Alberto en San Juan: La patota uñaquista va a domicilio y te aprieta para que los ciudadanos no se manifiesten en contra de su gobierno

Actualidad San Juan

El presidente Alberto Fernández ya llegó a San Juan en el marco de lo que será su visita a la provincia. El primer mandatario arribó al Aeropuerto Domingo Faustino Sarmiento en 9 de Julio con más de una hora de retraso y a partir de ahí comienza a desandar su apretada agenda política.

Pese a estar prohibidas las reuniones sociales y las aglomeraciones de personas en la provincia, varios militantes sanjuaninos se congregaron en inmediaciones del Centro Cívico a esperar la llegada del presidente Alberto Fernández. Obviamente no habrá sanciones para «los cumpas» que violaron la cuarentena para ver al presi…

Todes a ver a Alberto ¿Y el distanciamiento?

Por otro lado, y para que todo salga mediáticamente perfecto a favor del gobernador Sergio Uñac, sin que aparecieran manifestantes que repudien la llegada del Presidente y surjan voces en contra de la gestión del mandatario provincial, Uñac mandó a «sus muchachos» a intimidar y apretar en los mismos domicilios de dirigentes y ciudadanos comunes que se autoconvocaron en las manifestaciones de los banderazos nacionales contra los atropellos del Gobierno Nacional, la libertad y la república.

Tal es el caso de la sanjuanina Belén Varela, autoconvocada del agro, una de las convocantes a las marchas en contra del Gobierno en la provincia cuyana, que recibió la visita de un grupo de la patota uñaquista que salió a rodear su casa, para que se «bien quede calladita»…

El grupo de alrededor de una veintena de personas, encapuchados y otros con tapabocas, que en ningún momento se identifica ni muestra ninguna símbolo identificatorio, se paró en la vereda del domicilio ubicado en inmediaciones de calle General Paz, entre Santiago del Estero y Alem, en la Capital sanjuanina.

La mujer que fue víctima del escrache salió de su domicilio y encaró a los manifestantes cuestionándolos sobre por qué estaban ahí y quién los había enviado, obteniendo como respuesta silencio y el ruido de redoblantes.

Desde el grupo de Sanjuaninos Autoconvocados afirmaron que el grupo estaba ligado a un sector afín al peronismo, enmarcada en la visita del presidente Alberto Fernández a la provincia. Por su parte, la intimidada Varela realizó la denuncia policial correspondiente en la Central de Policía por el hecho sufrido.

A pesar de «la inescrupulosa apretada», nunca apareció un móvil policial del gobierno de Sergio Uñac para establecer el orden. Impunidad total.

El grupo de autoconvocados cobró fuerza en este último tiempo debido a las distintas movilizaciones que se hicieron en reclamo por el proyecto de la Reforma Judicial impulsado a nivel nacional, llegando a hacer bocinazos por las calles de San Juan y en los domicilios de diputados y senadores nacionales.

¿Esto es «libertad» en la provincia de Uñac? ¿Es normal en San Juan que una patota te intimide en la puerta de tu casa? ¿Uñac es cómplice de los atropellos a la libertad de los ciudadanos?

Desde el Gobierno de Sergio Uñac salieron a repudiar el hecho sufrido por Varela. En este sentido, la subsecretaria de Derechos Humanos de San Juan, Clarisa Botto, dijo a este medio que «la intolerancia no está bien. No está bien el escrache a Varela, como tampoco está bien el escrache a los funcionarios en sus domicilios».