, y si los halcones de Juntos por el Cambio quisieran venir, los recibiríamos con los brazos abiertos. Vamos a presentar un vehículo altamente competitivo, nuestra candidatura no es testimonial», afirmó.

“Con la casta tenés la certeza que te jodió. En este contexto, aun cuando no sepas si soy bueno o malo, por lo menos no robé y propongo ideas distintas”, señaló el economista al explicar el concepto de “dominancia estocástica”.

En cuanto al enfrentamiento del kirchnerismo con el Poder Judicial, afirmó que los políticos “no dejan en paz” a la Justicia. “Interfieren porque están sucios de un lado y del otro, al margen de las peleas por los carguitos”, explicó el diputado nacional.

«Vamos a trabajar para que la justicia del país sea lo más independiente posible y eso implica liberar de recursos. Es un sector de capital humano muy formado y lo primero que hay que entender es que la corrupción es inherente al Estado. La corrupción existe porque existen políticos corruptos».

Finalmente, mencionó que su «pelea es contra el status quo», e hizo una analogía religiosa. «El Estado es la representación del mal. Dios es anarco capitalista y por eso lucha contra el Estado, porque es una invención del mal. Cuando avanzas en soluciones más colectivistas, es la negación del individuo; y cuando lo llevas al límite, es el comunismo. Dios es libertario», cerró.