Claudia Najul: “la carta revela que el Gobierno comprometió la salud pública por intereses geopolíticos”

Actualidad Mendoza

El Gobierno Nacional advirtió a Rusia que la Argentina está «en una situación muy crítica» por las complicaciones para conseguir el componente dos de la vacuna Sputnik V e incluso barajó la posibilidad de cancelar el contrato. El planteo fue realizado por la asesora presidencial Cecilia Nicolini, quien envió un efusivo mail al integrante del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) Anatoly Braverman el pasado 7 de julio.

Esto sucede en medio de las demoras y los cruces entre Argentina y Rusia por la falta de entregas, unos 6,6 millones de argentinos esperan para completar el cronograma de vacunación con la segunda dosis de la Sputnik V.

El número surge de quienes fueron vacunados con el primer componente y ahora aguardan la finalización del esquema, en medio de la preocupación por cómo impactará la cepa Delta en el país.

Hasta el momento, el último envío del segundo componente de la vacuna rusa fue el 12 de julio, oportunidad en que se recibieron 550.000 dosis, cinco días después del reclamo de la asesora presidencial Cecilia Nicolini al Fondo Ruso de Inversión a través de una carta (publicada este jueves por La Nación) que le envió vía mail a Anatoly Braverman.

Hasta ahora, llegaron al país 9.375.670 de dosis del componente uno, y solo 2.493.160 del segundo de la Spuntnik V, lo que evidencia la imposibilidad de confirmar cuándo se podrá completar el cronograma de vacunación de las 6.646.832 personas que recibieron la primera dosis.

Cartas a Rusia

«Como le mencioné hoy, estamos en una situación muy crítica. Nosotros teníamos la esperanza de que, después de la conversación que tuvimos tú, (la ministra de Salud) Carla (Vizzotti), (el CEO del RDIF) Kirill (Dmitriev) y yo un par de semanas atrás, las cosas iban a mejorar. Pero han empeorado», se quejó la funcionaria nacional, encargada de gestionar la compra de vacunas contra el coronavirus.

En la misiva, Nicolini señaló que comprendía «la escasez y dificultades de producción hace algunos meses» pero que más de medio año después todavía están «muy atrasados» en Rusia con la entrega de las dosis. «Podemos pensar en algún momento recibir más componente 1 que 2 o pensar en nuevas estrategias, pero necesitamos urgentemente algo del segundo componente. En este punto, todo el contrato corre el riesgo de ser cancelado públicamente», subrayó la asesora del presidente Alberto Fernández.

Al admitir la cuestión geopolítica en la compra de vacunas, Nicolini se refirió a los recientes cambios en la ley de compra de dosis contra el Covid-19: «Acabamos de emitir un decreto presidencial que nos permite firmar contratos con empresas estadounidenses y recibir donaciones de los Estados Unidos. Las propuestas y entregas son para este año e incluyen la pediatría, que es otra ventaja». En ese punto, expresó el malestar por la falta de respuestas de Moscú ante el planteo argentino para avanzar en una ensayos de la Sputnik V en niños y adolescentes.

Por su parte, para la diputada nacional y exministra de Salud de Mendoza, Claudia Najul, “la carta de Nicolini al Fondo Ruso de Inversión Directa revela cómo el Gobierno comprometió la salud pública para priorizar intereses geopolíticos. Es una vergüenza por donde se la mire, es una sumisión disfrazada de amenaza. Inadmisible e injustificable”, remarcó.

Asimismo, la diputada remarcó la calificación hecha por el presidente de su bloque, Alfredo Cornejo, quien refirió que “la carta de Nicolini es una atrocidad política. El ruego disfrazado de amenaza en pos del ‘proyecto’ evidencia lo que decíamos desde el minuto cero. Queremos todas las vacunas, pero sin ideología”.

Najul evaluó que “el afán de ideologizar cada movimiento en política exterior es una constante del kirchnerismo desde sus orígenes. Y ahora la carta de Nicolini confirma en primera persona lo que venimos denunciando hace meses: se encapricharon con la Sputnik V -cuyos problemas de producción son conocidos en todo el mundo- en lugar de abrir el abanico y negociar con todos los laboratorios. Regalar tiempo en una pandemia implica perder vidas”.

“Hay una disociación clarísima entre lo que los funcionarios le dicen a la gente y lo que realmente sucede. Delante de los micrófonos minimizan las demoras y pretenden disfrazar errores propios como dificultades globales. Ahora confirmamos que no tienen idea de lo que hacen, que a Rusia le dicen que estamos en una situación crítica que puertas adentro no reconocen, que tienen que rogar para que lleguen vacunas a cuentagotas para decenas de miles de personas de riesgo que se inocularon con la primera dosis hace cuatro o cinco meses”, enfatizó la legisladora nacional.

Najul informó además que ya solicitaron la presencia de la asesora presidencial Cecilia Nicolini y de la ministra Carla Vizzotti en el Congreso, para que detallen el estado de situación del contrato con el Fondo de Inversión Directa Ruso y la empresa Human Vaccine, proveedora de la vacuna Sputnik V: “Como representante de Juntos por el Cambio en Salud también le pido al presidente de la comisión Pablo Yedlin que explique por qué no informó a los miembros lo que sucedía. Juegan a las escondidas como si estuvieran en la primaria y están manejando el Estado en una pandemia. No hay otra manera de cerrar los interrogantes que, dando la cara ante los legisladores, no vamos a aceptar explicaciones a medias.

Después del escándalo del Fondo COVAX “acordamos con Sergio Massa la presencia de todos los laboratorios en el Congreso. Al día de hoy no vino Astrazeneca ni tenemos noticias del Instituto Gamaleya, a quien le enviamos las preguntas vía Cancillería, como nos pidió el Gobierno. Hacemos todo lo posible para cooperar, mostramos la mejor voluntad, pero embarran la cancha con una frecuencia inaudita: ocultan, mienten y distraen”, sostuvo la diputada.

“Reafirmo lo que vengo diciendo hace tiempo ya: semejante nivel de improvisación y caradurez en la gestión termina por debilitar las capacidades estatales y la confianza de la gente en el sistema. En ningún momento de la pandemia pudieron mitigar con eficiencia las consecuencias del avance del virus. Siempre corrieron de atrás: en la prevención, en la adquisición de vacunas, en la educación, en la defensa del poder adquisitivo de los trabajadores, en el auxilio a las provincias, en la ayuda social a los que menos tienen”, fue contundente Najul.

Por último, la legisladora remarcó que “la variante Delta está golpeando la puerta hace rato y la única respuesta oficial es restringir vuelos y complicarle la vida a la gente”. Y cerró: “A la contagiosidad de esta cepa solamente se la puede combatir con esquemas de vacunación completos, especialmente de las personas de riesgo. Hoy no llegamos al 13% de la población con dos dosis y 100 mil niños, niñas y adolescentes menores con enfermedades prevalentes y discapacidades esperan una vacuna que les devuelva algo de normalidad a sus vidas”.