Bendición judicial: le dieron la prisión domiciliaria al cura acusado de abusos sexuales en el Próvolo de Mendoza

Actualidad

Este 2017 viene bendecido para el cura Horacio Corradi acusado de abusos sexuales a niños hipoacúsicos en el Instituto Próvolo de Luján de Cuyo, ya que a «velocidad relámpago» la Justicia le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria pedida por la defensa y que fue concedida por el ministerio Público Fiscal. Si bien el Código Penal prevé que a partir de los 70 años de edad se le puede brindar dicho beneficio, fue otorgado en base a informes de los médicos de la penitenciaria de Boulogne Sur Mer y del Cuerpo Médico Forense sobre “un notorio deterioro de salud”, “una baja significativa de peso” y el “agravamiento de enfermedades preexistentes” que afectan al religioso.

La decisión fue tomada por los dos fiscales que lideran el caso, Gustavo Stroppiana y Fernando Guzzo, tras varias presentaciones por parte de la defensa del imputado para afrontar el proceso investigativo fuera del penal.

Corradi estaba alojado desde el 1 de diciembre en el penal de Boulogne Sur Mer, pero su condición física hacía presumir que podía obtener la prisión domiciliaria. No sólo por su edad –supera ampliamente los 70 años que establece el Código Procesal Penal- sino que también el médico del Servicio Penitenciario emitió un informe donde dictamina que no puede estar alojado en el penal. «La idea es que no muera en la cárcel sino que llegue a afrontar un juicio por estos hechos», graficó una fuente ligada al caso.

Por su parte, la situación de los otro cuatro acusados en el expediente se mantiene inalterable hasta el momento.

Corradi, quien ya contaba con denuncias similares en Verona, Italia y es investigado por otros abusos en el instituto Próvolo de La Plata, permanecerá detenido mientras espera el juicio en un domicilio ofrecido por la defensa, que no será divulgado para proteger su seguridad.

Además, tras esta medida dispuesta por el fiscal Gustavo Stropiana, el cura pagará una fianza de $50.000 y permanecerá con custodia policial y pulsera electrónica para ser monitoreado, informó Télam.

“Por el momento no hemos recibido ninguna notificación del fiscal y Corradi continúa alojado en el penal de Boulogne Sur Mer”, dijo el director del Servicio Penitenciario, Eduardo Orellana, al diario local Los Andes y agregó: “Apenas nos notifiquen, organizaremos el traslado”.

El 22 de diciembre pasado la jueza de Garantías Patricia Alonso había denegado el arresto domiciliario a los dos sacerdotes acusados de abuso sexual y corrupción, Corradi y Horacio Corbacho (55), que continuaron detenidos en la cárcel de Boulogne Sur Mer junto con un monaguillo, un empleado y un jardinero del Instituto Próvolo de Luján de Cuyo.

La imputación es por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y la convivencia preexistente con menores, en concurso real con corrupción de menores”.