El currito del Club Jorge Newbery de Las Heras: socios «fantasmas», usurpación y legisladores que habilitan el gran negoción inmobiliario

Actualidad Mendoza

En una provincia de Mendoza en default, la casta política mendocina está desesperadamente «rascando la olla» para poder armar los «negocitos extra» que les permiten seguir sumando en sus cuentas financieras. Por eso, desde la Legislatura, su realidad (de la virtualidad política) está muy lejos de las realidades y necesidades de la gente, últimamente se están presentando proyectos de ley en función de construir «curritos» para los mismos legisladores y sus amigos. La aprobación del casino virtual, donde solo operan empresas menducas, es un claro ejemplo de ello; la aprobación de Mendoza Activa que supuestamente ayudaba a las Pymes en medio de la crisis económica, se terminó conociendo que uno de los primeros beneficiados era el hermano de la ex vicegobernadora Laura Montero, el «tiradito» Rodolfo Montero, actual gerente de la Fuesmen; ahora ingresó el proyecto Mendoza Activa Hidrocarburos que, con la plata de todos los mendocinos, se beneficiará a los amigos vinculados a la actividad hidrocarburífera en la provincia.

Está claro que a ninguna empresa fuera de Mendoza le interesa invertir en la provincia cuyana, ya que resultan muy «obvios» los negociados con los empresarios locales que están mezclados con los legisladores vernáculos que activan los proyectos. Por eso en las licitaciones del transporte público de la provincia se presentan todos los mismos, en Portezuelo del Viento («la obra del siglo») solo le interesa a una única desesperada empresa fundida, en Los Penitentes (expropiada) no se presenta nadie de afuera, la actividad minera en Mendoza hoy es un verdadero fracaso por cómo se gestiona… y la lista sigue…

Retomando el operativo «rascar la olla» surge este nuevo proyecto que ya se sancionó en Diputados y que ahora pasa a manos del Senado para su sanción final. La diputada radical Daniela García, junto a Paula Zelaya, Andrés Lombardi y Emiliano Campos (todos UCR), nos regala un hermoso proyecto donde crearán un espacio comunitario en el club Jorge Newbery de Las Heras, entidad que dejó su historia como fundadora de la Liga Mendocina de Fútbol.

García, explicó durante el tratamiento en el recinto que el club Jorge Newbery fue fundado en octubre de 1921, para la realización de diversas actividades deportivas. Allí se instaló un gimnasio de box y con el tiempo, en 1922,  el club ingresa en la liga mendocina de fútbol. En el año 1953, mediante la sanción de la Ley 2206, la Provincia dona al club un terreno fiscal con cargo de construir allí su sede social y campos de deportes.

En el recinto, Daniela García sostuvo que  “la actual comisión, hizo con los vecinos un proyecto de revitalización del club. El tema jurídico era un problema para tomar algún tipo de crédito por tener un cargo”, de allí la necesidad de dar por cumplidos esos cargos impuestos en la Ley de donación.

En 2021 se cumplen 100 años de su fundación, “es por eso que hoy debemos salvar su historia”, señaló García llena de emoción.

Sin embargo, hay otra historia…

La otra historia, el club y los «socios fantasmas»

La actual fachada del Club Jorge Newbery

En el relato de Daniela habla de que el próximo año el Club Jorge Newbery de Las Heras cumple 100 añitos. No obstante, vale aclarar, que esta institución desapareció hace más de 20 años, debido a sus constantes malas administraciones. El club dejó de tener socios y empezó a tener solo escombros y abandono.

Fue así como unas 100 familias se instalaron, usurparon los terrenos del club y lo convirtieron durante décadas en un asentamiento.

Así está el interior del club, que no da ni para un improvisado «picadito» de fútbol

Como el Club está ubicado en un lugar privilegiado de Las Heras, estando en el límite con Capital, despertó el interés de muchos para armar un gran negocio inmobiliario. En las cercanías se ubican importantes barrios, como los Cementista I y II, Infanta, Sargento Cabral y enfrente, el Jardín Los Andes, entre otros.

Como la comunidad barrial empezó a demandar a los poderes públicos una solución, el Gobierno provincial en el 2015 nombró un interventor de la entidad, Daniel Requelme, taxista y miembro de la comisión directiva del gremio que los nuclea.

