Aníbal Urios «Cristina aplica su picadora de carne de candidatos descartables para sostener sus 30% de su núcleo duro»

Actualidad

El analista político y director de DC Consultores, Aníbal Urios, desarrolla un crudo punto de vista sobre la histórica práctica política de Cristina Fernández de Kirchner para seguir sosteniendo su poder político a lo largo de estos años y su eterno piso «de lealtad K» del 30 por ciento que le sirve para negociar con otras fuerzas políticas.

Urios señala «Cristina apela a su picadora de carne de candidatos de descarte con tal de salvar el 30 por ciento de ese núcleo duro que siempre la acompaña y juega para su permanencia».

«Solo basta ver con el correr de los años como cada candidato designado a dedo por Cristina queda acabado, desgastado y sin futuro político. Sin dudas, todos los candidatos de Cristina a lo largo de estos años quedaron destrozados: le pasó a Scioli, a Randazzo, a Massa, a Fernandez Sagasti en Mendoza, ahora a Tolosa Paz, a Fernanda Vallejos, entre tantos otros», sostiene el director de DC Consultores.

Urios destaca que su práctica K es de una notable crueldad «De no encajar en ese manual cristinista, la ex presidenta manda a los suyos y te van liquidando de a poco desde adentro. Le pasó a Alberto cuando quiso hacerse el moderado, con un discurso de consenso, incluso con buena relación con Rodríguez Larreta… y ya fuimos todos testigos como Cristina lo retó varias veces, incluso en público, lo cual lo obligó a Alberto a dejar de hacer política a su modo personal, virando al estilo confrontativo, a los gritos y de polarización, bien de La Jefa».

No obstante, y dado a su trabajo de opinión pública que desarrolla en todo el país, Urios ve que La Grieta ya hartó a los argentinos «Hoy a la gente no le interesa ese camino. Quiere consensos, planificación a futuro con certezas, trabajo en equipo, planificación a largo plazo».

«Lo vimos en el debate reciente en la pantalla de TN, donde a la candidata Tolosa Paz siempre se la vio muy sola en las pausas del debate, en cambio a Santilli siempre estaba rodeado de gente, asesores, de Manes y hasta el intendente de La Plata Julio Garro», destaca el director de DC.

«Hoy en el peronismo hay dos posturas claras: la de Massa, que demanda moderación para resolver los temas que aquejan a la sociedad, y la de la fórmula presidencial, que apela al manual de las imposiciones en las decisiones que se toman». Este último aspecto, dice el licenciado en Ciencias políticas, es una mala lectura de lo que transmitió la sociedad tras las PASO: hartazgo, desilusión y bronca. «El traje de la confrontación no es lo que la opinión pública reclama, sino que les pide a los gobernantes que resuelvan sus problemas. Desde ese punto de vista, creo que los funcionarios no se van a sentar ni hoy ni mañana a consensuar nada porque necesitan un adversario, un enemigo. El riesgo es que, frente a esa postura, en cualquier momento Massa puede dar un portazo», finalizó.