Fiesta de aumentos en los legisladores de Mendoza, que ahora llegan a fin de mes con sus $ 137.000 mensuales: «A los legisladores y funcionarios debería darles vergüenza cobrar los aumentos de la cláusula gatillo» expresó indignada Noe Barbeito

Actualidad

Cuando Mauricio nos pide a los argentinos que soportemos «la tormenta» y que hagamos un esfuerzo para salir adelante «Juntos», amigo lector biencuyano, le tenemos que decir que en realidad le habla a la gilada… es decir a la gente común, la que trabaja día a día, el que no tiene aumento salarial, el gil que paga todos los tarifazos, el nabo que se quedó sin trabajo, el salame que no llega a fin de mes… a ese le habla. El resto es todo circo…

Más allá del esfuerzo que tenemos que hacer todos, por ejemplo en Mendoza, con la actualización mensual realizada por cláusula gatillo acordada en una negociación paritaria entre el Estado y el sindicato de trabajadores estatales, pero lo llamativo es que el incremento por correspondiente también se está aplicando para los legisladores y funcionarios: el salario de los legisladores mendocinos tienen «la dicha» de llegar ahora a los $ 137.808 pesitos en bruto, es decir, sin los descuentos de ley. Bien ahí!

Siempre es un problema hacer el cálculo con los descuentos, porque empieza a pesar la retención de impuesto a las Ganancias, que es distinta para cada legislador, de acuerdo a las deducciones que correspondan.

Además, la retención de Ganancias sólo se hace sobre el ítem “dieta legisladores”, pero no sobre el ítem “compensación funcionario”, que no se considera ingreso, sino un gasto de representación.

Según afirma el medio los Andes, el senador provincial Lautaro Jiménez, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), asegura que entre setiembre y octubre la dieta subió 9.117 pesos, y eso fue así por la aplicación de la cláusula gatillo por la que se actualizan los salarios estatales. Ayer se depositaron los sueldos y el senador Jiménez se encontró con el incremento del 8,5% por la actualización salarial.

[ot-caption title=»» url=»http://www.biencuyano.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/arton31906.jpg»]


Al respecto, la dirigente de la izquierda mendocina, Noelia Barbeito señaló «Si comparamos lo que significa el 8.5% de aumento por cláusula gatillo sobre el sueldo de una maestra mendocina, el aumento de los legisladores y funcionarios es obsceno. Para una maestra significa entre $400 y $600, según su antigüedad. Pero ese mismo porcentaje para un legislador es un incremento que ronda los $10.000» aseguró. Además sostuvo que «tanto radicales como peronistas se niegan a equiparar sus dietas al sueldo de una maestra porque son una casta privilegiada que vive por fuera de la realidad. A los legisladores y funcionarios debería darles vergüenza cobrar los aumentos de la cláusula gatillo».

Las diputadas y senadores que responder a Barbeito señalaron que «desde el FIT vamos a insistir en que se discutan nuestros proyectos para modificar la Ley de Sueldos que hoy mantienen esta enorme disparidad entre los sueldos de los funcionarios políticos y los empleados públicos».

 

Fiesta en el Congreso Nacional! Ahora los diputados llegan a fin de mes con salarios de hasta $ 170.000 en el mes de noviembre

Un diputado nacional podría llegar a recibir hasta $ 170.000 en el mes de noviembre. La cifra surge de la sumatoria entre un aumento en la dieta, más aquello abonado en concepto de desarraigo y otros ítem.

Así lo denunciaron los diputados del Frente de Izquierda este miércoles. Nicolás del Caño, Nathalia González Seligra y Romina del Plá señalaron que, con la nueva suba, la dieta de los legisladores alcanzará un neto de alrededor de $ 120.000. La cifra multiplica por diez el ingreso salarial promedio en la Argentina.

La nueva suba en la dieta es consecuencia del aumento que recibirán los trabajadores legislativos en sus salarios. Los integrantes del Congreso de la Nación tienen atados sus ingresos a las negociaciones paritarias que realizan los empleados de esa institución. Esa suba, estipulada en el 12 %, llevará las dietas a los $ 120.000 mencionados.

A esa cifra los diputados y diputadas del interior del país suman el monto percibido por desarraigo. Se trata en este caso de $ 20.000 adicionales.

Sin embargo, el ya de por sí abultado monto puede escalar aún más. Esto gracias a los pasajes que reciben los legisladores. Este ítem fue ampliamente cuestionado a inicios de 2018, cuando se conoció que diputados y diputadas, en lugar de utilizarlos, los canjeaban por dinero en efectivo. En ese momento, la estrella protagónica del escándalo fue la oficialista Elisa Carrió que llegó a canjear pasajes hasta por $ 355.000, una suma más que considerable. Sin embargo, con excepción del Frente de Izquierda, se encontraron canjes en todos los bloques parlamentarios.

El escándalo desatado obligó a la Presidencia de la Cámara Baja a imponer una modificación en la forma en que son utilizados estos pasajes. Así, en el nuevo sistema, este plus puede ser aprovechado en cuatro formas distintas. Con algunas de ellas, los legisladores podrían obtener hasta $ 30.000 adicionales.

Con ese monto, los diputados del interior del país podrían llevarse la cifra antes mencionada de $ 170.000, un monto altísimo si se lo compara con los ingresos de la mayor parte de la clase trabajadora. Según los datos del propio Indec pertenecientes al 2º trimestre de este año, la mitad de los trabajadores argentinos cobra menos de $ 15.000.

Desde el Frente de Izquierda se han reiterado las críticas a las enormes dietas que reciben diputados y senadores. En este caso, el aumento se produce al mismo tiempo que, como señaló la diputada Del Plá, «se somete al país a un ajuste de 475 mil millones de pesos vía el Presupuesto 2019 del FMI».

A lo largo de los últimos años, la bancada del PTS-FIT ha presentado en reiteradas ocasiones un proyecto para que todo diputado o funcionario político gane lo mismo que una maestra o un trabajador. Sin embargo, por decisión de los que bloques mayoritarios –léase macrismo, kirchnerismo y peronismo- nunca ha sido puesto en discusión.

A pesar de esa negativa los integrantes de esa banca perciben en la actualidad un salario igual al de una maestra o un trabajador. El resto de lo percibido pasa a integrar un fondo que sirve para aportar a las luchas en curso.