Insólito! En plena alza de casos, el rector de la UNCuyo ordena desmantelar el área Covid del Hospital Universitario

Actualidad Mendoza

Cuando el mundo se pone en alerta por la circulación de una nueva cepa de Covid; en Argentina, luego de tener una meseta de casos en la ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires, una baja en la provincia de Mendoza con 70 por ciento de ocupación de camas de terapia intensiva, vuelve a elevarse los porcentajes de casos en las previas de las fiestas y la apertura total del turismo.

En ese contexto de proyección de repunte de casos, el rector de la Universidad Nacional de Cuyo, Daniel Pizzi, baja la guardia y ordena desmantelar el área de servicio de internación de 29 camas de complejidad intermedia para casos de Covid en el Hospital Universitario.

De esta manera, a partir del 1º de enero de 2021 se suspenderá la atención en el área y se retomarán las funciones tradicionales de «hospital de día».

Cabe recordar que el Hospital Universitario, desde el 26 de mayo, amplió sus servicios para dar respuesta a la comunidad mendocina en este contexto de emergencia sanitaria, para aquellos pacientes que se encuentren en la fase de recuperación de Covid, puedan ser atendidos en ese sector del Hospital Universitario.

La obra implicó una inversión del Gobierno Nacional de 27 millones de pesos, sin incluir los costos de los recursos necesarios para luego mantener operativos los servicios médico-hospitalarios que se estimen brindar en el área referida.

Esta decisión de cerrar el sector Covid se fundamenta en «la notable baja de casos de las últimas semanas en nuestra provincia de Mendoza, que ha llevado a que prácticamente dicha sala no sea utilizada para los fines que fue inaugurada, en el pasado mes de mayo».

Sin dudas, el objetivo del rector es recortar el servicio y los gastos que eso implica con la excusa de la baja (momentánea) de casos «Pero llegando al final del año, y ante la prácticamente nula demanda, se torna necesario retomar las características de “hospital de día” que habitualmente ha tenido, con un modelo que la UNCUYO ideó como centro de referencia de servicios de salud, de formación profesional humanizada y de investigación aplicada, ofreciendo prestaciones acordes a adecuadas tecnologías sanitarias, de educación y de gestión, integrando docencia y asistencia a esas prestaciones» sostienen la cúpula de la UNCuyo en una carta dirigida al Director Interino del Hospital Universitario, Dr. Jorge Juri.

Más allá de ignorar el contexto de alerta por lo que se viene en las próximas semanas en la Argentina, el rector Pizzi desmantela un servicio esencial para la comunidad, adecuadamente equipada, donde Nación invirtió una millonaria suma a tal fin, se construyeron dos pisos especializados en la pandemia, que podría ser reutilizado para internaciones de otros tipos de casos, en una provincia que realmente necesita más servicios sanitarios, más camas para la atención de mendocinos y mendocinas de menores recursos.

Otra de las opciones que podría adoptar Pizzi para evitar derroches de millonarios fondos de la gestión administrativa universitaria, sería otorgar un especial servicio de internaciones de baja complejidad para los empleados afiliados a la obra social universitaria DAMSU, ya que en este momento la entidad prestadora universitaria paga por el mismo servicio en clínicas privadas. De esta manera, los recursos podrían ser reaprovechados y serían de gran capacidad de ahorro para la obra social de la UNCuyo, además de incorporar recursos humanos y experiencia para cientos de estudiantes.

Un hito para la UNCUYO

El Hospital Universitario fue inaugurado en 2010, pero su edificio (adquirido por la UNCUYO en 2003, bajo la gestión de la entonces rectora, María Victoria Gómez de Erice) correspondió antes al Hospital Ferroviario de Mendoza.

Más allá de la difícil situación que implica la actual pandemia de Coronavirus, el hecho de que comiencen a incorporarse pacientes de internación a este centro académico- asistencial marca un verdadero hito en la historia de la UNCUYO. No solo por la inauguración de este servicio, sino porque después de más de dos décadas, el edificio vuelve a alojar a pacientes. La última vez que eso sucedió, fue cuando aún funcionaba el antiguo Ferroviario.