Requelme fue recomendado para esa función por el entonces intendente lasherino, Rubén Miranda, aunque un sector de residentes del área prefería para esa función a Gabriel Mostaccio, contador y ex presidente de la institución de calle Garibaldi.

Pero el cambio de gobierno provincial y el cambio de manos de la gestión comunal lasherina a cargo de los radicales, la «normalización» se frenó y ahora otro agarró el negocio.

Por eso, el Gobierno provincial comandado en ese momento por Alfredo Cornejo, a pedido de la Municipalidad de Las Heras, dispuso mediante Decreto Provincial 2115, del 1 de noviembre de 2017, la intervención del club y designó un nuevo interventor para regularizar la institución y recuperar los terrenos donados.

De esta manera, oportunamente se inventó una comisión directiva de un club fantasma, sin socios, sin actividad y se esperó que la Municipalidad de Las Heras, de Daniel Orozco, erradique a la población vulnerable que estaba asentada en los terrenos y mediante la implementación de un plan de arraigo y reubicación de las familias, liberaron así el terreno de sus ocupantes.

Una comisión directiva creada en el año 2017 que nunca puso un centavo en un club que no existen socios, ahora promete en un hermoso «dibujo» canchas de futbol, tenis, un salón de usos múltiples, «de la galera» ¿De dónde sacarán el dinero para semejante complejo deportivo?

El prometedor «dibujito» del club ¿abierto y vecinal? que afirma la Comisión Directiva

Los desconfiados señalan que a ese «dibujo» le falta el gran complejo inmobiliario que armará un gran negocio con la oportuna comisión directiva de este club que le brindará terrenos en un sector preferencial de la ciudad de Las Heras.

En los «dibujitos» no figura el conglomerado de edificios que podría «bancar» el proyecto

Los desconfiados, acostumbrados a ver los negociados de la política local y el club de amigos del gobierno, aseguran que ese espacio deportivo no será abierta para todos los vecinos (ricos y pobres) de Las Heras, sino un sector exclusivo de los que compren los departamentos del prometedor complejo.

También hay mucha preocupación de los vecinos de los barrios aledaños que creen que ahí van a cerrar un gran negocio para crear un complejo inmobiliario que perjudicará la distribución de provisión de agua potable en la zona… que ya hoy se encuentra en escasez. El nuevo conglomerado de familias, agravará la situación.

Por su parte, en la Legislatura mendocina también hubo «desconfiados» que no creen que este proyecto sea para crear ingenuamente «un espacio comunitario» y que se construya «mágicamente» sin que nadie ponga un dinero, a cambio de nada.

El diputado de Ciudadanos por Mendoza, Mario Vadillo, señala «En todo esto es muy fácil ver el trasfondo, aparecen las constructoras buitres que en manera exprés están logrando que este terreno de 3 hectáreas quede disponible para desarrollos inmobiliarios en una zona de altísimo valor».

El diputado Mario Vadillo (Ciudadanos) y Emanuel Fuggazzotto (Partido Verde) conversaron con los vecinos de Las Heras

En el recinto Vadillo votó negativamente al proyecto de la institución fantasmal “no por no dotar a la provincia de un club sino que este club no existe, no existen las instalaciones. Lleva  cien años y hoy no hay nada”.

También Mailé Rodríguez (FIT), manifestó su negativa por dudas respecto “al destino de este predio”.

En igual sentido, Mercedes Llano, del Partido Demócrata, expresó su voto negativo señalando que “la política del municipio para combatir usurpaciones es acertada. Coincidimos con la necesidad de revitalizar el predio hoy en desuso. Sin embargo, no creemos que los medios propuestos para esa revitalización sean los adecuados”, al tiempo que indicó que a su entender, se requería intervención de Fiscalía de Estado.

En tanto, Germán Gómez, del peronismo mendocino también marcó su voto negativo de su bloque al considerar que primero “hay que resolver la situación social” de algunas familias que continúan en el predio.

Ahora falta que el broche de oro de cierre del negocio inmobiliario lo de el senado mendocino. Los muchachos de la oportuna comisión directiva ya sonríen y se frotan las manos.