Sergio Salgado, intendente de Santa Rosa, finalmente renunció

Actualidad

Después de idas y venidas, finalmente Sergio Salgado renunció a su puesto como intendente de Santa Rosa.

El intendente firmó la renuncia a su cargo desde Contraventores, donde se encuentra detenido por malversación de caudales públicos, asociación ilícita y peculado.

Según informó canal 7, el jueves por la noche, Salgado recibió la visita del secretario de gobierno actual, Alberto Rosas, quien le presentó ropa. En ese momento, Salgado firmó una nota renunciando a la intendencia.

Ahora, esa nota debe ser presentada al Concejo Deliberante, que esperaba hoy suspender a Salgado, pero que ahora deberá elegir un jefe comunal interino, una vez que se oficialice la dimisión del intendente.

Esta decisión podría tomarse el lunes.

Anoche, la UCR comunicó que no avala a la concejal radical Norma Trigo, quien será la natural sucesora de Salgado y pidió que sea alguien del mismo partido de Salgado, pero quedan dudas de la postura que tomará Trigo.

El ahora ex intendente de Santa Rosa renunció a través de una carta que señala:

«Este orgullo, honor y responsabilidad, fue para mí un sueño cumplido. Con mucha honra hicimos cosas que eran imposibles de hacer, principalmente en educación, seguro de haber marcado historia en tan importante labor, además de haber aumentado el desarrollo y crecimiento de mi pueblo», explicó Salgado.

Sin embargo, el ex funcionario, actualmente imputado por malversación de caudales públicos, peculado y asociación ilícita, también se dedicó a criticar y atacar antes de renunciar.

«Pero todo tiene un límite, más de ocho años de soportar difamaciones, denuncias, persecución, y ahora acusado por la complicidad de un fiscal y del gobierno provincial, tomando esto como una dictadura en potencia, faltando solo el fusil, el falcon verde y los decretos ley; estos últimos utilizados para dar un aumento a nuestros docentes y policías y siendo así también para los trabajadores de la salud y del Estado provincial», manifestó Salgado.

Actualmente alojado en Contraventores, el santarrosino señaló: «Al señor Gobernador no le voy a dar el gusto de poner por decreto un intendente en Santa Rosa. Solo espero que cumpla con sus promesas de depositar la coparticipación en tiempo y forma, seguir las obras que fueron paralizadas y que son importantes finalizar».

Además le pidió a Cornejo que «de una vez por todas hagan la voluntad del pueblo, y que persigan a los que matan y roban por dos pesos, a quienes pierden la cabeza por el consumo y la venta de drogas, quienes son lo que realmente deberían estar tras las rejas».

Finalmente se dirigió a Garay para dejarle dicho «al señor Fiscal y a sus allegados que no estuve prófugo, que no me escondo y que me voy para que deje de lastimar a mi familia. Todo tiene su límite».