Quebró la fábrica ALCO y cierran sus tres plantas mendocinas: la izquierda plantea la estatización «La prioridad debe estar puesta en proteger los puestos de trabajo de centenares de familias», afirma el senador da Vila

Actualidad

La crisis económica arrasa de lleno en todos los sectores productivos de nuestro país y, también en la región cuyana. Muchas empresas que arrastraban una grave situación desde hace muchos años, con esta acción en políticas económicas del gobierno de Mauricio, mirando los mercados financieros externos más que la revitalización de la actividad productiva interna, generan el knock out terminal de muchas de ellas, por una consecuente fuerte caída de las exportaciones, el menor consumo y la constante suba de costos.

Tal es el caso de la marca tradicional mendocina de conservas enlatadas, ALCO-Canale, quebró e inició el proceso de desaparición. La justicia federal decretó la quiebra de la compañía que operaba bajo la razón social de Industria Alimentaria Mendocina (IAMSA).

Este cierre definitivo de las tres plantas que tiene la fábrica en la provincia de Mendoza, afecta a 140 empleados de planta y 700 temporarios de Tunuyán, Tupungato y San Rafael.

La empresa se dedicaba a elaborar conservas, pulpas de frutas, tomates, legumbres, hortalizas, dulces y mermeladas y empleaba a 700 trabajadores desde su planta en Valle de Uco, un establecimiento en la localidad de General Alvear. A esto sumarle las plantas en Río Negro, Catamarca y la localidad bonaerense de Llavallol con 2.400 empleados.

Los problemas datan del 2015, época donde comenzó su crisis financiera a pesar de haber recibido una inyección de $150 millones a través de un crédito del Banco Nación. El dinero fue entregado y distribuidos en dos etapas de $75 millones completados en el 2016, pero que no evitaron el despido de cientos de sus trabajadores y la suspensión de otros tantos.

El gobierno mendocino intervino para evitar el cierre pero la compañía otra vez se vio inmersa en un escenario de inestabilidad que derivó ahora en el fallo judicial que decretó su quiebra.

El senador provincial del Frente de Izquierda, Víctor da Vila, se reunió con trabajadores de las plantas industriales de la empresa Industrias Alimenticias Mendocinas S.A. conocida popularmente como ALCO – Canale.

El referente del FIT declaraba a una FM local: “La prioridad debe estar puesta en proteger los puestos de trabajo y por lo tanto en el ingreso de centenares de familias. Estamos hablando de mas de mil familias en forma directa entre trabajadores de planta permanente y los trabajadores de planta temporaria, a esto debemos sumarles otros centenares que trabajan de forma indirecta en chacras y fincas con el tomate, la pera y el durazno”.

“La única forma de preservar los puestos de trabajo es procediendo a la estatización de las plantas industriales, con la fiscalización de sus trabajadores. En este punto le reclamamos al gobierno de Alfredo Cornejo que deje de mentirle a los trabajadores y sus familias. Las medidas que ha tomado el presidente Macri profundizan la parálisis industrial y la recesión económica, en ese cuadro es muy difícil que cualquier grupo capitalista quiera hacerse cargo de las plantas industriales, sus trabajadores y las deudas que dejan los actuales dueños” explicó el senador da Vila.

El equipo parlamentario del la izquierda esta trabajando en un proyecto de ley para expropiar las tres plantas industriales que tiene la empresa en la provincia y preservar los puestos de trabajo. Se trata de la creación de una empresa estatal de enlatados para ser proveedora prioritaria de hospitales y escuelas.